viernes 11 de enero, 2019

Dictan 4 años de prisión suspendida contra Antonio Becerril

Lectura de 1 minuto
becerril

En Chiclayo, el Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria dictó prisión suspendida por cuatro años contra Víctor Antonio Becerril  Rodríguez, luego de considerar elementos presentados por el Ministerio Público insuficientes para involucrarlo en el delito de organización criminal relacionado al caso de “Los Temerarios del Crimen”. Sin embargo, sí se le imputo el crimen de cohechos activo genérico

Antonio Becerril pidió acogerse a terminación anticipada, solicitud aceptada parcialmente por el juzgado pero solo por le delito de cohecho pasivo. Además, la jueza Cecilia Grández ordenó el pago de S/80 mil. Se le acusó de favorecer a la empresa CRD para obtener licitaciones en obras públicas e intervenir en el cambio de uso de un terreno en Pomalca, ambos hechos que fueron admitidos por Becerril.

El caso se dio tras la detención preliminar de Victor Antonio y Segundo Wilfredo Becerril Rodríguez, hermanos de Héctor Becerril, junto al alcalde electo de Olmos y otras 10 personas por ser presuntos integrandes de la red criminal “Los Temerarios del Crimen”.

De acuerdo a fuentes de El Comercio, la investigación fiscal afirmó que Antonio Becerril tuvo el rol de “obtener fraudulentamente beneficios a través de la buena pro de obras con presupuestos aprobados como intermediario de empresas proveedoras”. La tesis se desprende de presunta participación de Becerril en la buena pro para la construcción de la Planta de Transferencia de Residuos Sólidos de Chiclayo, en la carretera San José.

Recomendó contratación para dicha construcción con el regidor de la Municipalidad Provincial de Chiclayo, Boris Bartra Grosso, quien también fue detenido el día jueves 10. La organización criminal estaba presuntamente encabezada por David Cornejo, excalde de Chiclayo. Antonio Becerril es excandidato al Gobierno Regional de Lambayeque.

Escribe Alonso Díaz
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ