viernes 2 de noviembre, 2018

¿Qué se viene después de la prisión de Keiko? - por Daniel Urresti

Lectura de 2 minutos
Keiko Fujimori
Fuente: Poder Judicial

No soy abogado, pero después de once años en un proceso judicial algo se aprende. Pretendo analizar desde mi perspectiva qué es lo que podría suceder en los siguientes meses después de dictada la prisión preventiva de 36 meses a Keiko Fujimori.

Esto dependerá de muchas variables, veamos las principales:

Si es aceptada la recusación presentada por la defensa de Keiko contra el juez Richard Concepción Carhuancho, que debe resolverse en las siguientes semanas, los diferentes abogados que hablan del caso no se ponen de acuerdo en si esto tendría como efecto inmediato la libertad de la investigada. Si Keiko saliese libre dentro de unas semanas, estaría en condiciones de reagrupar a sus congresistas y hasta lograr el ahora ansiado diálogo con el ejecutivo y aún le quedaría tiempo para revertir el daño hecho, apoyando desde la oposición las reformas fundamentales que reclama la población. Inclusive podría volver a pensar en presentarse a la presidencia el 2021.

El otro camino es que en cumplimiento a la apelación presentada, la sala que vea la causa deje en libertad a Keiko dentro de unos meses, como sucedió con los Humala. Aquí jugarán un papel importante los congresistas mas cercanos a Keiko para lograr que no se dé el desbande entre los congresistas de Fuerza Popular.  Si lo logran y Keiko mantiene una mayoría importante, puede realizar lo descrito en el párrafo anterior.

Si no se hacen realidad ninguna de estas variables, Keiko cumplirá los tres próximos años en prisión y lo mas seguro es que el grupo parlamentario de FP se reduzca notablemente y el mismo partido pierda fuerza para tentar la presidencia el 2021.

La tercera variable es el Fiscal de la Nación Chávarry. Su apoyo se convierte en vital para mantener la esperanza de poder mover el tablero político donde inclusive estaría en juego declarar una nueva vacancia presidencial. Es decir, para FP es vital mantener el blindaje a este personaje, pero el tiempo les corre en contra. La presión mediática de las redes y la opinión pública en general piden a gritos que se acuse constitucionalmente a Chávarry  o que dé un paso al costado. Las otras bancadas del Congreso también presionarán en este sentido.

En el caso que de alguna manera Keiko quede libre, la investigación sigue en curso, la acusación será presentada y se enfrentará a un juicio oral. Todo este proceso puede durar años. Claro, que en esas condiciones podría postular en el 2021, pero esa será una gran ancla en sus pretensiones.

En resumen, el futuro es incierto y nadie podría decir con certeza qué pasará en los próximos meses.

Perder la libertad es lo peor que le puede pasar a un ser humano. Esto no puede alegrar a nadie, pero en este caso debemos tener presente que han sido sus propios congresistas los que han dado al fiscal las armas para llegar a este desenlace. Me refiero a Rolando Reátegui, que ha confesado haber coparticipado en el supuesto lavado de activos, y a los miembros del chat “La Botica”, que claramente no era un medio para discutir sobre política, sino un medio para impartir órdenes que se cumplían sin dudas ni murmuraciones.

Siento mucho y me angustia pensar en lo que le toca pasar a sus dos pequeñas hijas y su esposo Mark Vito, quien ha demostrado ser un hombre que la ama incondicionalmente. Ojalá Dios les dé la fortaleza necesaria para pasar por este duro trance.

Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ