martes 20 de noviembre, 2018

(EDITORIAL): ¿Persecución o desfachatez?

Lectura de 2 minutos
moises mamani difusion
Fuente: Difusión

La semana pasada, los peruanos fuimos testigos de una de las denuncias más indignantes que se han hecho últimamente contra un congresista. Esta vez, no se trata de un robo o alguna acusación por títulos falsos, sino de un hecho que es todavía más inconcebible en un representante de la nación: una de las jefas de cabina de Latam ha denunciado que Moisés Mamani le propició tocamientos indebidos de manera “grotesca”. Decimos que es todavía más inconcebible que otros hechos porque atreverse a cometer actos contra el pudor en un lugar público siendo una figura sumamente conocida demostraría la absoluta falta de desfachatez del congresista Mamani. En días en los que la lucha contra la violencia de género está en boga, resulta inaudito que un parlamentario pudiera haber cometido un acto tan primitivo.

Uno de los argumentos que ha presentado Mamani para defenderse, además, es completamente absurdo. Según el congresista fujimorista, existe un complot en su contra por haber grabado los videos que generaron la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski. Según dio a entender en Punto Final, la jefa de cabina de Latam sería parte de esta conspiración en su contra. En otra entrevista ofrecida a Radio Capital, Mamani señaló que existía una “persecución política en contra suyo”. En sus propias palabras, este complot se debe a lo siguiente: “Yo he llegado a una conclusión. Como he destapado la corrupción, esta es la reacción. Es momento de vengarse de Mamani”.

Evidentemente, la denuncia de un supuesto “complot” resulta poco creíble. No existe ninguna razón para creer que Latam tiene algo contra Moisés Mamani y menos todavía que la jefa de cabina del avión en el que pretendía viajar es parte de una persecución política. Más aún, la jefa de cabina no es la única que ha denunciado la acción de Mamani. El piloto del avión corroboró por medio de un documento la versión de la jefe de cabina e incluso existen dos testigos que han afirmado que Mamani se habría encontrado en estado de ebriedad.

Aunque este caso debe ser investigado por el Congreso, la verdad es que las afirmaciones disparatadas de Mamani nos hacen dudar de su versión. No olvidemos que se trata de una persona que grabó conversaciones privadas, que ha sido denunciada por una extrabajadora de su despacho por supuestamente despedirla estando embarazada, que la madre de su hija lo ha denunciado por no asumir su rol de padre, y que la ha sido investigado por la Fiscalía por presuntamente presentar títulos falsos de estudios de secundaria. Sobre esta última acusación, Mamani ha llegado al extremo del ridículo de afirmar que no recordaba cómo se llamaba el colegio en el que terminó secundaria.

Además de la investigación respectiva que debe realizar el Congreso contra Moisés Mamani, este asunto debería llevarnos a pesar en eliminar la inmunidad parlamentaria para procesos por delitos comunes cometidos en flagrancia. Y es que, incluso si Moisés Mamani hubiese sido encontrado cometiendo un delito en flagrancia por una autoridad, no se lo habría podido procesar ya que tendría inmunidad parlamentaria. Si para algo bueno sirve el caso del parlamentario fujimorista, ojalá que sea para terminar con la excesiva protección que tienen los legisladores.

Escribe Altavoz
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ