jueves 15 de febrero, 2018

¿Se debe subir el salario mínimo? Esto dicen los economistas

Lectura de 7 minutos
Fuente: USI

¿Medida necesaria o simple populismo? Ayer, el presidente Pedro Pablo Kuczynski se pronunció a través de su cuenta de Twitter sobre un tema que suele generar controversia: el salario mínimo.

PPK señaló que ha dispuesto al ministro de Trabajo y Promoción del Empelo, Javier Barreda, que convoque “de inmediato” al Consejo Nacional del Trabajo para que evalúe un posible aumento de la remuneración mínima vital.

Opinan los expertos

Altavoz se comunicó con dos reconocidos economistas para consultarles sobre la conveniencia de un posible aumento del sueldo mínimo.

De acuerdo a Hugo Ñopo, investigador del Grupo de Análisis para el Desarrollo (Grade) y experto en economía laboral, “no tiene sentido siquiera una discusión sobre el salario mínimo”. Esto porque el sueldo mínimo es una forma de control de precios “y a estas alturas en economía hemos entendido bien que los controles de precios distorsionan las economías”.

Ñopo, asimismo, resaltó que aproximadamente la mitad de los trabajadores peruanos ganan por debajo del salario mínimo, por lo que un incremento de la remuneración mínima vital no constituye una buena política pública.

“Además, pongamos esto en contexto: hoy 49% de los trabajadores reciben salarios por debajo del mínimo. ¿Cuál es el cumplimiento de esta regulación sobre salarios mínimos? La verdad es que es muy baja. Y esto es comprensible porque en un país donde más de un tercio de los trabajadores trabajan por cuenta propia, ¿qué sentido tiene establecer un sueldo mínimo? Si no hay una relación empleado-empleador, sino que son cuenta propistas, ¿qué sentido tiene establecer el salario mínimo?”, indicó.

Diego Macera, gerente del Instituto Peruano de Economía (IPE), coincide con Hugo Ñopo en que no debería incrementarse el salario mínimo. Según el experto en políticas públicas por la Universidad de Chicago, establecer un salario mínimo más alto que la productividad de los trabajadores impedirá que consigan empleos formales.

“Yo creo que el salario mínimo tiene que estar en función a incrementos en la productividad de los trabajadores. La verdad es que dada la productividad promedio de los trabajadores informales, el salario mínimo que tenemos hoy sí se constituye como una barrera de acceso a la formalidad. Más o menos la mitad de los trabajadores informales que trabajan más de 20 horas ganan menos o igual que el salario mínimo. Si esos trabajadores no son más productivos que el salario mínimo es imposible que un empleador formal los quiera contratar, estarías perdiendo plata“, expresó a Altavoz.

Macera, además, explicó que el salario mínimo se convierte en un problema sobre todo cuando se relaciona con otros costos laborales como la CTS o las gratificaciones. Esto porque los costos laborales no remunerativos se descuentan de los sueldos mensuales. Al evaluar cuánto se le pagará anualmente a un trabajador, los empleadores descuentan de los sueldos mensuales los montos correspondientes a beneficios laborales como las gratificaciones.

En ese sentido, lo que una empresa piensa pagarle anualmente a un trabajador se divide no entre 12 sueldos, sino entre aproximadamente 17. El sueldo mínimo, así, constituiría un problema porque establece un mínimo al que no se pueden descontar los costos no remunerativos y, por tanto, impediría que los trabajadores menos productivos consigan un empleo formal.

“Llega un punto en el que no puedes bajar el salario base demasiado porque no se te puede pagar menos de S/850 por sueldo. Lo que te dice la literatura internacional es que el salario mínimo es sobre todo un problema cuando interactúa con sobre costos laborales. Al año terminas pagando casi 17 remuneraciones mínimas si sumas vacaciones, gratificaciones, CTS y demás“, arguyó.

¿Causa de desempleo?

Consultados sobre el impacto del sueldo mínimo en el empleo formal, ambos expertos coincidieron en que un aumento tendría consecuencias negativas.

Según Hugo Ñopo, las investigaciones muestran que el aumento de la remuneración mínima vital reduce el empleo formal. No obstante, agregó que como una gran parte de los peruanos no cumple la regulación laboral, este impacto es pequeño.

“El impacto es pequeño, pero es un impacto al fin y al cabo. ¿Y por qué el impacto es pequeño? Porque la gente no cumple la legislación. Tú subes el salario mínimo y para la mitad de la población eso va a ser letra muerta“, enfatizó.

Macera, por su parte, resaltó que más que afectar a trabajadores actualmente empleados, un posible aumento del sueldo mínimo reduciría las posibilidades de las personas más vulnerables de conseguir un empleo formal.

“Lo que sucede con incrementos del salario mínimo es que más que afectar a trabajadores actualmente empleados reduce la posibilidad de nuevos contratos sobre todo con personas que están en situación de más vulnerabilidad, por ejemplo, los jóvenes”, manifestó.

Cómo solucionar el problema

Para Diego Macera, la principal causa por la que los salarios no son más altos en el Perú es la baja productividad. 

“El trabajador peruano promedio es informal, trabaja en una microempresa sin acceso a capital, sin acceso a tecnología, sin acceso a mercados, sin cadenas de valor, con baja educación”, indicó.

Razón de ello, para incrementar los sueldos de los trabajadores peruanos habría que fomentar el empleo en las medianas y grandes empresas antes que aumentar el salario mínimo.

“La idea es que las empresas que ya son productivas que ya tienen acceso a mercado, que ya tienen tecnología puedan absorber a más trabajadores. Esas son las empresas en las que se pagan mejores sueldos, en las que hay mejores posibilidades de crecer, en las que se aprende más y restringir o castigar el empleo allí es una locura“, señaló.

Hugo Ñopo, asimismo, indicó que lo que de “verdad hace falta” es mejorar el funcionamiento del mercado laboral.

“Lo que tenemos hoy es una legislación barroca que pone arena en las ruedas, que hace que todo avance muy lentamente  y necesitamos cambiar drásticamente la regulación laboral. Ese barroquismo no nos lleva a nada”, refirió.  

Es tan barroca que para un pequeño industrial, una micro empres es casi imposible prestar atención a todo el panorama legislativo/laboral. Como es tan difícil prestar atención al panorama completo, los empresarios terminan evadiendo. Si alguien  quiere de verdad respetar la legislación laboral, tiene que contratar un abogado, un contador y armar un todo un equipo de recursos humanos, y eso resulta ya demasiado oneroso, inalcanzable para una pequeña o micro empresa“, puntualizó.

Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ