jueves 14 de junio, 2018

Aborto legal en Argentina: así no - por Renán Ortega

Lectura de 3 minutos
1280px-Segundo_Paro_Internacional_de_Mujeres_-_8M_-_Santa_Fe_-_Argentina_-_Melina_Medrano_-_21

Se ha aprobado el aborto voluntario en Argentina hasta las 14 semanas y las redes sociales celebran (aunque la iniciativa aún debe ser aprobada por el Senado). Sin embargo, me imagino que pocos habrán leído qué propone el proyecto que fue aprobado. La verdad, yo no creo que el feto sea un ser humano con plenos derechos y no sé desde cuando sí los tiene. Creo, entonces, que legalizar el aborto, por lo menos hasta cierto tiempo, no es dañino.

Sin embargo, lo que se ha hecho en Argentina dista mucho de ser solo un aborto. Lo que se está haciendo en Argentina es sentar un precedente que viola la libertad individual y que construye una estructura legal que amenaza con imponer políticas autoritarias. Me explico.

El proyecto no solamente establece el derecho a abortar, sino que obliga a que las instituciones, incluso privadas, garanticen el cumplimiento del aborto. Es decir, instituciones médicas fundadas por la Iglesia, instituciones fundadas por personas que estén en contra del aborto, deben garantizar que en sus establecimientos se pueda interrumpir un embarazo.

El artículo 9 dice que “deben garantizar la realización de la interrupción voluntaria del embarazo en los términos establecidos en la presente ley” y “se debe efectivizar sin ninguna autorización judicial previa”. Y no se queda ahí, sino que “no pueden imponerse requisitos de ningún tipo que dificulten el acceso a las prestaciones vinculadas con la interrupción voluntaria del embarazo” y se debe garantizar “atención ágil e inmediata”.

En otras palabras, puedes ser una clínica católica (que no son pocas en Argentina), pero si una mujer viene a exigir un aborto, no solo se lo debes dar, sino que tienes que poner buena cara. ¿No es eso una violación a la libertad?

Y, ¿qué hay de los médicos que no estén de acuerdo? Existe la objeción de conciencia. Es decir, si por principio se oponen al aborto, podrán negarse. Pero hay un requisito para hacer válida esa negación. Tienes que estar inscrito en un registro. Es decir, no basta con que manifiestes que no estás de acuerdo. Tienes que registrarlo. De lo contrario, estás obligado a practicar un aborto. ¿Desde cuando la libertad de pensamiento está supeditada a un registro? ¿Desde cuando los principios de uno, correctos o incorrectos, tienen que ser validados por el Estado? Entiendo, si la vida está en peligro, que oponerse de un momento a otro puede ser un problema. Pero en un aborto común, no tiene sentido.

¿Qué pasa si ese médico no está inscrito y no quiere practicar el aborto? Puede ir preso. Porque ahora oponerse a practicar un aborto, salvo que estés inscrito, va a ser un delito en Argentina.

“Será reprimida con prisión de seis (6) meses a dos (2) años e inhabilitación especial por el doble del tiempo de la condena la autoridad de un establecimiento de salud o profesional de la salud que dilatare, obstaculizare o se negare a practicar un aborto en los casos legalmente autorizados”.

Es decir, si eres un médico que está en contra del aborto, vas a estar obligado a manifestar tu negativa y registrarla, porque si no, vas a ir preso, vas a ser un criminal, equiparable con un ladrón. ¿El no ir a inscribir y manifestar tu oposición, por una cuestión de principios, hace que estés obligado a practicar aquello que no quieres, bajo riesgo de ir preso? ¿Es esto luchar por los derechos de las personas?

El problema aquí no es la existencia de un registro. El problema es que no registrarte puede hacer que te condenen a prisión.

Además, se prohíbe expresamente que haya una objeción de conciencia institucional. Es decir, como institución, no puedes decir que no vas a practicar el aborto. Vas a tener que habilitar un área para abortos. En otras palabras, la legalización del aborto no solo viene con la libertad para que lo hagas, sino con la obligación de terceros a que te lo concedan.

El problema con el aborto en Argentina no es que se haya aprobado. Es que se están colando con él violaciones a la libertad que pueden devenir en un futuro oscuro para quienes no piensen como las masas.

Siempre listo para la conversación del día.
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ