lunes 31 de diciembre, 2018

Un estudiante de teología y Cipriani - Martin Scheuch

Lectura de 3 minutos
Juan Luis Cipriani
Fuente: Andina

Año 1983. Yo era un joven estudiante cursando el tercer año de teología en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. Integrante de la comunidad sodálite San Aelred, ubicada en la Av. Brasil 3029, Magdalena del Mar, asistía todos los días útiles a pie al —en ese entonces— nuevo edificio del centro de estudios teológicos. Construido en estilo brutalista con paredes desnudas de hormigón armado, las tres plantas superpuestas donde se hallan las aulas forman una curiosa pirámide, separada del edificio administrativo por espacios al aire libre donde los estudiantes pueden tomar descanso.

Como sodálite destinado a la vida consagrada, no se me había dado otra opción que estudiar teología, lo cual había aceptado de buena voluntad. Pero con la voluntad ciega de quien no ha sido informado adecuadamente sobre otras opciones, de quien no ha recibido asesoría profesional sobre qué estudios serían los más apropiados según sus capacidades e intereses, de quien ha sido formateado mentalmente para someter toda su vida a los fines del Sodalicio de Vida Cristiana.

En el año 1980 había postulado a Letras a la Pontificia Universidad Católica del Perú solo para complacer a mi madre, quien desaprobaba que yo estudiara teología y —con la esperanza de que no siguiera una carrera que me acarrearía necesidad económica— me había convencido de presentarme al examen de admisión de la PUCP para demostrarle a ella que yo no era bruto. Textualmente.

Me presenté con actitud bastante relajada y sin mayor interés en ingresar a la Universidad. Ni siquiera fui a ver los resultados. Me enteré posteriormente a través de terceros que había obtenido el octavo puesto.

Ahora que miro este hecho a la distancia, pienso que tal vez mi vida hubiera sido otra si hubiera estudiado en la Católica, y quizás no habría pasado por todas las penurias económicas que han tachonado mi vida hasta ahora. Quizás no hubiera terminado en Alemania como un exiliado huyendo de la falta de oportunidades laborales decentes en el Perú y de la nube de rumores difamatorios sobre mi persona que se había formado en ambientes sodálites. Yo era considerado el loco, el extraño, el excéntrico —y en cierto sentido también un infiel o traidor— debido a cierta libertad de pensamiento que osaba ejercer. Y en realidad lo que yo manifestaba eran visos de normalidad en ese mundo raro que es la Familia Sodálite.

En ese 1983 conocí al P. Juan Luis Cipriani, profesor de teología moral. Al respecto, cito las líneas que le dediqué en una carta abierta en junio de 2012:

«Recuerdo tus buenas intenciones y tu empeño en mantenerte fiel a las enseñanzas morales del Magisterio de la Iglesia, aunque muchas veces, a mi parecer, con interpretaciones rigoristas que no daban pie a una reflexión más profunda sobre algunas cuestiones morales difíciles de abordar. Recuerdo también que cuando algunos alumnos, candidatos al sacerdocio, te proponían problemas referentes a cuestiones éticas límite, en vez de acoger las preguntas para estimular el pensamiento y suscitar una reflexión profunda que abordara el tema en toda su complejidad, buscabas la manera de refutar los planteamientos de esos alumnos con citas del Magisterio de la Iglesia y la Tradición, derrotarlos intelectualmente y forzarlos a callar. […] Ya desde entonces mostrabas poca disposición hacia el diálogo respecto a quienes supuestamente discrepaban contigo —aunque he de suponer que ya interpretabas en ese entonces una discrepancia contigo como una discrepancia con la Iglesia—. Asimismo, pocas veces te vi sonreír, y cuando lo hacías dabas la impresión de que en tu etapa de formación sacerdotal no te habían entrenado los músculos de la cara para efectuar ese gesto […]. Ya desde entonces tenías un aire de solemnidad que no irradiaba ni calidez ni cercanía».

Como he señalado, Cipriani carecía de una cualidad importante que tenían dos recordados profesores jesuitas, el P. Francesco Interdonato y el P. José Luis Idígoras: la capacidad de estimular el pensamiento. Cipriani era solo un buen repetidor de textos ajenos con olor a naftalina, alérgico a todo lo que fueran nuevas perspectivas y aproximación humana. Tampoco era muy querido por la mayoría de los seminaristas, a los cuales repelía su excesivo formalismo. Ya desde entonces me disgustaba el personaje, perfecta encarnación de todas las taras del Opus Dei.

Finalmente, aprobé el curso con nota diecisiete. No lo considero un honor, visto el funesto historial episcopal de Cipriani, donde la falta de ética ha sido una constante.

Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ