martes 13 de marzo, 2018

#YoComoMásQueTomDavis - por Milagros Bendezú

Lectura de 3 minutos
COVER

Para su cumple, los gemelos decidieron reunirse con 10 amigos (5 por cada uno) e ir por hamburguesas.

Desde ya comenzó mi angustia pensando en un lugar bueno que tenga la paciencia para ubicar a 12 chicos asumiendo la bulla, risas y etcétera, pero olvidé que estaba tratando con millennials. A los dos días ya tenían el lugar decidido: Tom Davis. Suspiré mientras revisaba mi cuenta de banco y acepté.

Apenas llegamos supe que no nos íbamos a arrepentir. Fue como encontrar una parte de los Estados Unidos en Lima.

Lugar/ambiente: Están ubicados en la Av. Mariscal La Mar 1296 – Miraflores. Bastante amplio para su aforo y muy bien ventilado. Las mesas están prudentemente separadas así que puedes gozar de la privacidad que no muchos lugares te ofrecen. La decoración es bonita y llamativa, bastante estadounidense.

Atención: Es simplemente excelente. Dos señoritas tomaron los pedidos de los chicos, muy pacientes, muy amables y serviciales. Demora lo justo. 

Comida:

Arrancamos con unos nachos y unas American Fries que se acabaron en segundos. Las American Fries vienen con carne sazonada, queso derretido y Ketchup un poco picante. Especial para compartir.

Seguimos con el plato fuerte, las hamburguesas:  

El pan de camote artesanal le da ese sabor inigualable, todos los ingredientes están bien distribuidos de manera que no te pierdes el incomparable sabor de la carne.

Y era imposible irnos sin probar la gran variedad de alitas.

Deliciosas, ligeras y finamente sazonadas. Un gol total de parte del equipo Tom Davis. 

La pasamos tan, pero tan bien que ahora los gemelos y sus amigos regresan una vez por mes. Se nota el gran amor y dedicación de todo el equipo para el público.

¿Sabías que Tom Davis sí existe? Visítalos y averigua quién es. 

No se recibe pago alguno por ninguna de las recomendaciones en mis artículos. Si no me gusta, no lo recomiendo.

Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ