domingo 28 de octubre, 2018

En modo Keiko - por Daniel Urresti

Lectura de 4 minutos
Keiko Fujimori
Fuente: Andina

Con cierto pudor y cargo de conciencia, debo admitir que desde el 10 de Octubre me encuentro en “modo Keiko”, es decir, gozando de un descanso físico y espiritual en el que poco o nada me importa la hora en que me acuesto a dormir o la hora en que me despierto. Lo único que me interesa es gozar de todos los momentos familiares postergados por meses; recuperar esos momentos de complicidad que hay solo en las conversaciones familiares, que debido a la campaña por la Municipalidad de Lima quedaron de lado por muchos meses; pero sobre todo aprovechar todo momento que me permita apapachar a mi nieto. Que él, en todo momento, reclame por su papapa, cada vez que siente que los padres le quieren imponer disciplina o porque intuye que, con sus gestos y palabras incomprensibles, podrá lograr que yo como un robot hecho a su medida pueda realizar todos sus caprichos o deseos mostrando una autentica felicidad.

Sin embargo, de una u otra forma no puedo evitar mantenerme al tanto de los hechos que siguen marcando el devenir político de la patria y poder comprobar que poco o nada ha cambiado su curso en todos los niveles:

A nivel municipal, El Sr. Castañeda a quien le quedan pocas semanas en el cargo, está tomando decisiones que complicaran terriblemente la gestión del Sr. Muñoz, nuevo alcalde de la ciudad desde el 2019. Para comenzar, el alza de pasajes en el Metropolitano, dejando abierto un nuevo arbitraje que, como los anteriores, seguramente perderemos y tendremos que pagar millones del dinero de los contribuyentes.

Se fortalece el alza y cobro de peajes sin mayores explicaciones de los criterios técnicos. Es decir, se mantiene el statu quo para los grandes grupos de poder que seguirán viendo crecer sus arcas diariamente con el sacrificio de los pobres usuarios. No conocemos qué actividades preliminares está realizando el alcalde elegido para poder hacer frente a estos graves problemas y al parecer a nadie le importa.

Han sido nombrados como ministro del Interior y comandante general de la PNP dos oficiales generales, uno en retiro y otro en actividad, que deslumbran con sus hojas de vida y conocimiento policial. En ambos casos creo que ha sido un gran acierto su designación. Los conozco a ambos y estoy convencido de que son las mejores opciones para estos cargos. Pero, ¿lograrán el apoyo político y logístico que necesitan para llevar a cabo su trabajo? ¿Lograran el apoyo decidido del alcalde de Lima y los alcaldes distritales?

El fujimorismo sigue blindando descaradamente al Fiscal de la Nación como su última carta para librar a sus líderes de la acción de la justicia. Es más, se hace cada vez más evidente que es una de las herramientas que están empleando para acorralar al presidente y tratar de vacarlo. Tal vez lo que quieren, ante esta debacle, es que se pida una nueva cuestión de confianza y se logre disolver el Congreso para tentar la reelección antes que se dé el referéndum.

A pesar de los hechos que revela constantemente una y otra vez el equipo de investigación dirigido por Gustavo Gorriti, muchos peruanos aún no entienden o no les interesa lo grave que puede ser tener en los poderes del Estado delincuentes consumados apoyados abierta o solapadamente por algunos medios y líderes de opinión.

Ahora que el juez Hinostroza ha fugado del país y desaparecieron las posibilidades de que la casación de este juez deje en la impunidad a los líderes de Fuerza Popular, escucho repetir diariamente  a Keiko Fujimori dos cosas que aparentemente hace un par de semanas desconocía o no le interesaba: solicita que se respete el debido proceso y la presunción de inocencia. Ante esto, el fiscal José Domingo Pérez insiste en que en esta parte del proceso para el pedido de la prisión preventiva no necesita demostrar culpabilidad, sino una alta sospecha de que lo son.

¿Alguien a estas alturas no sospecha firmemente que el 2011 el partido Fujimorista recibió dinero indebido para su campaña y que fue introducido a través de cocteles semi fantasmas y de donantes falsos?

¿Alguien duda de que Keiko Fujimori y sus dos asesores y no los congresistas elegidos en Fuerza Popular han sido los que han decidido qué aprobar y qué no aprobar en el Congreso desde el 29 de julio del 2016 hasta la fecha?

¿Qué nos pasa a los peruanos?

¿Por qué solo algunos reaccionan adecuadamente?

¿Por qué la mayoría de los peruanos sigue impertérrito en sus rutinas diarias?

¿Qué tiene que pasar para que reaccionemos?

“Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”.
Frase atribuida a varios personajes de la historia mundial, pero muy actual y vigente en estos días.

Si nosotros queremos cambios drásticos en la política peruana, tenemos que tomar decisiones drásticas, tenemos que arriesgarnos a salir de nuestra zona cómoda, comprometernos con nuestras decisiones y asumir las consecuencias.

Nada va a cambiar en nuestro país si seguimos tomando decisiones tibias y temerosas, como para no mover mucho las aguas, como para no tener que asumir la responsabilidad de mis decisiones y no me arriesgue a equivocarme. 

Mis resultados son directamente proporcionales al compromiso de mis decisiones. Si quiero cambios drásticos, solo los puedo lograr si me atrevo a tomar decisiones drásticas, con valentía.

Sé que seguiré participando en la política de mi país. Aún tengo que decidir de qué forma y cómo lo haré. Lo que puedo asegurar es que mi esencia no cambiará. Seguiré siendo directo, seguiré luchando por tratar de que cambie el statu quo y que se priorice el mejorar el estilo de vida de los más pobres y vulnerables, aunque eso me exponga a los inclementes ataques inclusive de  aquellos que están libres; pero no porque se les haya acusado, juzgado y declarado inocentes, sino porque pidieron asilo, regresaron cuando prescribió el posible delito que cometieron y jamás fueron siquiera investigados. No solo me refiero a Alan García, por supuesto.

Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ