viernes 8 de junio, 2018

Glosario para ganar una discusión incluso cuando ya perdiste - por Renán Ortega

Lectura de 4 minutos
Untitled collage (3)

Son tiempos álgidos en los que las discusiones en redes sociales son fuertes, complicadas, y no suelen llevar a mucho. Así, te dejo aquí algunas herramientas para ganar siempre, seas de izquierda o derecha, negro o blanco, cholo, serrano, pituco, costeño, saltapatrás o lo que fuere. Puedes sacar estos comodines y aplastar a tu rival en un debate. ¡Incluso cuando ya perdiste! Ojo, son infalibles y los puedes usar cuantas veces quieras.

1.Terruco: si eres de derecha o fujimorista y quieres bajarte un argumento en contra de abusos cometidos por las Fuerzas Armadas durante el terrorismo, quieres reducir a alguien que está desprestigiando al Chino, o a alguien que está marchando en las calles a favor del aborto o cualquier causa, mejor si es de izquierda, solo di que son terrucos. Puedes acompañar ese término del hashtag #terrorismonuncamás. A cualquiera que defienda a ese terruco le puedes decir, además, que nunca vivió las épocas del terrorismo y que por eso no sabe ni entiende nada. Así, cualquier argumento que diga tu oponente es inválido.

2. Blanquito: si tu oponente es de clase alta o media alta, perteneció a algún colegio en el que se habla inglés y vive en Sani, Miraflowers, La Molina, Surco, va a Asia en el verano y le mete Dalí, Dalove, Dalaif, es bien fácil bajarte cualquier argumento. Porque, ojo, en el Perú no puedes cholear, pero blanquear sí es aceptado. Cualquier opinión que tu oponente dé, tómale screenshot, ponlo en twitter y di, “ay estos blanquitos” o, “como cuando eres blanquito y…”, “cuando tienes privilegios y…” o cosas así. Automáticamente, un ejército de gente, especialmente de izquierda, te va a retweetear y likear. ¡No importa si no tienes razón! Total, si tu rival es blanquito y tiene privilegios, no puede opinar, menos sobre política, menos de economía, menos de los pobres y, cuidado, tampoco puede ser feminista. Por lo menos no de verdad.

3. Taper (o fujitroll o fujimorista): si hay alguien que defiende alguna política fujimorista o refuta cuando hablas de las miles de millones de mujeres esterilizadas por Alberto Fujimori o quiere decir que algo bueno hizo Fujimori cuando fue presidente, es bien fácil, solo dile “Toma tu taper”, y te lo bajas en una. Así, puedes dar a entender que es un fujitroll, que ha recibido plata del fujimorismo para defenderlos y, lo más chévere, ¡ni siquiera tienes que entrar a Google o leer el informe de la CVR para ver si tienes razón o no! Así puedes soltar cualquier cifra y si alguien te contradice (o critica el Lugar de la Memoria), ¡no importa! (Actualización: también sirve para bajarte a los que critican a Martín Vizcarra)

4. Caviar: si hay alguien que es de izquierda y propone alguna medida asistencialista, algún programa estatal para ayudar a los más pobres, fomentar la actividad empresarial del Estado, regular precios, subir el salario mínimo, entre otros, no dudes en decir que es un caviar. Solo di que todas sus propuestas son caviares. Especialmente si es un ser de izquierda que, además de ser clase media alta o alta, tweetea desde un iPhone. Así, no tienes que saber de economía ni de políticas públicas para refutarlo, tú tranquilo.

5. Neoliberal: Si alguien de derecha propone alguna medida para desregular la economía, habla de mercado libre, habla de capitalismo o de proteger a las empresas privadas o la propiedad privada, no te dejes engañar. No importa si no entiendes los nombres de los autores de los que habla, cuántos premios Nobel tenga o si no puedes reconocer sus nombres. Solo saca la carta de “Neoliberal spotted” y te bajas todo lo que dijo. Aunque nadie sabe muy bien qué es ser neoliberal, solo tienes que entender que es algo malo (como el capitalismo salvaje). Así que ya sabes, estos consejos ayudan para que no tengas que saber nada cuando debatas, solo grita ¡neoliberal!

6. Machirulo: ¿Eres mujer y un hombre está hablando mal del feminismo? ¿Están diciendo que tus cifras de violencia contra la mujer son falsas? ¿Compartiste una denuncia que resultó ser falsa y te están atacando conservadores del alt-right fascistas con cachos y cola? Solo di que todos son unos machirulos. Que todo es parte de la cultura de la violación, del patriarcado, que tienen el cerebro contaminado por el machismo. Di que seguro le pegan a las mujeres. Es más, di que sus comentarios son solo una muestra más de la violencia contra la mujer. Así no tienes que contrargumentar. Solo victimízate y ya está, ganaste.

7. Feminazi: ¿Una feminista te está atacando sin piedad? ¿Llamó a todas sus amiguitas con las axilas peludas, que marchan ensangrentadas con las tetas al aire? ¿Están hablándote de lo desigual que es el mundo con las mujeres y de lo machista y delincuente que eres por meterle mano a una flaquita en la discoteca, cuando ella se lo buscó porque fue en faldita y escote? Diles feminazis. Es como bajarte sus palabras con un martillo fálico. No importa si no entiendes quiénes fueron los nazis o qué implica el término. Total, las feministas son irracionales, locas, mujeres hormonales histéricas. Feminazi is love, Feminazi is live.

8. Pulpín: Si hay algún chibolo con talento que te puede quitar el puesto, o que dice cosas que parecen ser inteligentes, pero no quieres que tenga razón. Si ya tienes unas cuantas canas y recibes el mismo sueldo desde hace 10 años y tienes tu rutina con cafecito mañanero incluido, que no quieres que se acabe nunca, “pulpinea”. Di que todos esos chibolos con potencial son pulpines, que no saben nada porque no tienen experiencia. Que quieren todo fácil. Que sin canas, no hay paraíso. Que si te refutan y empiezan a hacer sentido, se bajen un poco de su nube porque son pulpines. Así vas a estar en una posición cómoda hasta que te jubiles. ¡Pon a tu pulpín en su sitio! (También sirve el término “millenial”).

9. Lobby: Esta funciona para cualquiera. Si discutes contra alguien que quiere el matrimonio homosexual, alguien que se opone a los octógonos en la comida, alguien que está a favor de la industria, alguien en contra de la minería, dile que es parte de un lobby. No importa lo que diga, porque todo es parte del lobby gay, lobby alimenticio, el lobby de la industria, lobby antiminero, lobby de los defensores de animales, lobby del teatro, lobby de los condones, de las bolsas de papel, lobby de la vida. Para todo gusto casero.

El conocimiento es poder… ¿no?

Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ