martes 30 de octubre, 2018

(EDITORIAL): ¿Un vocero para la "guerra"?

Lectura de 2 minutos
Carlos Tubino
Fuente: Andina

Fuerza Popular se encuentra hoy atravesando la peor crisis política de su breve historia. Si alguna vez fue el partido más importante del país, hoy es la fuerza política más representativa de un Congreso desacreditado. Peor aún, su lideresa Keiko Fujimori es considerada culpable del delito de lavado de activos por más del 70% de los peruanos y su desaprobación ronda el 80%. Según ha revelado la última encuesta del Instituto de Estudios Peruanos, para la mayoría de ciudadanos el juez Richard Concepción Carhuancho no cometería ningún acto ilegal si es que envía a prisión preventiva a la lideresa naranja.

Con el fin de superar la crisis, la dirigencia de Fuerza Popular ha optado por una reestructuración. En palabras de Keiko Fujimori y sus congresistas, el Perú necesita dejar la “confrontación” para generar un “reencuentro” nacional. En aras de este objetivo, las voceras de la bancada fujimorista Úrsula Letona, Alejandra Aramayo y Karina Beteta pusieron sus cargos a disposición. Al parecer, las tres voceras fujimoristas eran demasiado confrontacionales para un periodo en el que Fuerza Popular busca acercarse al gobierno de Martín Vizcarra y mostrar una imagen conciliadora.

Lo extraño de esta “conversión” de Fuerza Popular es que el nuevo vocero principal del partido naranja no es otro que uno de los parlamentarios más agresivos y confrontacionales de la “bankada”. Nos referimos ni más ni menos que a Carlos Tubino, congresista fujimorista por Ucayali. Tan solo un día antes de que sea designado como vocero principal de Fuerza Popular, Tubino retuiteó un artículo de Ricardo Vásquez Kunze que decía lo siguiente: “Lo primero que tienen que entender quienes no creemos que el mundo debe ser como los caviares quieren imponérnoslo es que estamos en una GUERRA de defensa propia” (las mayúsculas no son nuestras). Las palabras con las que Tubino adornó su retuit también son bastante reveladoras: “Esta es la forma de enfrentar a los seudos demócratas que hoy actúan en el Perú sembrando odio!!! Ni un paso atrás a tanta canallada!!!!”.

Honestamente, es difícil para nosotros creer que estamos ante un cambio o un “reencuentro” nacional cuando el nuevo vocero de Fuerza Popular cree que debe librar una “guerra” contra los caviares que imponen “tanta canallada”. De hecho, el lenguaje utilizado por el artículo compartido por Tubino nos recuerda al chat “La Botica”, el cual ha sido pieza fundamental en esta crisis fujimorista. En el grupo “La Botica”, Rosa Bartra afirmaba -en referencia a los pedidos de destitución del fiscal Pedro Chávarry- que fujimorismo no debe dejarse “arrinconar”. Más bien, Fuerza Popular tendría que “resistir” por “un asunto de supervivencia”.

En estos más de dos años desde que inició el gobierno de Peruanos por el Kambio, Carlos Tubino ha sido uno de los parlamentarios que más ha insultado y tildado a otros de apologistas del terrorismo (lo que le valdría sendas denuncias por difamación si no tuviese inmunidad parlamentaria). Ojalá nos equivoquemos, pero la señal que nos da Fuerza Popular no es precisamente de arrepentimiento ni de ganas de dejar atrás las confrontaciones. Después de todo, ¿cómo puedes pretender reconciliarte con las demás fuerzas políticas si crees que estás en una “guerra” de “defensa propia”?

Escribe Altavoz
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ