miércoles 22 de febrero, 2012

¿Quién es Edith Lagos, la senderista del video del Frente Amplio?

Lectura de 2 minutos
23425

Ayer, la bancada del Frente Amplio publicó, a través de su cuenta de Twitter, un video que generó la indignación de cientos de peruanos. El video, que buscaba recordar que la Corte Interamericana de Derechos Humanos avaló la existencia de una ejecución extrajudicial durante la Operación Chavín de Huántar, finalizaba con una escena inaudita: el velorio de Edith Lagos. Más grave aún, en la escena se hablaba de los “héroes de la democracia”.

Lo polémico de este asunto es que Edith Lagos fue una militante senderista que murió en un enfrentamiento con la Policía. Con apenas 19 años, Lagos se había convertido en una de las figuras más conocidas del Sendero Luminoso de los años 80. Ayacuchana e hija de un comerciante de clase media, estudiaba derecho en una Universidad San Martín de Porres, pero volvió para unirse a la “lucha popular”.

Lagos falleció en un enfrentamiento cuyo origen ha sido materia de controversia. Según quienes la apoyan, el 3 de setiembre de 1982 atacó, junto a otros guerrilleros y como parte de su lucha, a una patrulla antisubversiva. Durante el tiroteo, los oficiales pudieron pedir refuerzos, por lo que un helicóptero llegó con miembros del Ejército. 

El periodista Gustavo Gorriti y la historiadora Robin Kirk, sin embargo, afirman en su libro “The Shining Path: A History of the Millenarian War in Peru” que la versión más creíble del enfrentamiento es otra. Una mucho menos romántica. Edith Lagos habría estado aprendiendo a manejar con su novio cuando el carro se les malogró y, para terminar su lección, intentaron tomar una pick up que pasaba por el lugar. No obstante, tomar la pick up no les fue posible por la resistencia de la los agentes antisubversivos. Esta versión fue contada por un cura al escritor británico Nicholas Shakespeare.

Pero este enfrentamiento no es el único en el que participó Edith Lagos. Un año antes, la terrorista fue una de las reas rescatadas en el asalto de la prisión de Ayacucho. Ella misma había ayudado a planificar el asalto que terminó con la liberación de 78 condenados por terrorismo y otros presos comunes. Ese día varios guardias nacionales perdieron la vida.

Cuando Lagos murió, una multitud se reunió a despedirse de sus restos. De acuerdo a la historiadora Robin Kirk en su libro “Grabado en piedra: las mujeres de Sendero Luminoso”, más de 10 mil personas reunieron a recibir en féretro en la catedral de piedra de Huamanga: “la la más grande multitud jamás reunida con un
 motivo no religioso”. Según algunos, cuando el féretro de Lagos era paseado por las calles de Huamanga, entre la multitud paseaba el sanguinario terrorista Abimael Guzmán.

Siempre listo para la conversación del día.
Ad
Copyright © 2018 - GRUPO ALTAVOZ