miércoles 12 de septiembre, 2018

En una sociedad machista, las normas son secundarias - por Paola Rojas

Lectura de 1 minuto
Violencia contra la mujer
Fuente: ANDINA/Vidal Tarqui

Hace muchos años, se hizo popular una frase cuya autoría es mal atribuida al Quijote: “Sancho, si los perros ladran es señal de que avanzamos“. Esta famosa expresión se refiere a situaciones en que, con obstáculos, igual se avanza y se superan.

Sin embargo, en el Perú, recientemente, dejaron de ladrar los perros y más bien nos situamos en peores condiciones debido a la inacción del Estado en un tema que requiere acción inmediata, pero sobre todo efectiva: combatir y erradicar toda violencia contra la mujer.

¿Recuerdan los nombres Eyvi Agreda y Juanita Mendoza? Ambas fallecieron a causa de quemaduras de casi el 90% de sus cuerpos. Y, recientemente, el caso de Rosa Peralta, que fue degollada frente al Aeropuerto Jorge Chávez con una navaja. Estos tres casos fueron los más mediáticos y difundidos en los medios de comunicación. La lista de víctimas de feminicidios es aun más larga.

¿Falló la normativa? No, existe en el Código Penal tipificado el delito de feminicidio. Pero en Perú, normativas para llevar a la cárcel a los homicidas, sobran. Y lo cierto es que la crítica situación de las mujeres aumenta en lo que va del año, pues el promedio mensual de víctimas de feminicidios son 11. La mayoría, perpetrados por parejas y exparejas, según cifras del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

Por otro lado, hoy se publicó el Decreto Legislativo 1410, que incorpora el delito de acoso, acoso sexual, chantaje sexual y difusión de imágenes, materiales audiovisuales o audios con contenido sexual, al Código Penal. A pesar de que nos da una luz esperanza para lograr la necesaria igualdad de género, que es un primer paso también para erradicar todo tipo de violencia contra la mujer, es importante que la sensibilización sea transversal. Sobre todo haciendo énfasis en aquellos que deben hacer cumplir la ley: los operadores de justicia.

En conclusión, en una sociedad machista, las normas son una herramienta para sancionar a los perpetradores de los delitos, pero si los operadores de justicia como la Policía, Poder Judicial, Ministerio Público, entre otros, no actúan de acuerdo a ley, seguiremos sin alcanzar la ansiada igualdad.

Escribe Paola Rojas
Estudiante de Derecho de la USMP, en la especialidad de Gestión Pública. Miembro de la Red de Juventud del Instituto Político para la Libertad y miembro del Centro de Estudios de Derecho Internacional Público.
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ