lunes 16 de julio, 2018

(EDITORIAL): Díganos quién es la "señora K"

Lectura de 2 minutos
cesar hinostroza p21 2
Fuente: Perú 21

Ayer, el presidente de la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia, César Hinostroza, se comunicó con los programas dominicales Cuarto Poder, Día D y Panorama para comentar los audios que han mellado su imagen pública. Hinostroza, como recordarán todos, es el juez al que se le escucha preguntando a un interlocutor desconocido si quiere que reduzca o absuelva a un presunto violador de menores. Es también el juez que conversa con Antonio Camayo sobre una presunta “señora K”, “la de la fuerza número 1”. “Sí, ya sé quién es, ya sé, ya sé. Sí, sí. Yo le sugerí, más bien. Yo le sugerí que sea en tu casa [la reunión]”, indica el polémico juez.

Si bien es cierto que hasta el momento los audios difundidos no revelan ilícito alguno por parte de Hinostroza, también es verdad que el juez ha optado por una actitud lamentable respecto al tema de la misteriosa “señora K”. Una actitud que solo sirve para incrementar las sospechas en su contra. Cuando en Cuarto Poder los periodistas Sol Carreño y Augusto Thorndike le preguntaban quién era la “señora K”, Hinostroza solo respondía como un disco rayado asegurando que él no se había reunido con esta persona, cosa sobre la cual no le habían preguntado. En Día D, el juez supremo volvió a afirmar que la “señora K” no era Keiko Fujimori, pero no quiso revelar quién sería si es que no es la líder fujimorista. Hinostroza solo atinaba a decir que eso debían preguntarle a su interlocutor cuando en el audio se lo escucha decir “sí, ya sé quién es”.

Aunque Hinostroza tiene razón al decir que él no es un político y que no lo eligen los ciudadanos, se equivoca al creer que por ello no debe respuestas a los peruanos. Señor Hinostroza, no se le olvide: usted es un funcionario público, una persona que se supone ha decidido poner su vida al servicio de los peruanos. Su sueldo depende de que todos nosotros pagamos nuestros impuestos y el cargo que usted ostenta es un cargo creado para que nosotros podamos tener una mejor vida. Si de verdad no cometió ningún acto ilícito, ¿por qué no aclara a la ciudadanía de una buena vez quién es la “señora K”? Porque, siendo honestos, nadie le cree que sabe quién es este personaje: usted mismo fue el primero en afirmar que sí era consciente de quién era la famosa “señora K”.

Si César Hinostroza de verdad desea demostrar su inocencia, lo único que le queda es ser absolutamente transparente. Pero, siendo sinceros, es difícil que los peruanos volveremos a creerle alguna vez. Un juez supremo no es un político y no tiene por qué estar teniendo reuniones con una persona a las cual no puede nombrar. O, mejor dicho, a las que tiene que nombrar en clave para que nadie se entere de quién es. La justicia, como servicio público, debe ser totalmente transparente y los jueces ejemplos de virtud y honestidad. No se puede confiar en un juez que busca camuflar sus propios actos. Señor Hinostroza, si no puede decirnos quién es la “señora K”, mejor renuncie a su cargo y hágale un bien al sistema de justicia peruano.

Escribe Altavoz
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ