jueves 9 de noviembre, 2017

Caso El Frontón: la Corte IDH no pinta - por Renán Ortega

Lectura de 3 minutos
5a039ab57033f
Fuente: Andina

Alonso Gurmendi, experto en Derecho Internacional y además profesor de la Universidad del Pacífico, publicó una columna en El Comercio en la que se opone a la acusación constitucional del fujimorismo a los vocales del Tribunal Constitucional. Pero lleva el caso aún más allá, Gurmendi propone (en su Facebook) una solución creativa para el caso El Frontón.

Para contextualizar, la razón por la cual hay un escándalo en el TC es por una sentencia que definiría si en El Frontón se cometieron delitos de lesa humanidad. Si es que hubo crímenes de lesa humanidad, esos delitos no prescriben y, por lo tanto, los implicados tendrían que ser investigados por la justicia peruana. De otro modo, no puede realizarse un proceso.

No obstante, para el abogado, esa es una discusión que no tiene ningún sentido. Para él, no importa si el TC dice que en El Frontón se cometieron delitos de lesa humanidad o no, pues el caso debe investigarse igual. ¿En qué se basa? En que hay jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) que establece que casos de graves violaciones de Derechos Humanos no pueden quedar impunes vía prescripción extintiva.

¿Qué tienen que ver las sentencias de la Corte IDH con cómo funciona el derecho interno? Dice Gurmendi que la “4ta Disposición Transitoria y Final de la Constitución y el art. V del Código Procesal Constitucional son claros en decir que la Constitución debe interpretarse de acuerdo con las sentencias de la Corte IDH”.  Entonces, para él, es posible interpretar la prescripción en el Derecho Penal tal como se hace en el ámbito internacional. Sin embargo, si se revisa el texto al que se refiere Gurmendi, las cosas no son tan claras.

Revisemos, primero, la Constitución. Dice así: 

“Cuarta.- Las normas relativas a los derechos y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretan de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y con los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por el Perú.”

El problema que comete Gurmendi es que confunde sentencias y jurisprudencia con tratados. Las normas se interpretan de acuerdo a los tratados, no de acuerdo a las sentencias.

Por otro lado, cita la norma del Código Procesal Constitucional (CPC) que dicta lo siguiente:

“El contenido y alcances de los derechos constitucionales protegidos por los procesos regulados en el presente Código deben interpretarse de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos, los tratados sobre derechos humanos, así como de las decisiones adoptadas por los tribunales internacionales sobre derechos humanos constituidos según tratados de los que el Perú es parte.”

Y resaltemos “procesos regulados en el presente código”. En el caso El Frontón se discute la prescripción en un proceso penal, no en un proceso constitucional. En un proceso penal las reglas de la prescripción funcionan de acuerdo a lo establecido en el Código Penal y lo que la Constitución mande. En un proceso penal, las interpretaciones no se hacen de acuerdo a la jurisprudencia de la Corte IDH y no hay nada en la Constitución que diga lo contrario.

El artículo que cita Gurmendi del CPC tiene rango de ley, mas no rango constitucional. La única forma de romper, entonces, con la prescripción en el caso El Frontón sí es determinar si hubo lesa humanidad o no. ¿Por qué? Porque la Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad así lo dice. Y esa convención sí está respaldada por la Constitución.

Es importante entender, entonces, que lo que dicten las cortes internacionales no es aplicable a nuestros procesos penales y, de hecho, considero que eso sería peligroso. Pero esa es otra discusión.

Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ