viernes 11 de mayo, 2018

Filme ambientado en Ayacucho en los 80 es acusado de "apología al terrorismo" (sí, otra vez, y por Karina Calmet)

Lectura de 2 minutos
cine

Una vez más, un filme que retrata una historia ambientada en el Ayacucho de los años 80 ha sido acusado de realizar “apología al terrorismo”.

Esta vez, fue la exactriz Karina Calmet la que lanzó la acusación en redes sociales, señalando que “no cuenta la historia de lo que fue el terrorismo, sino al revés”, en referencia al filme del tempranamente fallecido director Palito Ortega Matute.

El argumento del filme, de acuerdo a Cineaparte, narra la historia de “Adrián Mendoza, un profesor universitario acusado por error como terrorista de Sendero Luminoso, que es torturado cruelmente. Sus dos hijos menores emprenderán su búsqueda en el Perú de los años 80”.

“No vayan a ver esta película. No cuenta la historia de lo que fue el terrorismo sino al revés. Los que hemos vivido esa terrible parte de nuestra historia debemos exigir los medios no promuevan la APOLOGÍA. Como peruanos somos responsables”, fue lo que señaló Karina Calmet, cercana al movimiento político Fuerza Popular.

La página de derecha Manifiesto Perú también cita al congresista Edwin Donayre, parte de la bancada de Alianza Para el Progreso, quien declaró que “el gobierno debe pronunciarse sobre el contenido de esta película, que podría considerarse una apología al terrorismo, pues los senderistas son los perseguidos y los militares los malos y torturadores”.

Cronología de una acusación recurrente

No es la primera vez que se acusa a un producto cultural de ser presunta apología al terrorismo. El caso más reciente, antes del filme del fenecido Palito Ortega Matute, fue el de un conjunto de tablas hechas por artesanos provenientes de la comunidad ayacuchana de Sarhua, que fue acusado por Diario Correo de hacer apología al movimiento terrorista Sendero Luminoso.

En las imágenes pintadas, que retrataban escenas de la vida en Sarhua durante los años 80, periodo en el que el movimiento terrorista de inspiración maoísta asoló a diferentes comunidades, aparecen senderistas en Sarhua con pancartas alusivas a la llamada “lucha popular”.

La información fue luego desmentida por el Museo de Arte de Lima – MALI, así como por el Ministerio de Cultura, en ese momento liderado por Alejandro Neyra.

Antes de eso, una exposición de arte titulada “Resistencia Visual 1992-2017”, causó la protesta de grupos fujimoristas, que acusaron al Lugar de la Memoria de sesgo.

La polémica terminó con la salida del entonces director de LUM, Guillermo Nugent, a pedido del ministro de Cultura Salvador del Solar.

Uno de los casos más sonados en los últimos años ocurrió a inicios del 2015, cuando se pretendió denunciar la obra de teatro “La Cautiva”, presentada en el Teatro La Plaza de Miraflores, por apología al terrorismo.

“Tengo más del 50 % la posición definida de que yo voy a denunciar el tema como un hecho terroristas, obviamente bajo la tipificación de apología al terrorismo”, indicó en su tiempo el procurador antiterrorista Julio Galindo, aludiendo a que en la obra “se hacen alabanzas al pensamiento Gonzalo, a Abimael Guzmán, los hechos terroristas y todo ese rollo, inclusive hacen un cántico”.

En ninguno de los casos se ha condenado a las obras ni a sus autores por apología al terrorismo.

Editor de Política
Siempre listo para la conversación del día.
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ