martes 4 de diciembre, 2018

ENGAÑOSO: Desayunar torta de chocolate ayuda a bajar de peso

Lectura de 4 minutos
desayunartorta1

El 3 de diciembre, El Comercio publicó una noticia en la que afirma que “Desayunar torta de chocolate ayudaría a perder peso, según estudio”:

Sin embargo, ¿es cierto lo que afirma el titular? Si comes torta en el desayuno, ¿vas a perder peso?

La nota

Tras leer la nota de El Comercio uno llegaría a la conclusión de que es el comer una torta de chocolate lo que ayudaría a bajar de peso. Sin embargo, el estudio de la universidad de Tel  Aviv no intentaba descubrir si comer torta en la mañana daría ese resultado.

Según la nota de El Comercio, el estudio trabajó con dos grupos, uno que consumía “una porción de torta de chocolate o galletas durante su desayuno” y uno que no. “El primer grupo perdió un promedio de 18kg más que el segundo, y mantuvo su peso equilibrado por más tiempo”.

Entonces, la nota atribuye a la torta de chocolate el beneficio de que sus calorías funcionen “como fuente de energía, siendo eliminadas en el transcurso del día” al comerse en la mañana.

Sin embargo, esa es una simplificación algo engañosa de lo que en realidad hizo el estudio. No es que el comer torta en la mañana fue lo que hizo bajar de peso a las personas.

De hecho la nota omite dos datos importantes:

1) El estudio se realizó en personas obesas que fueron puestas en una dieta de un máximo de calorías diarias.

2) En ningún momento se explica que haya una relación directa entre el consumo de torta de chocolate en el desayuno y la disminución de peso.

¿En qué consistió el estudio?

El experimento buscaba analizar el efecto de dos dietas en personas obesas. Ello porque usualmente la restricción en la comida resulta en pérdida de peso, al inicio, pero la mayoría de personas obesas fracasa para intentar mantener esa reducción; la pérdida de peso, producto de las dietas, produce un “incremento del hambre, antojos y menor supresión de ghrelina” (conocida como “la hormona del hambre”), según indica el estudio.

Entonces, lo que se trataba de descubrir era si un desayuno alto en proteínas y carbohidratos (como parte de una dieta) permitiría vencer esos cambios compensatorios para prevenir la recaída en la obesidad.

En este contexto, todos los participantes fueron sometidos a dietas con la misma cantidad de calorías: los hombres consumieron 1,600 calorías diarias y las mujeres 1,400, y ambos fueron divididos al azar en dos grupos.

El primer grupo consumió un desayuno bajo en carbohidratos y solo 300 calorías, con más calorías en la cena); mientras que el segundo consumió 600 calorías en su desayuno, usualmente acompañado de un postre (a veces torta de chocolate), y menos calorías en la cena. Es importante recalcar que al final del día ambos grupos consumían la misma cantidad de calorías.

¿Por qué torta de chocolate?

La torta de chocolate (u otro postres como galletas o helado) cumplía con ser una fuente de calorías alta en el desayuno y de satisfacer el “gustito” que uno siente que se pierde cuando realiza la dieta, y que hace que sea más fácil recaer en el consumo de alimentos poco sanos. Sin embargo, ambos grupos consumían la misma cantidad de calorías, por lo que la torta de chocolate no era un factor “determinante” en la disminución de peso per se.

Y entonces, ¿por qué bajaban de peso?

En primer lugar, el consumo de 1,600 calorías en hombres y 1,400 calorías en mujeres al día es un consumo inferior al que se realiza normalmente. En otras palabras, es la dieta lo que los hacía bajar de peso.

De hecho, en la primera mitad del experimento, los resultados en ambos grupos eran similares: ambos bajaban de peso. Todo cambió en la segunda mitad del experimento, pues el grupo que consumía menos en el desayuno empezó a recuperar peso y a tener más antojos por alimentos dulces, por ejemplo.

Los que comían la torta u otros postres se sentían más satisfechos a pesar de consumir la misma cantidad de calorías en el día que los que no, y esto fomentaba que fueran menos propensos a salirse de la dieta o romperla completamente.

Conclusión

Si mañana agregas una torta de chocolate a tu desayuno, no vas a empezar a perder peso. El estudio no determinó que comer torta en la mañana sea efectivo.

Lo positivo del consumo de torta de chocolate en el desayuno (en personas con problemas de obesidad que realizan una dieta estricta) es que permite evitar que la persona recaiga en los hábitos negativos de alimentación al controlar el factor del “antojito”.

El estudio mismo afirma “un desayuno alto en carbohidratos y proteínas puede prevenir la recuperación de peso al reducir los cambios compensatorios inducidos por la dieta en el hambre, los antojos y la supresión de la ghrelina [hormona que regula el metabolismo energético]”. Esto no significa que la torta ayude a bajar de peso, sino que ayuda a evitar que uno se salga de la dieta, que igual es una dieta baja en calorías.

Por estos motivos, decir que un estudio determinó que la torta de chocolate ayuda a perder peso es engañoso.

Escribe Alonso Díaz
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ