jueves 1 de noviembre, 2018

(EDITORIAL): Esto recién comienza

Lectura de 2 minutos
keiko

Otra vez un líder político ha sido recluido en prisión preventiva. Tras dictar la encarcelación preventiva de Ollanta Humala y Nadine Heredia hace más de un año, el juez Richard Concepción Carhuancho ha dictado 36 meses de prisión preventiva contra Keiko Fujimori Higuchi. Concepción Carhuancho aceptó como plausible la hipótesis defendida por el Ministerio Público de que Keiko Fujimori era la cabeza de una organización criminal dedicada al lavado de activos. Según la tesis expuesta por la Fiscalía, esta organización criminal se infiltró en el partido político Fuerza Popular y fue la responsable de lavar aproximadamente un millón de dólares de Odebrecht para la campaña presidencial de Keiko Fujimori en el 2011.

Una cosa que tiene que quedar clara luego de la decisión de Concepción Carhuancho es que la prisión preventiva no significa necesariamente culpabilidad. Esto porque se trata de una medida cautelar que tiene por fin asegurar que las investigaciones se realicen de manera correcta y que los implicados no huyan ante una posible sentencia. Keiko Fujimori, Pier Figari, Ana Herz y Vicente Silva checa aún puede ser declarados inocentes si es que la acusación que presenta la Fiscalía no es lo suficientemente convincente para el juez que vea el caso.

Ahora bien, la verdad es que existen indicios que nos llevan a creer que Fuerza 2011 recibió dinero de Odebrecht para la campaña de Keiko Fujimori del mismo año. La razón es que tanto Marcelo Odebrecht como Jorge Barata han indicado que se hicieron entregas al partido fujimorista. Como hemos señalado en editoriales dedicados a los casos del nacionalismo y de Alejandro Toledo, no encontramos motivo para creer que estas declaraciones sean falsas. Todavía más, las declaraciones del testigo protegido TP 2017-55-3 (presuntamente el congresista fujimorista Rolando Reátegui) son sumamente sospechosas. Según este testigo protegido, la cúpula fujimorista le entregó distintos montos de dinero y le pidió que busque aportantes falsos. ¿De dónde salió este dinero que tuvo que ser “blanqueado” a través de aportantes falsos? La hipótesis fiscal es que se trataría de dinero proveniente de Odebrecht.

El caso contra Keiko Fujimori, sin embargo, no es tan sencillo de resolver. Incluso si se comprobara que Odebrecht le entregó dinero a Fuerza 2011 este hecho no constituye delito alguno. En nuestro país, recibir dinero que no ha sido declarado no implica ninguna sanción penal. Por ello, el Ministerio Público tiene que probar algo bastante más difícil: que la presunta organización criminal liderada por Keiko Fujimori incurrió en lavado de activos. Para ello, José Domingo Pérez tiene que demostrar que el dinero que supuestamente entregó Odebrecht a Fuerza 2011 procedía de un origen ilícito. Por ejemplo, el fiscal debe probar que se trata de un dinero vinculado al delito de corrupción, pero esto es bastante más difícil de lograr.

Aunque entendemos que muchos desean ver a Keiko Fujimori en prisión, la verdad es que el caso en su contra todavía no está cerrado. Es más, es bastante más complicado de lo que la mayoría piensa. Antes de adoptar una postura de celebración o de indignación, lo correcto es informarnos adecuadamente sobre los pormenores del caso. Más todavía, de aquí en adelante lo que debemos exigir es un trabajo veloz de la Fiscalía y un juicio adecuado para que se decida cuanto antes si es que Keiko Fujimori es inocente o culpable.

Escribe Altavoz
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ