jueves 8 de marzo, 2018

Nada - por Lilly Reiss

Lectura de 2 minutos
A#74b
Fuente: Foto: Camelia Dina Dervily

La Nada suena

como cuando el vacío

se lamenta.

Se curva el tiempo

y la hebra que hilvana

la vida con la muerte,

pareciera querer deshilacharse

en el sueño de aquél loco…

que trata de retomar

la sutileza del hilo,

que se descuelga

en las bondades del azar.

Incrustándose en el hueco,

sintiendo la profunda oscuridad,

en un claro espacio vacío…

transgrediendo el silencio,

que la ve pasar.

Es casi

como dar la vuelta

a la esquina,

sin espejos ni maletas.

Es casi

como cuando la catedral

prescinde del campanario

y el vaivén de los pecados,

queda casi absuelto,

por los aires,

entre los espacios,

el vacío lleno…

Es casi,

como hurgar

en la memoria del olvido…

Es casi,

como esperar sentada

en el sillón del abuelo…

Es casi,

como querer empaparme

ahora de lluvia

y regalarle al olfato

los olores de pino.

La Nada suena,

y se siente bajo las piernas,

entre los brazos.

Y el pequeño orificio

que genera el alejamiento

del labio inferior del superior,

cuando la maldita razón,

nos hace hablar…

La lengua suele fusionarse

con ella

y en instantes el verbo

se adhiere a las paredes

de la boca,

dejándola delirante…

Es entonces, cuando

los poetas enloquecemos

al no encontrar qué decir…

La Nada

suena y conversa,

con todo aquello tan imaginario,

como la misma realidad,

que nos asalta.

El sonido se arrincona

en los bordes…

Y el puñado

de imaginarias mariposas,

se cuentan las leyendas

que una vez,

la imaginación les narró…

La Nada

es la almohada,

la inquilina de los pensamientos

que a su vez,

le arrienda a la vehemencia,

los atriles para emerger.

Es la membrana

suave y frágil

suspendida, como en el limbo

en nuestros sueños…

Es la piel,

que cobija el vacío…

Es la respiración latente,

que convive invisible

con nuestra existencia.

Es el equilibrio sutil

de todo aquello, que tenga

¡un mínimo de movimiento!

¡La Nada es extravagante!

Es casi,

como la presencia

de las rosas príncipe negro,

clavadas,

en el jarrón negro del Steinway.

Es la música

que engalana el silencio,

cuando todos callan.

La Nada, es como

empacharme de frambuesas…

Es sentir juntas, su armonía,

para recordar

que existo…

Escribe Lilly Reiss
Lilly Reiss, poeta costarricense, pionera en el arte de la "Poesía Escénica" en el Perú. Asesora de Imagen & Personal Shopper.
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ