sábado 5 de enero, 2019

#LaIndiferenciaMata: "Quienes vieron a Kevin fueron también sus asesinos, y las autoridades y medios también"

Lectura de 2 minutos
image

La página de Facebook “Soy Autista y Qué” publicó un sentido texto en el que confirmaban y reflexionaban sobre la muerte del pequeño de 9 años autista Kevin A. M. R., cuyo cuerpo fue encontrado después de varios días de búsqueda en en la Costanera de San Miguel.

Kevin se había perdido el 28 de diciembre al aprovechar un descuido de sus padres y salir de su casa en San Martín de Porres. De allí, el menor habría abordado un microbus que lo dejó en Magdalena. El pequeño habría bajado hasta la playa de Marbella, según un testigo que encontró la ropa del menor en la playa.

Días después, personal de salvataje de la PNP encontró el cadávar en San Miguel. El reconocimiento fue difícil debido al estado de descomposición del cuerpo, pero finalmente fue confirmado por sus padres.

Desde nuestra comunidad Soy Autista y Qué nos solidarizamos en el dolor infinito que sienten los familiares de Kevin Andre Moreno Rivas, lo sentimos como padres de hijos con autismo porque cada uno de nuestros hijos es Kevin, en estos momentos de profundo desconsuelo e indignación, los acompañamos, recordando lo hermoso que fue su vida. Pero hay cosas que debemos condenar y aclarar.

Deploramos la indiferencia de nuestra sociedad que no pudo a tiempo cobijarlo, sabiendo que era un niño echado a su suerte, sin poder hablar, nadie, absolutamente nadie, se detuvo para darse un tiempo y llevarlo a buen recaudo, hacia las autoridades, la comisaría, el serenazgo, la municipalidad, los salvavidas ¿Cómo un niño de 9 años que no puede hablar con autismo severo pudo llegar desde San Martín de Porres hasta el mar de Magdalena, ingresar a la playa más peligrosa de Lima, sin ser auxiliado por los ciudadanos de la capital de un país que se jacta de serlo? Sin duda, todo falló.

Y todo falló porque tuvo que pasar seis días para que el Ministerio del Interior se ponga a buscarlo, los medios de comunicación también, seis días, apenas en redes sociales, y ningún reportaje televisivo, de verdad, qué nos está pasando como seres humanos. Pero esto no puede pasar desapercibido. Tiene que haber consecuencias y sanciones.

Sin duda, la indiferencia mata, enlazada a la ignorancia. Cuántas personas vieron a Kevin perdido, sin poder hablar, en el autobus, y por campañas de sensibilización (que no existen en nuestro país) pudieron saber que era un niño con autismo. Cuántas personas pudieron salvarle la vida. Por qué los adultos encargados de un transporte público, con permisos de conducir, no tuvieron el tino de llevarlo a un sitio seguro con personas confiables. Ahí tiene que verse una denuncia por homicidio en el grado que corresponda a las autoridades.

Ningún auxilio, socorro, ayuda, gesto, fotografía en celular y publicado en redes, nada, quienes vieron a Kevin fueron también sus asesinos, y las autoridades y medios también. La realidad nos responde.

Estamos aterrados, desconcertados, con el alma partida en pedazos. No podemos llegar ni compararnos siquiera al dolor de sus padres y hermanos, qué Dios encuentre la paz que ellos necesitan por el hermoso Kevin que vio el mar y se nos fue para siempre, dejando atrás una ciudad que le dio la espalda.

#KevinTeAmamos #NuestroKevin #LaIndiferenciaMata

#LaIndiferenciaMataDesde nuestra comunidad Soy Autista y Qué nos solidarizamos en el dolor infinito que sienten los…

Posted by Soy autista y que? on Friday, January 4, 2019

Editor de Política
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ