miércoles 18 de julio, 2018

(EDITORIAL): Caigo yo, caen todos

Lectura de 2 minutos
Iván Noguera
Fuente: Andina

Ayer, el Congreso volvió a ser el escenario de un espectáculo lamentable. El suspendido magistrado del Consejo Nacional de la Magistratura, Iván Noguera, asistió a la Comisión de Justicia del Poder Legislativo para defenderse de las acusaciones en su contra. Noguera, recordamos, es uno de los consejeros implicados en los audios que han remecido el sistema de justicia de nuestro país.

La situación de Noguera es (bastante) complicada por dos motivos. Para empezar, existe un audio del polémico juez César Hinostroza en el que este último le dice a Noguera que han aceptado como fiscal a un recomendado suyo. El segundo audio que ha generado sospechas sobre Noguera responde a una conversación que sostuvo con el también caído en desgracia ex presidente de la Corte Suprema del Callao, Walter Ríos. En este audio se oye cómo Noguera le dice a Ríos que lo llama para consultarle sobre la posibilidad de suscribir un convenio de prácticas preprofesionales entre la Corte Suprema del Callao y la empresa de su esposa. Noguera, en su defensa, alega que él no recomendó a nadie (el supuesto recomendado lo habría puesto en su CV como persona de referencia) y que no existe nada ilegal en la conversación que sostuvo con Walter Ríos.

Independientemente de si lo hecho por Noguera cconstituye o no delito, su presentación en el Congreso ha sido patética. Un show por momentos cantinflesco antes que un alegato serio de defensa. Si tuviéramos que resumir la presentación del aún no removido consejero sería con la siguiente frase: si caigo yo, que caigan todos conmigo. Por sus palabras y gestos (aplausos cuando se planteó investigar a todos los miembros del CNM) era claro que el objetivo principal de Noguera era la remoción de todos los consejeros; de esos mismos que lo suspendieron y con los cuales al parecer se ha peleado.

El Congreso y la Fiscalía deben investigar las responsabilidades en los audios, pero lo que nosotros podemos decir es que el hecho de que alguien como Noguera haya llegado al CNM habla de lo terriblemente mal que está el sistema de justicia en nuestro país. Noguera, quien afirmaba tener pruebas contra otros, no hacía otra cosa que incriminar a terceros con conjeturas y sin evidencia. Y no solo contra los demás consejeros. Decía, por ejemplo, que tenía pruebas que iban a dejar mal a IDL-Reporteros. ¿En qué consistían estas pruebas? En un documento que IDL-Reporteros le envió con preguntas que el grupo de prensa consideraba podían servir para el proceso de selección de jueces y fiscales. ¿Esto constituye una prueba que deja mal parado a IDL? La verdad es que no. Al contrario, es un claro manotazo de ahogado de Noguera.

Después de presenciar el lastimoso espectáculo de ayer y en general de estos últimos días, es claro para todos que se necesita un cambio completo en el sistema de justicia que bien podría empezar con la remoción de todos los consejeros. Por personas como Julio Gutiérrez, Guido Aguila e Iván Noguera los peruanos ya no confiamos en el CNM. Y lo peor es que lo que está en duda no es solo esta institución, sino todo el sistema de justicia. Al fin y al cabo, ellos son los encargados de nombrar a jueces y fiscales. El cambio, si es que llega, no será del día a la mañana, sino que que será una transformación a largo plazo que Martín Vizcarra tiene el deber de comenzar. De otra manera, solo cambiaremos de personajes cuestionables, pero no resolveremos el problema.

Escribe Altavoz
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ