miércoles 22 de febrero, 2012

INFORME: Todo lo que tienes que saber sobre el caso Pura Vida

Lectura de 5 minutos
24605

Estos últimos días se ha hablado mucho del caso Pura Vida, en el que el gobierno de Panamá prohibió la importación de esta línea perteneciente al Grupo Gloria por, presuntamente, inducir a engaño al consumidor. A diferencia de lo que su etiqueta sugiere (y aquí el “sugiere” es clave) en realidad no sería leche. Es más, el mencionado grupo lo ha aceptado. Todo lo que tienes que saber está en este informe.

Panamá: bebida que simula ser leche

El cuestionamiento comenzó con una denuncia en Panamá. La Asociación de Ganaderos de dicho país categorizó la bebida como una “saborizante y colorante que simula ser leche” y que por consecuencia “no refleja realmente el contenido” que dice ser. Por esto, el gobierno de Panamá decidió suspender el ingreso y comercialización de este producto en su país.

El producto era importado y vendido como si fuera leche evaporada. Sin embargo, al contener ingredientes como lectina de soya, estabilizantes, vitaminas, leche de soya y esencia de leche, dejaría de ser calificada como leche.

Aunque no es dañina, el problema estaría en que el etiquetado –la imagen de una vaca– puede resultar engañosa para el consumidor. Para poder volver a ingresar su producto a Panamá, el Grupo Gloria deberá amoldarlo a las normas nacionales para el etiquetado de alimentos preenvasados. 

En un comunicado oficial del Grupo Gloria, defiende su producto asegurando que contiene un 60% de leche evaporada, y que el etiquetado es el que corresponde según la normativa nacional. 

¿Cuándo sí es leche?

El producto es considerado leche cuando esta es su producto base, es decir, su ingrediente prominente. Al producto se le puede quitar grasa (descremada), añadir nutrientes (enriquecida) o quitarle la lactosa, y sigue siendo leche.

En cambio, por ejemplo, si a esa leche se le retira la grasa animal (digamos que para hacer mantequilla) y se reemplaza con grasa de soya para equiparar los niveles de una leche entera, el producto final es ahora un preparado análogo a la leche. Esto como consecuencia de que el subproducto deviene de otros procesos completamente ajenos al producto que te daría una vaca.


¿Cómo puedo darme cuenta?

La respuesta es más simple de lo que se cree. El empaque, en una zona visible, debe decir exactamente la palabra “leche”. Si no lo encuentras en ninguna parte, lo más probable es que sea una “bebida láctea”. Esto debe estar en la descripción del producto, generalmente en la parte inferior a la derecha, y debe decir qué es el producto (no es lo mismo que los ingredientes en la parte de atrás).

En el caso de Pura Vida, cumple con lo anterior y no dice la palabra “leche” visiblemente. Pero hay dos detalles que pueden inducir a error: la imagen de la vaca y la expresión “leche evaporada con” en la descripción en vez de decir “bebida en base a”.

Descripción al reverso de la etiqueta

¿Regular más?

Actualmente, no hay una regulación precisa sobre el tema. La presentación de la información está abierta a criterios propios de las empresas como, por ejemplo, el tamaño de la letra o el lugar del empaque. Existen organismos internacionales que han definido lo que sería correcto en las prácticas de etiquetado, pero nuestra normativa no las incluye. 

Actualmente, el Congreso es quien debe reglamentar la Ley 30021 “Ley de promoción de la alimentación saludable para niños, niñas y adolescentes” para regular este tema. Asimismo, el congresista Salvador Heresi ha presentado un proyecto de modificación a la ley que debe pasar a las comisiones de Protección del Consumidor y Salud. 

El organismo encargado del etiquetado tampoco está debidamente definido en la mencionada ley. Sin embargo, Indecopi es la institución que vela por la protección del consumidor. Esta entidad ha convocado una reunión extraordinaria al Consejo Nacional de Protección al Consumidor para discutir lo sucedido en el caso Pura Vida y determinar si califica como publicidad engañosa. 


Comunicado de Indecopi frente al caso

Para el experto en protección al consumidor, Enrique Cavero, la salida no es regular más, sino hacer valer los principios ya establecidos.

“Los principios fundamentales en publicidad son simples. Las noticias suelen escandalizar lo que pasa y proponen regular todo, pero la que tenemos es bastante buena justo por basarse en principios. Si induce a engaño es ilegal y punto, no hay más que regular”, explicó.

También, afirma que poner más requisitos en las etiquetas podría tener el efecto contrario pues “hay que tener cuidado con agregar información. Es bueno escoger lo esencial pues llenar de información pone en segundo plano la que es relevante. Asimismo, no garantiza que los consumidores lo lean, genera altos costos y hace que el mercado informal crezca”.

Escenario actual 

La realidad es que la mayoría de leches evaporadas se encuentran en la misma situación que Pura Vida. La bebida es diluida, reconstruida y la grasa deja de ser animal para ser reemplazada por la vegetal. Nestlé también estaría involucrado por tener el mismo problema que Pura Vida –perteneciente al grupo Gloria– con su línea Reina del Campo. 


Línea de Nestlé involucrada

Según la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (Aspec), ambas empresas “no cumplen con la legislación nacional” y concluyen que “no pueden ser comercializadas en Perú bajo la denominación de leche evaporada” por violar “el principio de veracidad publicitaria”. 

Este miércoles, la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso revisará ambos casos para determinar cuáles serán las medidas y posibles sanciones que se impongan a las mencionadas empresas.

Para Enrique Cavero, la sanción debe depender exclusivamente de si se determina o no que induce al error al consumidor. Y si es afirmativo, sería especialmente delicado pues Indecopi ya había declarado infundada una denuncia contra Pura Vida por publicidad engañosa en el 2010. 

Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ