(EDITORIAL): ¿Y si imitamos a Nueva Zelanda?

2017-10-13 07:00:00

Altavoz 

El Perú tiene mucho por aprender del país al que pronto se enfrentará el equipo de Ricardo Gareca-


Probablemente gracias a que nuestro país jugará el repechaje, muchos peruanos escucharon por primera vez sobre Nueva Zelanda. Este pequeño país perteneciente al continente de Oceanía es tan poco conocido en general en América Latina que no han faltado las noticias en medios peruanos acerca cómo es Nueva Zelanda e incluso sobre cómo se escribe su nombre. 

Sin embargo, Nueva Zelanda es un país que debería ser más conocido en el Perú porque es una nación de la que podemos aprender bastante: son uno de los mayores casos de éxito a nivel mundial. El país peninsular no es solo el país con mayor facilidad para hacer negocios de acuerdo al ranking Doing Business del Banco Mundial, sino que tiene a una de las sociedades más ricas y prósperas del planeta. De acuerdo al Índice para una Vida Mejor de la OCDE, Nueva Zelanda supera en calidad de vida a países como Estados Unidos, Finlandia, Reino Unido, Alemania y Francia. 

Al igual que muchos otros países, Nueva Zelanda no siempre fue un país ejemplar y se convirtió en una sociedad prospera después de experimentar una grave crisis económica que se inició luego de un periodo de bonanza. En efecto, durante mucho tiempo Nueva Zelanda gozó de un alto nivel de vida gracias en buena parte a las condiciones especiales de comercio que le había dado el Reino Unido (no olvidemos que la Reina Isabel es también reina de Nueva Zelanda). En algún momento el Reino Unido llegó incluso a otorgarle precios fijos a las importaciones neozelandesas.  

Sin embargo, con el ingreso del Reino Unido a la Unión Europea estas condiciones especiales terminaron y la economía neozelandesa comenzó a estancarse. De ser el quinto país más rico en 1970 pasaron a ser el veinteavo en 1985 y la deuda externa creció del 11% del PBI en 1973 a un 95% en 1982. Los políticos intentaron solucionar la crisis aplicando medidas intervencionistas, pero lo único que consiguieron fue que el gobierno de turno tuviera que llamar a elecciones anticipadas en el 84. Nueva Zelanda era uno de los países más proteccionistas del mundo y tenía un Estado de bienestar plagado de empresas públicas costosas e ineficientes. 

Fue con las elecciones anticipadas del 84, sin embargo, que las cosas empezaron a cambiar. Durante los 80 se introdujeron reformas económicas que reestructuraron por completo Nueza Zelanda. Se privatizaron las empresas públicas, se flexibilizó el mercado laboral, se eliminaron los subsidios, se redujo el impuesto a la renta del 66% al 33% y se redujo la gran mayoría de aranceles (para el 2002 alrededor del 95% de las importaciones pagaban cero aranceles).

Si bien esta historia es similar a la del Perú, lo cierto es que en Nueva Zelanda la reforma no quedó incompleta. Mientras que Nueva Zelanda es el segundo país económicamente más libre del planeta de acuerdo al Fraser Institute, el Perú ocupa un mediocre puesto 43. Pero no solo eso: en Nueva Zelanda se hizo una profunda reforma del Estado que implicó exigir a los funcionarios públicos metas, se introdujo el despido por resultados, se empezó a incentivar el mérito y se comenzó a contratar generantes públicos por un periodo fijo que no coincidía con el ciclo electoral.  

En el Perú, además a averiguar sobre nuestro próximo rival futbolístico, deberíamos prestarle más atención a Nueva Zelanda en las canchas de la economía y la reforma del Estado, dos terrenos en los que en definitiva nos superan. 


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS