viernes 29 de diciembre, 2017

La impostura del "lo que pasa" - por Marcelo Mosenson

Lectura de 3 minutos
5a4653071a2d7
Fuente: USCCA

El problema de esta frase con ansias de justificación, lo que pasa, es que no justifica nada. Apenas intenta armar un relato eludiendo el problema central, el fracaso.

Lo que pasa es causa y consecuencia del universo definido por lo que afirmamos que pasa. Como si acaso no podría pasar absolutamente nada diferente a lo que pasa. 

Lo que pasa es que me siento solo.” La realidad de esta frase tan habitual radica posiblemente en que no te sentís solo, sino que efectivamente sí lo estás, que no es lo mismo. Pero asumirlo conlleva, al menos, la ventaja de atacar de raíz el problema, mientras que lo otro apenas se ocupa de algunas hojas y flores marchitas del dilema. ¿Acaso hiciste o hacés algo diferente para no estarlo? ¿Cambiaste de amigos, cambiaste de pareja o ni siquiera tenés la posibilidad de cambiar a nadie?

Lo que pasa es que no tengo tiempo. ¿Y que hacés de diferente para administrarlo?

Lo que pasa es que no tengo dinero. ¿Y que hacés para agregar valor a los demás? 

Lo que pasa es que soy así. Bueno, seguí así entonces.

Lo que pasa es que no sé qué me pasa. Pero justamente eso te pasa. No sabés por qué no solo no hacés nada por saberlo, sino que a su vez ni siquiera es necesario saberlo. Hacé algo, probá cualquier cosa que te saque de tu queja somnolienta y seguramente sabrás lo que no te venía sucediendo.

Lo que pasa es que se nos pasa la vida sin asumir que somos nosotros los que pasamos por ella. Lo que pasa es que en definitiva no nos pasa nada o, peor aún, nos pasa que no nos permitimos que nos pase algo distinto a lo que venimos pasando.

Contaminados de justificaciones que no justifican nada, tomamos como causa a la misma justificación.

Lo que pasa es que todo pasa mientras nos pasa de todo y no nos pasa nada respecto de lo que querríamos que nos pase.

Nos pasa que no nos pasa lo que desearíamos que nos pase, asumiendo que nos pasa lo que nos pasa porque no estamos dispuestos a notar que podrían pasarnos otras cosas, mientras se nos pasa la vida en lugar de ser nosotros quienes pasemos por ella. 

Frente al mero hecho de haber sido nacidos nos pasa de todo y, sin embargo, sentimos que no nos pasa nada. No nos pasa nada y pretendemos que nos pase algo. No sabemos qué nos pasa y pretendemos saberlo sin que nos pase algo. En otras palabras, nos pasa de todo y nos no pasa nada, esperando que nos pase algo distinto. Y para cuando eso sucede descubrimos que no nos pasó lo que hubiésemos imaginado que nos habría de pasar. 

Hay quienes se dan un pase para que les pase algo. Otros nos pasamos la vida preguntándonos qué nos pasa. También están aquellos que esperan que todo pase sucumbiendo a la máxima de que todo pasa, cuando lo único cierto es que pasa el tiempo. Finalmente, están quienes pasan de largo sin importarles nada de nadie.

Qué nos pasa, nos preguntamos en el seno de una pareja. Como si el pasaje fuera externo a quien lo construye al pasar por él. Cabría preguntarse entonces qué estamos pasando y qué estamos evitando pasar, en lugar de cuestionarnos fastidiosamente lo que nos pasa

Lo que pasa es que pasa un nuevo año que nunca pasa del todo porque somos los que nos viene pasando hasta que llegue el día en que ya no nos pase más nada. 

Lo que pasa es que siempre nos puede pasar algo distinto aun si la voluntad y el deseo puedan no ser suficientes como para torcer el rumbo de lo que nos pasa.

Lo que pasa es que hay frases como estas que pretenden explicarlo todo ignorando que nos limitan hasta las entrañas.

Lo que pasa  es que si realmente queremos que nos pase algo bueno este nuevo año no solo debiésemos saber lo que nos pasa, sino a su vez asumir que no sabemos nunca del todo lo que nos pasa. Pero que sea lo que sea que nos esté pasando estemos dispuestos a pasar el tiempo de otra manera. 

Por sobre todas las cosas, en lugar de esperar a que nos pase algo para sentirnos distintos, comencemos el año sintiéndonos distintos como para que nos pase algo respecto de lo que deseamos que nos vaya a pasar.

Por eso, pase lo que pase, ¡pásenla genial!

Marcelo Mosenson es escritor y cineasta. Más allá de un café es su última novela. Es socio fundador y director de la productora www.nomadefilms.com También es socio y director de contenidos de la empresa de marketing www.crazymarketing.company Estudió cine y fotografía en París. Becario Fulbright obtuvo un Masters en comunicación y medios en The New School University, NYC.
Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ