miércoles 28 de noviembre, 2018

(EDITORIAL): El costo de prohibir la reelección

Lectura de 2 minutos
Congreso de la República
Fuente: Difusión

A pocos días de que se voten los proyectos de reforma constitucional en el referéndum del 9 de diciembre, los peruanos debemos empezar a considerar con mayor detenimiento cuáles son las mejores respuestas que podemos marcar. Uno de los proyectos de reforma que creemos que requiere de mayor debate es el que busca prohibir la reelección de los congresistas. Si dicha reforma constitucional llega a ser votada por la mayoría de peruanos, las próximas elecciones deberíamos tener un Congreso completamente nuevo. Sin Becerriles, Betetas y Mamanis, pero también sin Glaves, de Belaundes y Olaecheas.

Nosotros, al igual que buena parte de nuestros lectores, nos sentimos decepcionados y cansados del actual nivel de la política parlamentaria. Si no fuera porque los congresistas tienen un poder bastante importante sobre nuestras vidas, el Congreso no pasaría de ser una broma de mal gusto. Muchos de nuestros parlamentarios suelen caer en el insulto fácil, la difamación y la presentación de proyecto de ley completamente absurdos. Basta recordar que hace unos días, durante la discusión del informe Lava Jato, vimos cómo algunos congresistas se referían de manera despectiva y denigrante entre sí, tildándose de corruptos, pro terroristas, cobardes, y otros apelativos.

A pesar de todo ello, en este diario deseamos que el proyecto que busca prohibir la reelección de congresistas no sea aprobado. ¿Cómo podemos defender la reelección de congresistas cuando somos conscientes del deplorable nivel de nuestro Parlamento? Muy simple: también somos conscientes de que congresistas nuevos no es sinónimo de congresistas mejores. De hecho, gran parte de los parlamentarios actuales con peor reputación (Mamani, Bienvenido Ramírez, Yesenia Ponce, entre otros) están en su primer periodo parlamentario. La elección pasada también votamos cansados de los antiguos malos parlamentarios, pero solo conseguimos nuevos malos parlamentarios.

El problema con prohibir la reelección es que nos quita la posibilidad de escoger a los pocos congresistas que hemos comprobado que hacen una buena labor legislativa. Nos obliga, por mal que suene, a hacer un salto al vacío: a elegir entre personas que nunca hemos visto en el Parlamento y que posiblemente no lleguemos a conocer bien hasta que estén en el cargo. Ciertamente, personajes como Edwin Donayre ya no podrán seguir siendo parte del Congreso si este proyecto de reforma es aprobado, pero existen muchos otros políticos deplorables en el país que tendrían la posibilidad de reemplazarlo. Es difícil evitar que sean electos malos parlamentarios, pero al menos podemos incentivar que los buenos continúen haciendo su trabajo.

En este diario, entendemos a la perfección por qué nuestros compatriotas están cansados del Congreso actual. Y tienen toda la razón: gran parte de nuestros congresistas no deberían ser reelectos. Sin embargo, de cara al referéndum, les recordamos una cosa: los peruanos elegimos a esos congresistas. Las próximas elecciones, no habrá garantía de que no volveremos a elegir a malos elementos. Y, lo que es peor, podemos quedarnos sin la posibilidad de votar por aquellos que ya sabemos pueden hacer un buen trabajo.

Escribe Altavoz
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ