lunes 3 de diciembre, 2018

América Latina debe rechazar las licencias obligatorias - por Julio Clavijo

Lectura de 3 minutos
73274439-botellas-de-píldoras-derramar-pastillas-sobre-una-superficie-blanca
Fuente: 123RF

La innovación está amenazada en América Latina, ya que algunos gobiernos nacionales reciben propuestas para romper las protecciones temporales para nuevos medicamentos. Esta acción miope, conocida como licencia obligatoria, no solo dejaría de lado los medios probadamente efectivos para impulsar el descubrimiento de nuevos tratamientos y curas, sino que también obstaculizaría la competencia: la única forma confiable de bajar los precios a largo plazo.

Influenciados por activistas anti-innovación de Europa y América del Norte, Chile y Colombia están jugando con la emisión de licencias obligatorias para curar la Hepatitis C. Por su parte, los legisladores en El Salvador están considerando una legislación que facilitaría la licencia obligatoria para estos y otros tratamientos avanzados. La razón argüida para impulsar esta acción drástica es el supuesto precio de los medicamentos, pero los hechos simplemente no se corresponden.

Antes de iniciar un proceso que pudiera eliminar la protección temporal de la patente de cada cura disponible para la Hepatitis C, el gobierno colombiano estaba promocionando un esquema regional de adquisición de medicamentos que reducía el costo de estos tratamientos hasta en un 90%. Gracias a ese mismo esquema, Chile obtiene los medicamentos con un descuento de dos tercios del precio regular.

En otros lugares de la región, los severos controles de precios suprimen el costo de los medicamentos, a veces con resultados perversos. En El Salvador, por ejemplo, una legislación reciente ha reducido tanto el precio de los medicamentos que han provocado una escasez en todo el país, y hasta el 30% de los pacientes se han visto obligados a prescindir de ellos.

Mientras la necesidad real de implementar las licencias obligatorias no está clara, el daño que pueden hacer a los incentivos necesarios para impulsar el descubrimiento de nuevos tratamientos es obvio. El desarrollo de un nuevo medicamento requiere importantes recursos durante muchos años, depende en gran medida de la confianza de los inversores y de los regímenes regulatorios predecibles. La minada protección de las patentes solo desalentará la inversión en nuevas terapias para abordar las necesidades médicas no satisfechas.

Medidas extremas como las licencias obligatorias también impiden la competencia en el mercado, que es la clave para lograr reducciones duraderas en los precios de los medicamentos. La investigación ha demostrado que la competencia entre los medicamentos nuevos y los existentes da como resultado precios más bajos para los beneficiarios, y lo hace a través de principios económicos confiables, en lugar de un mandato gubernamental temporal.

Por un tiempo limitado, los inventores pueden poseer los derechos de los medicamentos que descubren, pero no los procesos fisiológicos subyacentes que los hacen efectivos. Eso significa que cada vez que se desarrolla un nuevo tratamiento, los competidores pueden comenzar a trabajar de inmediato en alternativas que tengan como objetivo el mismo proceso. Estos medicamentos de seguimiento reducen rápidamente el precio del original, incluso mientras permanece bajo la protección de la patente.

Una encuesta de casi dos docenas de medicamentos de seguimiento recientes encontró que el 80% se lanzó con un descuento del medicamento pionero, con un descuento promedio del 26% en el lanzamiento, solo el comienzo de una implacable guerra de precios. De hecho, otro estudio encontró descuentos de hasta el 61% para siete de los principales medicamentos de lanzamiento lanzados en los últimos años.

Uno de los ejemplos más notables de medicamentos de seguimiento que bajan los precios para toda una clase de medicamentos se refiere a los tratamientos contra la Hepatitis C, donde la competencia condujo a reducciones de precios de hasta el 65% solo unos años después del debut de la medicación pionera de Gilead: Sovaldi., en diciembre de 2013.

Como muestra este ejemplo, las reducciones de costos pueden producirse rápidamente: de hecho, el tiempo promedio requerido para desarrollar un medicamento de seguimiento se ha reducido a solo 1,2 años. Los reguladores de la Agencia Europea de Medicamentos han señalado que “estos productos pueden reducir los precios casi tanto como la disponibilidad de genéricos”.

No hay un atajo en torno a los principios económicos que brindan ahorros de costos duraderos. Y no tiene por qué serlo. Al final, las licencias obligatorias que hoy son innecesarias solo dañarán a los pacientes mañana. Ese es un riesgo para la salud que no podemos permitirnos asumir.

Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ