martes 13 de marzo, 2018

(EDITORIAL): La culpa también es de PPK

Lectura de 2 minutos
PPK
Fuente: La República

Una de las cosas que más ha caracterizado al gobierno de Pedro Pablo Kuczynski ha sido la terquedad del presidente. Desde la campaña electoral se le advirtió que debía mejorar su comunicación con los peruanos, preocuparse por la política y no solo por el aspecto técnico y trabajar codo a codo con su partido político. Sin embargo, PPK jamás oyó las críticas constructivas e intentó gobernar el país como si se tratara de una gerencia más, ignorando que un presidente tiene que ser también un político. Los resultados de la decisión de Pedro Pablo Kuczynski son de sobra conocidos por todos: a menos de dos años de gobierno, su continuidad en Palacio de Gobierno pende de un hilo y no sería extraño que la oposición parlamentaria termine logrando la vacancia.

Para Pedro Pablo Kuczynski, no obstante, él ha actuado correctamente y el Perú está siendo perjudicado por lo que los “otros” están haciendo. “Vamos a perder oportunidades por esta inestabilidad que yo no la genero, la generan otros para sacarme, pero no lo van a lograr”, dijo recientemente PPK a modo de crítica del nuevo intento de vacancia en su contra.

Si bien el nuevo pedido de vacancia puede ser cuestionado y es cierto que muchas veces las bancadas opositoras no han estado a la altura del encargo que les dieron los peruanos, lo cierto es que la inestabilidad en la que vivimos es en parte culpa de PPK. No olvidemos que fue él quien decidió postular con un partido improvisado y lleno de disidencias, que fue él quien decidió indultar a Alberto Fujimori en las condiciones más sospechosas que le se pudo haber ocurrido y que fue él mismo quien se metió en el escándalo de Westfield Capital y Odebrecht.

Y es que, por más que PPK repita y repita que es inocente, lo cierto es que jamás se preocupó por distanciarse legalmente de su empresa mientras era ministro de Economía, presidente de ProInversión y presidente del Consejo de Ministros. Westfield Capital, empresa unipersonal de Pedro Pablo Kuczynski, brindó asesorías a Odebrecht mientras el líder de Peruanos Por el Kambio era uno de los funcionarios públicos más importantes del país. ¿Cómo puede decir entonces PPK que él no es responsable de la inestabilidad que vivimos en el Perú? ¿Acaso pretende que le creamos sin exigirle mayores pruebas?

Aunque es cierto que el fujimorismo y las otras bancadas que promueven la vacancia no son precisamente ejemplos de virtud, la verdad es que PPK se ha ganado por su propia cuenta la desconfianza de los peruanos. La ausencia de apoyo popular de la que adolece no se debe a una conspiración en su contra, sino a su propia ineptitud e incapacidad para distanciarse de las situaciones que implican conflicto de interés. A estas alturas de las cosas, PPK hace más daño al país aferrándose a un puesto para el que no ha dado la talla.

Escribe Altavoz
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ