miércoles 24 de octubre, 2018

Del odio al amor y al odio: las claves de la caída del fujimorismo

Lectura de 24 minutos
Keiko Fujimori
Fuente: Andina

El fujimorismo parece estar tocando fondo y está sumido en una crisis en la que no solo se percibe desorden interno, sino que la población ya no les cree nada.

¿Cómo llegamos a esto?

El 10 de abril Keiko Fujimori ganó la primera vuelta de las elecciones por mucho. Logró más del 39% de los votos y PPK solo logró el 20.99%. Aunque habría segunda vuelta, el fujimorismo logró tener mayoría absoluta en el Congreso.

Hasta una semana antes de la segunda vuelta, todo parecía indicar que Keiko Fujimori llegaría a la presidencia. Sin embargo, inesperadamente, PPK logró una victoria con el 50.12% de los votos, una diferencia de menos de un punto contra Keiko, que obtuvo 49.88%. Keiko Fujimori aceptó su derrota con un áspero discurso:

“No puedo dejar de mencionar que en la segunda vuelta se sumaron a nuestro opositor el poder político de este gobierno que se va, el poder económico y el poder mediático. El país ha sido testigo de una campaña que promovió el enfrentamiento entre peruanos, que buscó y logró despertar odios y fanatismos, sentimientos que resienten la democracia”.

Llegó julio y con ello la toma de mando del presidente Kuczynski. Sin embargo, durante su discurso, el fujimorismo no aplaudió en ningún momento. Tras el discurso, el fujimorismo lanzó arengas de “Fuerza Popular” y “Keiko presidenta”.

Tras las críticas por no aplaudir, congresistas dieron un adelanto de su comportamiento en los siguientes meses.

“¿Dónde dice que estamos obligados a aplaudir? Qué gracioso. Me parece una huachafada estar pidiendo que ahora hay que aplaudir. La verdad me da ternura”, dijo Galarreta a Perú21, “no es una falta de respeto no aplaudir (…) Si me parece gaseoso, absurdo, sin nada concreto [el dicurso], ¿por qué voy a aplaudir? Me parece hasta chistoso que se molesten por eso”.

“Uno aplaude cuando escucha algo que lo motive, que lo entusiasme, que le parezca buena medida. En reconocimiento a eso, uno da un aplauso”, dijo Daniel Salaverry a El Comercio.

Vino el momento de que el primer gabinete de PPK, liderado por Fernando Zavala, pidiera el voto de confianza. Hasta el último momento el fujimorismo dio dudas sobre si le darían el voto de confianza. Galarreta dijo que se estaba manteniendo a funcionarios corruptos del gobierno anterior (¿en referencia a Jaime Saavedra, el ministro de Educación?). Mario Mantilla acusó de irregularidades y descalificó la gestión de Martín Vizcarra en Moquegua. Rosa Bartra intentó descalificar a Saavedra diciendo que el gobierno anterior fue “la gestión Humala, Heredia, Saavedra”. El fujimorismo quería a varios funcionarios fuera. Dieron el voto de confianza, pero se notaba la intención de confrontar. A pocos días de gobierno, el fujimorismo no estaba feliz, pero no eran los únicos.

PPK pidió facultades legislativas para poder tratar temas con mayor velocidad. El fujimorismo había adelantado que no se las daría. Tras muchísima discusión, a fines de setiembre le dieron las facultades. Según ha explicado el congresista Alberto de Belaunde, este Congreso ha derogado o modificado casi el 40% de decretos legislativos.

Luego vino el primer gran golpe del fujimorismo al gobierno. El 15 de diciembre del 2016 censuraron al ministro de Educación, Jaime Saavedra, quizás el ministro más destacado de PPK. ¿La razón? Una compra irregular de computadoras de su Ministerio. No obstante, se dijo que ello era una excusa para golpear a PPK.

Foto: Jaime Saavedra ANDINA/Oscar Farje

Se difundió una conversación de Telegram (la primera) entre fujimoristas en la que celebraban su participación en la censura de Saavedra (el grupo se llamaba MOTOTAXI). Ahí se ven frases como: “Recién veo que está temblando… ¡pero para jodernos era valiente!”, de Galarreta y, “Ahora ya saben con quién se meten”, de Cecilia Chacón. Hasta ese momento, Keiko seguía sin reunirse con PPK. Durante la interpelación a Saavedra, Galarreta se refirió a la prueba PISA como un “psicosocial”.

Recién el 19 de diciembre, tras la censura, Keiko Fujimori accede a reunirse con PPK con la mediación de Juan Luis Cipriani. Todo parecía indicar que las cosas se calmarían. Una fotografía de PPK, Cipriani y Keiko rezando se hizo viral en redes.

El Niño Costero y suspendió algo las tensiones y elevó la aprobación de PPK y sus ministros. Sin embargo, el fujimorismo se negó a trabajar en la campaña del gobierno #UnaSolaFuerza e hizo campañas paralelas. Incluso se acusó a Keiko Fujimori de hacer recorridos y entregar donaciones del Congreso. Al mismo tiempo, Kenji Fujimori hacía esfuerzos por mostrar que trabajaba con el gobierno.

En mayo explotó el caso del aeropuerto de Chinchero. Así, la mayoría del Congreso, no solo Fuerza Popular, decidió interpelar a Martín Vizcarra, en ese momento ministro de Transportes, por firmar una adenda de un contrato que favorecería a la empresa Kuntur Wasi en desmedro del Estado peruano. Vizcarra renunció al MTC y el fujimorismo pidió también que deje la vicepresidencia, pero eso no sucedió.

Foto: Andina

Se difundió un audio que dejó mal parado al ministro de Economía, en ese momento Alfredo Thorne. De acuerdo al audio, Thorne intentó condicionar al contralor Edgar Alarcón para que la Contraloría emitiera un informe favorable sobre el proyecto Chinchero a cambio de un aumento de presupuesto. Alfredo Thorne presentó una cuestión de confianza ante el Congreso y fue rechazada por 88 votos el 21 de junio del 2017, por lo que tuvo que dejar el cargo.

El ministro del Interior, Carlos Basombrío, fue interpelado al día siguiente; sin embargo, no hubo intenciones posteriores de censurarlo, aunque semanas antes algunos fujimoristas habían manifestado su intención de hacerlo tras una marcha realizada por el Movadef, el brazo político de Sendero Luminoso.

Basombrío ha acusado al fujimorismo de maltratar a los ministros, quienes constantemente tenían que acudir al Congreso a dar explicaciones. “Cuando ya tocaban las respuestas del ministro, casi ninguno permanecía en la sala”, cuenta aquí.

El 11 de julio hubo una nueva reunión entre Keiko y PPK, esta vez en Palacio de Gobierno. Keiko asistió con José Chlimper, y PPK con Martín Vizcarra. Nuevamente, tras la reunión, parecía que se limaban las asperezas entre el fujimorismo y el gobierno, aunque esta vez no hubo rezos.

En agosto se acentuó la huelga de maestros nacional, en la que miembros de diferentes gremios marcharon hacia Lima y tomaron las calles para protestar, entre otras cosas, por salarios más altos y en contra de la evaluación docente. Esta situación llevó a la interpelación de la ministra de Educación, Marilú Martens, por una protesta que duró más de 70 días desde su inicio en el Cusco. Ojo, la interpelación fue propuesta por el Frente Amplio, pero respaldada por Fuerza Popular.

Aulas Vacías

¿Cuáles son los reclamos de los profesores? ¿Qué piensan las autoridades? Vamos a tratar de entender qué está pasando. En este reportaje, conversamos con decenas de maestros. Conversamos también con la ministra de Educación. Escuchamos, además, las opiniones de expertos en educación y economía. ¿Tú qué opinas?

Posted by Altavoz on Tuesday, August 29, 2017

Cuando se discutía la opción de censurar a Marilú Martens, Fernando Zavala, el premier, decidió plantear una cuestión de confianza sobre todo el gabinete. El 15 de setiembre del 2017 el Congreso rechazó la confianza al gabinete Zavala.

Foto: Fernando Zavala / Marilú Martens – Perú 21

En noviembre del 2017, Marcelo Odebrecht declaró que financió la campaña política de PPK y además que le habían pagado por asesorías. Ello pese a que el presidente había negado cualquier relación con Odebrecht.

Yo nunca he recibido aporte alguno de Odebrecht para mis campañas electorales del 2011 y 2016. Tampoco he tenido vínculo…

Posted by Pedro Pablo Kuczynski on Tuesday, November 14, 2017

Tras la revelación y el involucramiento de sus empresas con dinero de Odebrecht, el fujimorismo decidió apoyar una moción de vacancia contra el presidente. OJO: la moción fue presentada por el Frente Amplio, no por Fuerza Popular. Cerca a la votación, todo parecía indicar que PPK sería vacado. Pero el 21 de diciembre, fue salvado por Kenji y otros 9 congresistas de Fuerza Popular.

Se necesitaba 87 votos para vacar a PPK, pero solo se obtuvo 79. Fue Kenji Fujimori y otro grupo de fujimoristas los que se abstuvieron de votar. En Nochebuena, solo tres días después de que PPK fuera salvado, el presidente indultó a Alberto Fujimori.

Enfrentamientos por el indulto a #AlbertoFujimori en el Centro de Lima

Ayer por la tarde y noche se registraron protestas en el Centro de Lima por parte de manifestantes en contra del #IndultoaFujimori: la Plaza San Martín, el Jirón de la Unión, así como Salaverry y Brasil se volvieron escenario de conflicto, gas lacrimógeno y perdigones. Así lo registraron las cámaras de Altavoz.

Posted by Altavoz on Tuesday, December 26, 2017

Para estas épocas, la aprobación de Keiko Fujimori ya empezaba a bajar. Ello porque la revelación de Odebrecht, en noviembre, de aportes a la campaña del fujimorismo, más el enfrentamiento por la vacancia de PPK, la afectaron seriamente. Al igual que PPK, ella también había negado recibir dinero de Odebrecht.

Ya en marzo, Jorge Barata confirmó los aportes al partido, que Keiko Fujimori había negado, y Kenji Fujimori anunció su alejamiento de Fuerza Popular.

Por la misma época, Kenji formó su grupo de “Los Avengers”

Tras la revelación de nueva información sobre la relación de PPK con Odebrecht, que puedes revisar aquí, el Congreso presentó una nueva moción de vacancia multipartidaria contra el presidente. Esta se decidiría el 22 de marzo y todo parecía indicar que no se obtendrían los votos. Sin embargo, el fujimorismo presentó los “Mamani Audios”. Estos revelaban un presunto intento de Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez, y Guillermo Bocángel por comprar votos para la no vacancia del presidente. Se involucró, también, a Bruno Giuffra, en ese entonces ministro de Transportes y Comunicaciones.

El 21 de marzo, el presidente tuvo que renunciar ante la inminente vacancia.

Sin embargo, Luis Galarreta, en ese entonces presidente del Congreso, rechazó los términos bajo los que PPK renunció. Pese a algunos baches en el camino, se aceptó su renuncia y el 23 de marzo Martín Vizcarra asumió la presidencia, con el respaldo del fujimorismo. 

Martín Vizcarra se mantuvo en paz con el fujimorismo. Sin embargo, las cosas no le iban bien. Inició con un 19% de desaprobación, pero para junio ya tenía un 44%, según Datum. Sin embargo, acabó pronto la paz por la llamada ley mordaza.

Se venía criticando al Congreso por gastar miles de dólares en la compra de televisores, frigobares, rosas, entre otros. Ello se volvió viral en redes y fue tema central en la prensa.

Esto desató una pelea entre el fujimorismo y la prensa cuando Luis Galarreta respondió así por la compra de televisores:

Galarreta estaba hablando de la “Ley Mulder”, también llamada “Ley Mordaza”, que buscaba prohibir la publicidad estatal en medios de comunicación privados. Ello para evitar la supuesta “compra” de estos medios por parte del gobierno, a los que Galarreta llamó medios mermeleros. El 14 de junio, el Congreso aprobó dicha ley por insistencia, pues había sido observada por el Poder Ejecutivo en marzo. Sin embargo, Vizcarra se manifestó en contra. Adicionalmente, la bancada oficialista presentó una demanda de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional.

También en junio, explotó un nuevo escándalo, el del coronel del Ejército en retiro Walter Jibaja Alcalde. Él fue contratado como jefe de seguridad en el Congreso. El problema es que era ex edecán de Alberto Fujimori y, además, utilizaba su cuenta de Twitter para descalificar a opositores del fujimorismo. Cuando Daniel Salaverry entró a la presidencia del Congreso y anunció cambios, tuvo que renunciar.

Pero ese sería solo el inicio de los enfrentamientos con la prensa y el gobierno. Tras la revelación de los audios del Consejo Nacional de la Magistratura, que involucraban a Héctor Becerril y a una supuesta Señora K, todo cayó en picada para el fujimorismo.

Los audios sugerían que Keiko Fujimori se había reunido con el juez César Hinostroza, lo que habría sido confirmado por un colaborador eficaz, pero además, un momento clave fue la juramentación del nuevo fiscal de la Nación, Pedro Chávarry. Ello porque estuvo también involucrado en los audios. Desde muchos bandos se pedía que dé un paso al costado; sin embargo, Fuerza Popular le dio su apoyo.

Foto: Pedro Chávarry – ANDINA/Vidal Tarqui

El 28 de julio, Martín Vizcarra hizo un movimiento que fue considerado un ataque directo contra Fuerza Popular. Anunció un referéndum para aprobar cuatro reformas: la bicameralidad, el no financiamiento privado de partidos políticos, la reforma del CNM y especialmente la no reelección de congresistas. Esto fue respaldado por la mayoría del Perú.

La respuesta de Keiko Fujimori casi un mes después:

El 14 de setiembre se dijo que el fujimorismo bloqueó la aprobación de la reforma del CNM en el Congreso. Aunque la situación es más compleja y puedes leer más aquí, el presidente Martín Vizcarra decidió anunciar una cuestión de confianza, lo que amenazaba con cerrar el Congreso si es que el Poder Legislativo no la aprobaba. 

Pocos días después, el Congreso aprobó la cuestión de confianza. Sin embargo, el fujimorismo fue luego acusado de blindar a César Hinostroza, por decidir no acusarlo por crimen organizado, aunque sí aprobó los demás delitos por los que se recomendaba acusarlo.

Andina

El 4 de octubre se aprobó la acusación contra Hinostroza, incluyendo por crimen organizado, y las cuatro reformas propuestas por Martín Vizcarra. Pese a ello, Vizcarra aseguró que el Congreso había desnaturalizado su propuesta, por lo que instó a no votar por el proyecto de bicameralidad.

El 10 de octubre, Keiko Fujimori fue detenida tras el pedido del fiscal José Domingo Pérez y la orden del juez Richard Concepción Carhuancho. Su detención por la investigación en su contra, por el caso cócteles, acentuó la crisis en su partido. A Keiko se le acusa de recibir dinero de Odebrecht (lo que fue respaldado por Jorge Barata) y de usar diferentes métodos para ingresar el dinero a su partido.

Un día después de su detención, se dijo que el fujimorismo blindó a Héctor Becerril y a Pedro Chávarry por no aprobar sus acusaciones en el Congreso. Algunos días pasaron, e integrantes del fujimorismo atacaron al fiscal José Domingo Pérez por referirse a las épocas del terrorismo en el Perú como Guerra Civil y a los grupos terroristas como guerrillas. Ello fue tomado por el público como un intento por bajarse al fiscal que metió presa a Keiko Fujimori.

El 17 de octubre se hizo conocido que César Hinostroza había huido del país. Se culpó al fujimorismo por lo ocurrido, por, presuntamente, haberlo blindado. Entra a esta nota para enterarte más sobre esta acusación.

Se difundió, nuevamente, una conversación de Telegram, esta vez de un grupo “LA BOTICA” en la que fujimoristas hablan sobre cómo desacreditar al fiscal José Domingo Pérez. Este hecho ha terminado de golpear a Fuerza Popular, pues revelaría la coordinación dentro de la bancada para desacreditar a un magistrado.

Tras los últimos sucesos, el fujimorismo ha anunciado cambios. ¿Será posible que Fuerza Popular pueda retomar fuerza? Todo dependerá de las decisiones que vengan en adelante.
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ