viernes 9 de marzo, 2018

Congreso modificó reglas de la censura y cuestión de confianza, ¿qué cambió?

Lectura de 3 minutos
Mauricio Mulder
Fuente: ANDINA/Dante Zegarra

Quienes se fueron a dormir temprano fueron sorprendidos esta mañana por la aprobación de una resolución legislativa que cambiaría las reglas de juego para PPK y sus ministros…y el Perú. En medio de una crisis política, el Congreso aprobó la modificación de su reglamento, que cambia las cosas sobre cuándo se puede disolver al Congreso ante una censura.

Vamos por partes.

Cuestión de confianza, censura y di-sol-ver

En nuestro país se han establecido reglas que permiten balancear los poderes del Estado, para que no sean absolutos. Para ello, el Congreso tiene herramientas que permiten cuestionar y revisar lo que hace nuestro Poder Ejecutivo.

En palabras simples, cuando nuestro presidente o sus ministros hacen las cosas mal, el Congreso puede presentar una moción de censura y votar para sacar a un ministro de su cargo.

Hay dos posibilidades para sacar a un ministro de su cargo. El Congreso puede censurarlo luego de interpelarlo por algún tema o temas específicos o puede rechazar lo que se conoce como “cuestión de confianza”, con lo que debe renunciar todo el gabinete. Adicionalmente, si el presidente del Consejo de Ministros es censurado, también deben renunciar sus ministros.

Un paréntesis jurídico: todo Consejo de Ministros (también conocido como gabinete) necesita, para funcionar, la confianza del Congreso. Si el Congreso rechaza la confianza, todos los ministros, incluido el presidente del Consejo de Ministros, deben renunciar. Cada vez que el presidente selecciona a un nuevo Consejo, se debe plantear la cuestión de confianza al Congreso.

Adicionalmente, el Consejo de Ministros puede plantear una cuestión de confianza por sí mismo, sin que haya habido un cambio de gabinete. Así lo hizo el expresidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, que presentó una cuestión de confianza en setiembre del año pasado y fue rechazada, por lo que tuvo que renunciar junto con su gabinete.

Sin embargo, varios de los ministros de su gabinete volvieron a ser nombrados en el mismo cargo (este detalle es importante así que recordémoslo).

El artículo 133 de la Constitución dice:

“El Presidente del Consejo de Ministros puede plantear ante el Congreso una cuestión de confianza a nombre del Consejo. Si la confianza le es rehusada, o si es censurado, o si renuncia o es removido por el Presidente de la República, se produce la crisis total del gabinete”.

Ahora, eso no significa que el Congreso tenga el poder absoluto para censurar a cuantos gabinetes se le ocurra. ¿Por qué? Por que si el Congreso ha censurado o negado la confianza a dos Consejos de Ministros, el presidente está autorizado a disolver el Congreso.

Entonces si ya se negó la confianza al gabinete de Zavala el año pasado, eso significa que si el Congreso decide rechazar la confianza o censurara a otro gabinete, el presidente podría disolverlo, ¿no?

Los cambios de Mulder

En noviembre del año pasado, el legislador aprista Mauricio Mulder presentó un proyecto de ley para modificar el artículo 86 inciso e del Reglamento del Congreso. Ese proyecto fue aprobado ayer por el Pleno del Congreso con 81 votos a favor, 18 en contra y ocho abstenciones.

¿Qué dice el artículo 86 inciso e antes de la modificación?

“Si la cuestión de confianza es presentada por el Presidente del Consejo de Ministros a nombre del Consejo en su conjunto, y ésta le fuera rehusada, se producirá la crisis total del gabinete Ministerial, aplicándose la regla prevista en el literal b) precedente”.

En simple, solo dice que si se presenta una cuestión de confianza y se rechaza, el Consejo de Ministros debe renunciar.

Ahora, los cambios introducidos con el proyecto de ley aprobado por el Congreso cambian las reglas de juego:

1. Dice que la cuestión de confianza debe regirse por lo que dice el artículo 126 de la Constitución. Es decir que para plantear la cuestión de confianza tiene que haber un acuerdo, aprobado por la mayoría de ministros, lo que debe constar en un acta.

Anteriormente, para plantear la cuestión de confianza no tenía que haber acuerdo de mayoría, por lo que probablemente cuando lo hizo Zavala no hubo votación.

2. Cuando se produzca la crisis del gabinete (cuando se rechaza la cuestión de confianza), los ministros que renuncien no pueden volver a ser nombrados en el siguiente Consejo de Ministros. Aquí volvemos al caso de Zavala, pues varios de los ministros fueron nombrados nuevamente por Pedro Pablo Kuczynski (PPK).

3. El presidente puede disolver el Congreso cuando haya dos crisis totales del gabinete. Aquí la modificación más importante: no puede haber crisis total del gabinete si el presidente del Consejo de Ministros renuncia unilateralmente o si, en el siguiente gabinete, el presidente vuelve a designar a un ministro renunciante.

Entonces, bajo estas reglas, el rechazo de confianza a Fernando Zavala no contaría para efectos de una posible disolución al Congreso. Bajo estas nuevas reglas, podría interpretarse que el Congreso puede censurar a dos Consejos de Ministros nuevos. El tema es la retroactividad de esta resolución, es decir, si se puede aplicar a lo ocurrido con Fernando Zavala o no.

En principio, no.

Siempre listo para la conversación del día.
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ