(EDITORIAL): Tiempos de periodismo irresponsable
Opinión
Paolo Guerrero
FUENTE: Andina

2017-11-13 09:06:00

Altavoz 

"El periodismo tiene que ver con la búsqueda de la verdad y, muchas veces, esa verdad puede contradecir nuestras creencias. Puede ir en contra de nuestro feminismo, liberalismo, socialismo o cualquier mismo que nos represente. Busquemos la verdad, por el bien del lector."


Vivimos en un tiempo en el que la información corre con mayor velocidad y con más libertad que nunca. Obtener información es, para el usuario, más fácil de lo que jamás fue. El Internet y el desarrollo de los medios de comunicación permiten que cualquier persona puede ser generadora de contenido y permiten que los medios tradicionales lleguen a más personas más rápido. Pero también significa que encontrar mentiras y mala información es más fácil que antes.

Así, se ha vuelto común ver titulares fortísimos dando vuelta por internet, por WhatsApp, por correo, por Facebook y Twitter. Mientras más fuerte el titular, más grande la bomba y, mientras más exclusiva la información, mayores seguidores y más visitas vamos a tener. Mientras tengamos más visitas, hay más publicidad en la página y con esa publicidad los diarios sobreviven.

El problema es que como las ventas en internet dependen de la constante atención del lector, los esfuerzos por atraer números han hecho que el periodismo escrito luche por ser el más rápido, mas no el más riguroso. Lo hemos visto con el caso Guerrero en las últimas semanas. Los medios hoy son los encargados de subir información “exclusiva”, con uno que otro adorno lingüístico, pero sin el menor respaldo.

No fueron pocos los medios que hicieron circular una noticia sobre el mensaje de los supuestos abogados de Guerrero, ni pocos los que difundieron titulares donde acusaban al laboratorio que le hizo la prueba antidopaje de tener un pasaje oscuro. Ambos parte del fake news que hoy da vueltas por todos lados sin el menor filtro. 

Hoy, la misión de los medios de comunicación se hace más importante, pero más difícil. Difícil porque tenemos que vivir con la constante presión de que las personas nos tienen que leer constantemente para sobrevivir. Difícil porque tenemos que competir con los millones de millones de artículos compartidos y subidos al Internet constantemente. Con las más de 300 horas de contenido audiovisual subidas a YouTube cada minuto.

Y ante esa avalancha de información tenemos que ser nosotros el paraguas bajo el que los lectores puedan obtener perspectiva, rigor y saber que lo que se publique va a ser contenido comprobado. Es fácil soltar información que genere un impacto tremendo. Es fácil saltearse prácticas periodísticas responsables para sacar una primicia.

Lo difícil es el trabajo del verdadero periodismo. Detenerse un rato a corroborar toda la información que se tiene. Dejar el activismo de lado para analizar con datos fríos lo que el corazón parece asegurar. Porque el periodismo tiene que ver con la búsqueda de la verdad y, muchas veces, esa verdad puede contradecir nuestras creencias. Puede ir en contra de nuestro feminismo, liberalismo, socialismo o cualquier mismo que nos represente. Busquemos la verdad, por el bien del lector.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS