miércoles 7 de noviembre, 2018

(EDITORIAL): Una nueva derrota

Lectura de 2 minutos
Mauricio Mulder
Fuente: Difusión

El fujimorismo y el aprismo han sufrido un nuevo revés. El Tribunal Constitucional (TC), en una sentencia bastante predecible, declaró inconstitucional la ley que modificaba el mecanismo de cuestión de confianza y restringía los escenarios en los que el gobierno puede disolver el Congreso. Impulsada por Mauricio Mulder -sí, el mismo que promovió la también inconstitucional ley que prohibía la publicidad estatal en medios privados-, la modificación que había hecho el Congreso tenía un objetivo bastante claro: impedir que el gobierno de Peruanos Por el Kambio disuelva el Congreso ante una censura del gabinete de ministros.

Sobre esto, quizás haya que recordar que la modificación fue hecha cuando Pedro Pablo Kuczynski todavía era presidente de la República. Luego de que el gabinete de Fernando Zavala fuese censurado por el Congreso, los parlamentarios aprobaron principalmente dos cosas: 1) que no se pueda hacer cuestión de confianza por proyectos de ley particulares y 2) que no proceda la disolución del Congreso si es que no se ha censurado a dos gabinetes ministeriales enteramente nuevos. Si además de esto tenemos en cuenta que el gabinete que sucedió al de Fernando Zavala contaba con algunos ministros repetidos, es claro que esta modificación tenía por finalidad evitar que el nuevo gabinete presente una cuestión de confianza y –de ser denegada- faculte a PPK a disolver el Congreso.

Como es obvio, este hecho generó por sí solo un gran número de suspicacias sobre la finalidad de la medida que estaba tomando el Congreso. Pero, lo que fue más cuestionado fue la forma en la que el Parlamento realizó estas modificaciones. En efecto, el Congreso decidió modificar la cuestión de confianza y restringir los escenarios de disolución del Parlamento a través de una modificación del reglamento del Congreso y no por medio de una reforma constitucional. El Congreso, en otras palabras, estaba cambiando facultades constitucionales del Poder Ejecutivo por una vía que no era la adecuada. ¿A qué se debió ello? Muy posiblemente a que se necesitan más votos para aprobar una reforma constitucional y porque varias bancadas se oponían a esta iniciativa de Mulder. Es decir, los impulsores de esta ley querían aprobarla a como dé lugar para reducir las posibilidades de perder su trabajo ante una posible disolución.

La manera en la que el Congreso modificó las facultades del Ejecutivo fue tan cuestionada que, de hecho, ha sido una de las razones por las que el Tribunal Constitucional fue tajante en declarar su inconstitucionalidad. Según lo dicho por el presidente del TC, Ernesto Blume, el Congreso se ha excedido en sus facultades constitucionales ya que no puede limitar o restringir competencias de otros poderes por medio de su propio reglamento. Es decir, los congresistas no pueden pretender que el reglamento del Congreso modifique las atribuciones que la Constitución otorga al Poder Ejecutivo. Y ello, debemos decir, es algo con lo que en este diario estamos de acuerdo.

Con este último revés que ha sufrido el fujimorismo y el aprismo –en especial Mauricio Mulder- esperamos que ambas agrupaciones mediten un poco más las iniciativas que van a aprobar en el futuro. Podrían, por ejemplo, no saltarse a la Comisión de Constitución del Congreso antes de aprobar proyectos como este. Hacer buenas leyes, después de todo, no significa únicamente aprobar las leyes que nos agradan o nos convienen, sino aquellas que sean respetuosas de la Constitución y que hayan sido correctamente meditadas.

Escribe Altavoz
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ