miércoles 4 de abril, 2018

Manuel Velarde: "Castañeda administra la ciudad con medidas anticuadas y yo digo no"

Lectura de 10 minutos
Andrea Gómez
Manuel Velarde
Fuente: La República

Escribe: Andrea Gómez
Video: Daniel Blanco

Retomando nuestro especial de entrevistas a los aspirantes al sillón municipal de Lima Metropolitana, Altavoz conversó con el actual alcalde de San Isidro, Manuel Velarde, quien nos contó sus expectativas y planes para la capital de nuestro país.

En este sentido, Velarde habló de Siempre Unidos, partido con el que postulará; además, afirmó saber cuáles son los problemas que aquejan a Lima y cómo solucionarnos. El aún alcalde sanisidrino indicó que tomará principal interés en el tema de inseguridad ciudadana y congestión vehicular. En esta línea, aseguró que acabará con los dos problemas en tres años.

Por otro lado, Manuel Velarde aprovechó la oportunidad para mostrar su desacuerdo con la situación en la que se encuentra Lima y calificó el nuevo by pass de 28 de Julio como una obra de “infraestructura dura, que cuesta mucho dinero y que no resuelve el problema porque sigue trabajando para una minoría”.

A continuación la entrevista completa.

Postula a Lima por Siempre Unidos, ¿cómo se dio?

En primer lugar, yo he lanzado mi candidatura a la Municipalidad de Lima hace ya unas semanas y, paralelamente a eso, yo hice una convocatoria. Yo creo que es el momento en el que todos los ciudadanos, todas las organizaciones sociales, los colectivos y los partidos políticos, trabajemos por un proyecto conjunto en Lima Metropolitana.

Yo creo que hemos tenido, a lo largo de estos últimos años, gestiones que no han generado condiciones adecuadas para el ciudadano ni para la ciudad y es momento de decir basta.

Necesitamos que Lima entre en una nueva era de optimismo, de esperanza y para ello yo he hecho esta convocatoria donde creo que todos debemos trabajar unidos porque Lima sigue siendo la suma de los hogares, barrios, vecindarios y de los pueblos. Creo que todos tenemos que poner el punche porque sí se puede hacer una Lima distinta, una Lima con cambios y que genere las condiciones de vida adecuadas y, sobre todo, que nos sintamos orgullosos de vivir en nuestra ciudad.

¿Qué lo motivó a postular a la alcaldía de Lima?

Yo conozco los problemas que tiene Lima. Me interesa y sé cómo solucionarlos.

De llegar al sillón municipal, ¿cuál es la agenda para Lima?

Yo creo que Lima tiene dos grandes problemas, dos grandes enfermedades que, hasta ahora, ninguna gestión ha sabido darle solución a esta problemática que aqueja a toda la población; sin importar dónde vivas, afecta a todo el mundo transversalmente. Primero, la inseguridad ciudadana y por otro lado, la congestión vehicular. Esos son dos elementos que hacen que nuestra vida no sea una vida donde se genere bienestar sino todo lo contrario.

Yo creo que el tema de la congestión vehicular y la inseguridad ciudadana tienen que ser dos problemas que se deben abordar de manera inmediata. Yo ya lo he dicho: mi guerra será contra la delincuencia y mi lucha será contra la corrupción.

¿Cuál es la solución al caos vehicular?

Para resolver el tema de la congestión vehicular no hay un remedio. Ya estamos en tal nivel de complejidad y nivel de problemática en la ciudad que hay que hacer muchas cosas a la vez y en ese proceso de aplicación de estas medidas, vamos a ir transformando y cambiando nuestra ciudad para que sea un sitio de bienestar y de progreso para el ciudadano.

Me comprometo a que el tema de la congestión vehicular y el tema de la inseguridad ciudadana, lo voy a resolver en los primeros 3 años y ese es mi compromiso con cada ciudadano en nuestra ciudad.

¿Cómo?

Por ejemplo, un transporte público eficiente, un transporte público de calidad, que funcione. Por otro lado, planeamiento urbano que hoy día no existe en nuestra ciudad. ¿Para qué sirve el planeamiento urbano? Para generar condiciones en nuestra ciudad donde todas las personas tengan los sitios que necesiten visitar de la manera más cerca. Los colegios, la salud, el trabajo, la recreación, todo más cerca de donde uno vive. ¿Por qué? Porque así uno ya no se moviliza.

¿Gestión de estacionamientos tenemos hoy en Lima? No tenemos en Lima. Entonces, esa es otra medida que tiene que aplicarse. Para ir a tu trabajo, cruzas de un lado de la ciudad a otro. Claro, es un proceso que hoy en día te toma dos horas. Entonces, eso es lo que tenemos que empezar a gestionar distinto. Por otro lado, la gestión de estacionamientos que es fundamental, ¿por qué? Porque si tú no controlas esa variable, tú lo que estás generando es inducir la demanda de la utilización del automóvil privado. Eso también es un error porque eso es lo que congestiona las avenidas y las calles. La búsqueda de estacionamientos que hoy en día en nuestra ciudad es limitada, hace que la fluidez se detenga y se paralice.

En San Isidro lo han hecho con las ordenanzas…

Por supuesto. Nosotros hemos aplicado medidas de gestión de estacionamientos en San Isidro con la aplicación de la rotación por tiempo. Eso significa que un cajón de estacionamiento no está siendo privatizado por un automóvil y eso ha generado que se abra una oferta de 7 mil estacionamientos diarios que dan alcance a una mayor oportunidad de tener, por lo menos, por un determinado espacio de tiempo, un cajón de estacionamiento.

Eso ahora es manual, pero lo que ha propuesto [también para Lima] son los parquímetros…

Así es. Lo que sucede es que esto tiene que ir a un nivel mecanizado, electrónico y para eso se necesita la tecnología. Nosotros lo estamos haciendo manual porque de hecho hay algunas competencias que los distritos no tenemos directamente; lo tiene Lima Metropolitana. Entonces, como Lima carece de esas políticas, no sabe cómo actuar y generar esas condiciones adecuadas para que haya un estacionamiento mucho más dinámico en la ciudad. De lo contrario generamos la inducción de la demanda para que haya más autos en la calle.

Por otro lado, la gestión de tránsito. La gestión de tránsito es, básicamente, conocer el diagnóstico de las vías, por qué están colapsadas y darle una solución a través de medidas blandas, se llama. Hoy en día estamos frente al By Pass de 28 de Julio y esta es una solución de infraestructura dura, que cuesta mucho dinero y que no resuelve el problema porque sigue trabajando para una minoría, sigue trabajando para el auto privado en vez de destinar esos montos a el transporte público y mejorarlo.

Entonces, el tema de la gestión del tránsito es importante porque además reduce los costos de manera drástica, en vez de estar gastando la plata en inmensas cantidades como en este caso [By Pass 28 de Julio]: 70 millones para obras que no tienen impacto real en la vida de la gente.

Por otro lado, la promoción de la movilidad sostenible. Nuestra ciudad ha venido siendo diseñada, básicamente, en torno a darle la facilidad al automóvil privado y no le da opciones a las personas de cómo movilizarse alternativamente. Entonces, se tienen que generar los equipamientos en la ciudad para que el que quiera caminar mejor, tenga mejores veredas. El que quiera utilizar la bicicleta, también la pueda usar. Pero no lo incentives, exclusivamente, a que su decisión de movilidad sea hoy el auto privado que eso es, básicamente, lo que ha venido sucediendo por muchos años. Entonces, con todas esas medidas, aplicadas simultáneamente y lo que te activan son procesos de corto, mediano y largo plazo, tú matas la congestión vehicular.

Si queremos disminuir el tránsito, podría haber otros métodos de transporte como la bicicleta, pero Lima carece de ciclo vías, ¿es muy difícil implementarlas?, ¿por qué hasta ahora no se ha hecho?

Lo que pasa es que, a lo largo de todas las gestiones pasadas, las políticas que han ido implementando han ido fragmentando y desintegrando a la ciudad. Lo que tenemos que hacer es, a partir de un planeamiento urbano coherente, volver a la integración y curar la fragmentación que hoy en día existe. Entonces, claro, hay iniciativas en distintas partes de Lima respecto a ciclo vías, pero no hay una ruta integrada y eso es lo que se tiene que buscar porque Lima Metropolitana no ha tenido el liderazgo para hacerlo. No ha tenido liderazgo y además no cree. Entonces, si tenemos una autoridad, hoy, que no cree en la movilidad sostenible y cree que lo importante, dentro de su modelo, es seguir creando infraestructura dura o by passes o viaductos o ampliando carriles, simplemente la ciclo vía no existe. Y eso es un error que lo estamos pagando todos los ciudadanos.

En una entrevista dijo que los peajes se tienen que reubicar o eliminar. ¿Es tan simple como eso?

Lo que sucede es que tiene que haber una evaluación técnica para ver si es que los peajes, donde fueron diseñados originalmente, cumplen el rol que se necesita. Digamos, si hay un sitio que no es el adecuado, se tiene que mover, se tiene que reubicar, definitivamente. Tampoco pueden generar una carga a la población en el sentido de que no puedes tener un peaje para entrar y salir de tu casa (Ancón). Tiene que haber ahí un equilibrio y creo que ese equilibrio, en algunos casos, no se ha logrado.

¿Cuál es el plan contra la corrupción?

Tiene que haber una lucha directa y frontal contra la corrupción y el remedio para luchar contra eso son, básicamente, dos: la transparencia y los valores del personal y los funcionarios que forman parte de una gestión. Desde el punto de vista de la transparencia, yo creo que tenemos que entrar a reformas de segunda generación.

Hoy día, los mecanismos que aseguran la transparencia son demasiado formales porque tienes que mandar una carta, la entidad la evalúa y te da una copia si es que lo considera pertinente. Yo creo que ahí tenemos que dar un paso más hacia una reforma más profunda, mucho más coherente con lo que significa la transparencia y comenzar a trabajar con los portales de datos abiertos. Toda la información municipal, de la actuación gubernamental y administrativa, se cuelga en línea en un portal especial, que es un portal al que cualquier ciudadano puede tener acceso.

Eso es lo que hemos hecho en mi distrito. Nosotros tenemos un portal de datos abiertos donde colgamos toda la información desde el punto de vista presupuestal, de los concursos, licitaciones, seguridad ciudadana; todos los ámbitos donde la municipalidad tiene algún tipo de información, está en línea. Y eso hace que se generen, justamente, nuevos vínculos con los ciudadanos en términos de legitimidad y de credibilidad, sobre todo.

Respecto a inseguridad, ha propuesto la Policía Metropolitana, ¿cómo funcionaría?

Tenemos toda una problemática donde la delincuencia se está metiendo en el transporte público, ya sea el transporte público de las avenidas comunes y corrientes y también en los sistemas. Cuando veo eso, veo que hay que tomar ciertas medidas. Por ejemplo, en el caso del Metropolitano-y eso también es aplicable para el tren eléctrico-, ¿qué propongo yo para hacerlo más seguro? Colocar detectores de metales en las entradas para prevenir que, si un ladrón o un delincuente está tratando de introducir un arma, sea detectado antes y no después a través de las cámaras una vez que ya causó el daño.

Los espacios públicos tienen que ser vivos, tienen que estar ocupados y tienen que ser de calidad para que sean atractivos a las personas. Eso es parte de la política que yo quiero seguir, aplicar una política de ojos en la calle, que sean los propios ciudadanos, a través del proceso del cuidado de su propio espacio público, generar las condiciones de seguridad.

El tema de la Policía Metropolitana, por supuesto. Así como tú necesitas el eje pasivo, tú necesitas el eje activo y yo creo que ya es momento de comenzar a plantear una fuerza mucho más profesional a nivel de Lima que el serenazgo y, por otro lado, yo creo que lo que se ha dejado de lado es el combate a la micro comercialización de drogas. Nuestros jóvenes encuentran droga en cualquier esquina de la ciudad y eso también alimenta la delincuencia y yo también me comprometo a luchar para que nuestros jóvenes no encuentren droga en cualquier esquina de sus barrios o sus vecindarios porque eso también genera todo un entorno negativo no solo hacia el interior de las familias sino también a la ciudad como un todo.

Felipe Castillo, el ex alcalde de Los Olivos, le envió una carta invitándolo a su partido Siempre Unidos. Él tuvo un proceso penal hace un tiempo, ¿cree que eso podría jugarle en contra en su candidatura?

Mira, yo hice una convocatoria y convoqué. Yo creo que hay una gran respuesta que ya iremos informando poco a poco, con colectivos y organizaciones. Así como se acercó Siempre Unidos, también se están acercando otros partidos políticos y yo creo que eso es muy importante.

Aquí lo importante es que, el común denominador de esta convocatoria es lo programático y ahí nos vamos a enfocar porque lo que queremos es una ciudad que pueda generar mejores condiciones de vida, que tenga un gobierno con liderazgo, con carácter y firmeza para poder revertir los problemas que sufre diariamente la población. Mientras más gente se sume a esto, ya sea desde el punto de vista de organización o ciudadanos de a pie, va a ser la fórmula correcta.

Ipsos ha publicado la última encuesta y definitivamente el porcentaje que tiene hasta ahora es menor en comparación a los otros candidatos. ¿Cuál es su estrategia para subir? ¿cómo ha sido la respuesta de las personas?

Yo veo que la ciudadanía está respondiendo muy bien, está muy entusiasta con los proyectos que estamos lanzando porque ven el cambio que hemos realizado en San Isidro, las reformas que las hemos hecho en tres años. San Isidro es lo que es hoy, en tres años. Ese es mi compromiso con la ciudad, con Lima. Yo voy a aplicar las reformas de cambio, de transformación, en tres años.

Usted dijo que Castañeda estaba detrás de una vacancia en su contra como consecuencia se haberse opuesto a las obras en la Avenida Aramburú, ¿cuál es su opinión sobre esto?

Yo tengo los documentos [sobre el pedido de vacancia]. Con el alcalde Castañeda no hay nada personal. Aquí lo que hay es un conflicto entre un modelo de gestión de ciudad que promueve el alcalde Castañeda, que está totalmente desactualizado y anticuado que obedece a una mirada del siglo pasado, versus la visión que yo promuevo. Esta obedece al siglo XXI donde la ciudad tiene que ser sostenible, donde la ciudad tiene que ser un espacio para la persona, no para el automóvil. Las obras caras no tienen ningún impacto salvo el impacto ambiental.

Cuando yo me opuse a los by passes de Salaverry, que eran 5, el impacto ambiental de esa obra, al margen de malograrle la vida de barrio de los que viven alrededor de Salaverry; iban a ser 600 árboles talados. No te estoy diciendo árboles nuevos, sino árboles totalmente consolidados de años de años. Esas cosas ya no se pueden permitir en un contexto donde el cambio climático nos afecta no solo porque lo vemos en televisión, sino que nos ha afectado, por ejemplo, con los huaycos y las lluvias el año pasado.

El cambio climático está en la puerta de nuestras casas. Ya hay cosas que no se pueden permitir como es afectar áreas verdes o talar árboles. Y estas obras, básicamente, no creen en eso. Simplemente creen en que tienen que darle la prioridad al automóvil y el automóvil que sigue atropellando, el automóvil que sigue creando riesgos para las personas, el automóvil que sigue botando humo y tocando el claxon y generando contaminación sonora.

Entonces, eso ya no es dable en el siglo XXI. Cuando yo me opongo a Salaverry, cuando yo me opongo a Aramburú y Arequipa, porque también trató [Castañeda] de poner un by pass ahí, donde la tala de árboles iba a ser de 250. Todo lo mismo. Todo obedece a ese conflicto en que el alcalde Castañeda sigue administrando nuestra ciudad con medidas anticuadas y yo digo no, hay que abrirle la puerta al futuro, hay que abrirle la puerta a una nueva manera de gobernar nuestra ciudad que, justamente, va en contra y es completamente opuesta a la del alcalde Castañeda. La ciudadanía está muy cansada de gestiones que han tenido ideas pero no han tenido obras de proyectos y obras que no han tenido ideas y ahora, lo que queda, es tener una ciudad donde existan ideas, exista la voluntad política de hacer los cambios.

MENSAJE FINAL

Yo muy contento de estar postulando y poder proponer todas estas ideas y estos proyectos nuevos para nuestra ciudad y también ratificar mi convocatoria. Mi convocatoria es para todos los ciudadanos, los colectivos, las organizaciones sociales y los partidos políticos que quieren trabajar para que Lima cambie. Para que Lima mejore, para que Lima se transforme y sea distinta a lo que hoy estamos viviendo. Hoy, Lima no genera calidad de vida, no genera bienestar. Genera solo problemas a la población y eso tiene que cambiar.

Yo lo que propongo es entrar en una nueva era optimismo, esperanza, y para ello necesitamos el apoyo de todos para poder colaborar y poder sacar adelante como digo nuestros barrios, nuestros vecindarios, nuestros ambientes en la ciudad y que todo eso funcione para las personas. Entonces, aquí, vuelvo a ratificar esta convocatoria que yo creo está dando muy buenos resultados pero necesitamos más personas, más punche, porque sí se puede mejorar en términos de seguridad ciudadana. Sí se puede hacer una Lima distinta.

Sí se puede hacer una ciudad donde la congestión vehicular sea un tema del pasado y empezar a mirar hacia el futuro con mucho optimismo y esperanza.

Escribe Andrea Gómez
Siempre listo para la conversación del día.
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ