martes 15 de mayo, 2018

La desafiante actitud de Foronda y los “mrta-lovers” - por Jose Luis Gil

Lectura de 2 minutos
Jose Luis
Maria Elena Foronda
Fuente: Andina

En 1986 se llevó a cabo una “fusión” de maldades con apariencia política teniendo como “vientre de alquiler” a la Unidad Democrática Popular (UDP), que cobijó al Movimiento de Izquierda Revolucionaria – MIR  (tanto las facciones El Militante como Voz Rebelde), y a su “centro militar”: el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru -MRTA (entre ellos, al recientemente liberado Alberto Gálvez Olaechea, quien hizo “apariciones casuales” en la presentación de su libro -donde también participó Verónica Mendoza) y otros, a manera de un “neoterrorismo” de la época, metiendo su mano perversa allí donde había otro grupo terrorista como Sendero Luminoso, que había iniciado sus crímenes en 1980.

Al MRTA de Polay, Castillo Petruzi, Peter Cárdenas y otros, no les interesó el dolor y sufrimientos que ya vivían los peruanos con Sendero Luminoso. Por el contrario, duplicó matanzas, crímenes y secuestros seguidos de muerte (Delgado Parker y más),  e intentó, fallidamente, asaltar el Congreso de la República (para lo cual se prestó la estadounidense Lori Berenzon, recientemente liberada e indemnizada con 30 mil dólares). Y, como “cereza del pastel”, no tuvieron mejor idea, muy bien planeada, de tomar por asalto la casa del embajador de Japón en 1996, hecho que fue develado por las Fuerzas Armadas en la ya famosa y épica operación “Chavín de Huantar”.

Hoy, como si nada hubiera pasado, el movimiento político del Frente Amplio, del que fue lideresa Verónika Mendoza, ya sea con su anuencia o complicidad, les dan espacio laboral, cual “beneficencia congresal”, a quienes precisamente nos infirieron heridas de muerte, a quienes trataron de destruir nuestra democracia pretendiendo tomar el congreso a sangre y fuego, y a quienes hicieron ver al Perú como uno de los mas inseguros de la región en 1996, con las consecuencias sociales y económicas que esto produce y que hoy, difícilmente nos recuperamos.

Hay que ser absolutamente necio e ir contra la historia al pretender que sujetos como los que contratan congresistas afines al MRTA, y por qué no, la de su jefa, ingresen al Estado por la ventana vía “asesorías”, no solo para procurarles beneficios económicos y previsionales, sino de información clasificada que solo compete a hombres de Estado limpios de manchas de sangre en sus manos.

Si los peruanos no tomamos en serio estos problemas, esta afrenta contra la ciudadanía, haciéndonos pagar sueldos jugosos a los que, precisamente, nos infligieron dolor y muerte, quiere decir que no hemos aprendido la lección y que el futuro de nuestros hijos no nos importa.

Es necesaria una expresión enérgica y decidida de los ciudadanos y los políticos de bien, de no permitirles esta burla contra las víctimas del terrorismo, de las víctimas de los secuestros que, tanto ellos como sus familias verán con los ojos llenos de lágrimas que de las cosas no han cambiado nada.

Por la memoria de los muertos causados por el MRTA, por la dignidad de todos los que hemos luchado contra el terrorismo frontalmente, no permitamos que sujetos como estos “ayuden” a dirigir la vida nacional, hay que sacarlos del Congreso y de toda la administración pública; si quieren vivir de algo, que lo hagan como los millones de peruanos que nos sacamos la mugre en el ámbito privado para ganarnos el pan de cada día.

Escribe Jose Luis
Ex oficial superior de la PNP, Mayor PNP en retiro, Licenciado en Administración y Ciencias policiales, experto en seguridad nacional, seguridad ciudadana y terrorismo con 30 años de experiencia; ex miembro del GEIN histórico, participó como uno de los captores e interrogadores de Abimael Guzmán y los cabecillas terroristas de SL y MRTA, fue declarado héroe de la Democracia. Docente, consultor de inteligencia en MININTER y PNP, analista político y social.
Siempre listo para la conversación del día.
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ