VOCES: Macarena Puelles, la fotógrafa de la desnudez, la sangre y lo "feo"
Cultura
Macarena Puelles
FUENTE: Agustina Montanaro

2017-09-07 18:00:00

Adriana
Chávez
 

"Me han censurado demasiadas veces y, con mis fotos, siento que lucho contra eso todos los días", confiesa la original fotógrafa peruana que alista un nuevo portafolio.


Lo que más le gusta a Macarena es conocer a la persona que va a fotografiar. Para ella es “un goce total” hacer fotos, a pesar de que muchas de ellas hayan sido censuradas en más oportunidades de las que puede recordar. Es que los desnudos –en especial los pezones femeninos– no son muy amigos de las redes sociales. A Macarena la inspiran muchas cosas: el agua, la tierra, el aire; los elementos, en general, y la naturalidad del cuerpo humano. En las fotografías que toma parece que van a pasar un montón de cosas y, cuando le pregunto cómo hace para que esto suceda me responde: “te juro que no sé, es como una fuerza dentro mío”.

*

Como nadie quería quitarse la ropa para ella, Macarena Puelles empezó a retratarse a sí misma desnuda. Desde la secundaria se volvió mucho más sexual y desenvuelta. Empezó a apreciar su cuerpo y a capturar aquellas partes que le gustaban de él. Empezó entonces a tomarse fotos desnuda y, aunque su entorno más cercano no lo entendió en un inicio, subía sin pudor las imágenes a Facebook, perdiendo poquito a poco el miedo. Ese fue el inicio de su carrera como fotógrafa.

El año pasado se graduó en el Centro de la Imagen y ahora se dedica, exclusivamente, a proyectos más personales. Macarena fotografía a mujeres desnudas y, por eso, ha sido censurada más de una vez. “Yo siento que lucho contra eso todos los días porque todos los días pongo fotos de mis tetas, de otras tetas, de pezones y las borran”, me cuenta.

 

Lima, 2017 #girlgaze #art @ananduki

Una publicación compartida de macarena puelles (@macarenapuelles) el 23 de Jul de 2017 a la(s) 5:00 PDT

Tras culminar sus estudios, se ha enfocado en trabajar en lo que más le gusta: tomar fotos con un estilo propio y original; plasmar las miles de ideas que inundan su cabeza. Y, a pesar de que muchos consideran mala la improvisación, para Puelles funciona. Así, ha empezado a construir un nuevo portafolio en el que se centra en lo que le interesa más estéticamente, “sin tener a nadie que le diga qué hacer”.

“Hay chicas que han aparecido en mi vida y me han dicho que mis fotos las hacen sentir bonitas”

Le gusta conocer a la persona que va a fotografiar y formar un equipo de trabajo agradable  –“que la modelo no esté en otra”– y, si no la conoce, ir conociéndola mientras hace su trabajo. “Hay gente que se demora mucho en desnudarse y yo trato de ser empática, siempre preguntándoles si se sienten bien o necesitan algo”, cuenta.

 

Lima, 2017 🌻

Una publicación compartida de macarena puelles (@macarenapuelles) el 26 de Ago de 2017 a la(s) 11:46 PDT

“Yo creo que mi trabajo tiene cosas que dan asco”

Mientras que muchos retratan la felicidad y lo bello, Macarena no teme exponer lo que podría ser considerado “feo”; tampoco tiene miedo en mostrarse llorando. “Me gusta el dolor… ese lado abyecto de la vida: las cosas que no se deberían ver, lo que está prohibido, porque eso es justamente lo que impacta a las personas”.

Es por eso que, en varias de sus fotos, aparecen moretones, cicatrices y estrías. Lo que otros esconden es lo que Macarena muestra. Para ella, exponer las emociones y lo real se está volviendo mucho más normal con el tiempo.

“Se espera que todo sea bonito y perfecto pero no es así, hay un tema muy grande en lo feo, en lo que no se debería mostrar. Tengo una cosa con registrar todo lo que me está pasando. Para mí tomar fotos es encerrar un recuerdo para, después, sentir lo que sentí en ese momento. Y ahora guardar recuerdos es tan fácil”, confiesa.

 

Lima, 2017 Thank you @style.arbiter #model @ibenulvbjerg #styling @ximenacasta_ #makeup @dannabenhaim #artdirection @j____vilca #girlgaze ✨🦊

Una publicación compartida de macarena puelles (@macarenapuelles) el 5 de Jul de 2017 a la(s) 10:19 PDT

Muchos consideran que sus fotos son feministas, pero para Puelles el feminismo tiene más que ver con empoderarse, con su forma de actuar. “Es como un chip que tengo metido en la cabeza”, me dice.

Macarena quiere exponer pronto, pero, por ahora, construye minuciosamente su nuevo portafolio. Le dicen de todo, recibe todo tipo de comentarios pero se queda con los de quienes le aseguran que sus imágenes transmiten algo mágico. Me asegura que ya encontró su propia fórmula para fotografiar. Le creo. Sus fotos lo demuestran. 

*

 

Lima, 2017 Elisa 💌

Una publicación compartida de macarena puelles (@macarenapuelles) el 28 de Ago de 2017 a la(s) 6:39 PDT

 

Lima, 2017 Elisa maquillada por @kevinchoimua 🌹

Una publicación compartida de macarena puelles (@macarenapuelles) el 29 de Ago de 2017 a la(s) 2:13 PDT

 

el agua es mágica 🦋

Una publicación compartida de macarena puelles (@macarenapuelles) el 4 de Sep de 2017 a la(s) 9:42 PDT

 

Lima, 2017 #girlgaze 🌹

Una publicación compartida de macarena puelles (@macarenapuelles) el 3 de Jun de 2017 a la(s) 4:02 PDT

 

Lima, 2017 @camiserra95 #girlgaze (no entiendo por qué siempre denuncian esta foto. Es mi favorita 💘)

Una publicación compartida de macarena puelles (@macarenapuelles) el 23 de Abr de 2017 a la(s) 6:59 PDT


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS