martes 15 de mayo, 2018

(EDITORIAL): Sin consideración por las víctimas

Lectura de 2 minutos
Altavoz
María Elena Foronda
Fuente: Andina

Desde este diario, siempre hemos dicho que generalizaciones como “la izquierda es terrorista” o “si eres de derecha seguro eres fujimorista” son dañinas y no hacen bien al debate alturado que debería haber en una democracia. Sin embargo, a veces algunos parlamentarios de izquierda parecen esforzarse por perpetuar estos prejuicios. Solo así se entiende que la congresista María Elena Foronda haya contratado como secretaria de su despacho a la exemerretista Nancy Madrid Bonilla.

Para quienes todavía no estén enterados, Nancy Madrid fue una de las figuras más representativas del MRTA. Además de ser la pareja sentimental del sanguinario Peter Cárdenas, Madrid Bonilla era conocida como la “administradora” de las “cárceles del pueblo”. Las “cárceles del pueblo” era el eufemismo que el MRTA utilizaba para nombrar a los lugares en donde mantenían a sus secuestrados mientras pedían rescates millonarios. Allí, varios empresarios estuvieron recluidos durante meses en condiciones infrahumanas, apenas recibiendo alimentos. Madrid, por sus execrables actos, recibió una condena de 18 años de prisión que cumplió en el 2007.

Si bien es cierto que Madrid Bonilla está en el derecho de rehacer su vida y de postular al trabajo que desee, es repudiable que una congresista no tenga la menor consideración hacia las víctimas de la violencia política en nuestro país. Porque, no nos engañemos, Madrid Bonilla no es una persona con cualidades positivas fuera de lo común como para que su contratación en el despacho de María Elena Foronda sea indispensable. En nuestro país existen cientos de hombres y mujeres que bien podrían cumplir de igual o mejor manera el trabajo que venía realizando la exemerretista. La diferencia es que estos cientos de peruanos no participaron en una organización que asesinó personas y destruyó familias. De hecho, que Foronda al parecer no tenga más personas a las cuales recurrir para ocupar un cargo de confianza que una exemerretista habla bastante mal de la congresista de izquierda.

Si bien a partir de hechos como estos no se puede decir que María Elena Foronda apoya el terrorismo o algo por el estilo, sí es claro que la parlamentaria frenteamplista tiene una valla moral bastante baja. También muy poco tino político y una gran indiferencia hacia las víctimas de la violencia del MRTA. Las vidas que los emerretistas destruyeron representan una tragedia irremediable en la historia del país que justifica la indignación de muchos peruanos ante designaciones como la hecha por Foronda. Si la parlamentaria desea emprender un programa para reinsertar a los emerretistas a la sociedad bien puede hacerlo, pero que no utilice al Congreso para eso.

Escribe Altavoz
Siempre listo para la conversación del día.
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ