"Una de las mejores decisiones de mi vida: ser poliamorosa"
Misceláneas
Noemí Casquet y Alberto
FUENTE: Verne

2017-09-04 16:37:00

Adriana
Chávez
 

"Nos dimos cuenta de que no queríamos únicamente sexo sin sentido con terceras personas. Buscábamos conexión": esta es la historia de Noemí Casquet, una joven que dejó de lado la monogamia.


Noemí Casquet nunca pensó que podría tener una relación no monógama. El miedo y la moralidad le impedían, a sus 25 años, “lanzarse” a la poligamia. Pero un día se armó de valor y tomó una decisión que considera una de las mejores de su vida: ser poliamorosa. 

Pero, ¿qué es el poliamor?

De la palabra en inglés polyamory, procedente del griego y latín -que significa “muchos amores”-, fue acuñada en los años 90, cuando empezó a desarrollarse en varias partes del mundo. Una vez explicado esto, cabe decir que el poliamor, en general, comprende el amar o desarrollar sentimientos por varias personas a la vez, con el consentimiento de las mismas. 

Puedes leer: ¿Las mujeres miran porno?: 10 jóvenes nos cuentan cuál es su categoría favorita

Noemí se preguntó, en un inicio, por qué era monógama y por qué existía la monogamia. Por ese entonces llevaba tres años de relación con su actual pareja, Alberto, pero ya se había “fijado” en otras personas. 

“La sociedad me decía que eso estaba mal, que el resultado de esa ecuación siempre daba negativo. "Eso es que no le quieres", se atrevían a decirme. Cuando el amor que siento hacia Alberto es como los decimales del número π. Infinitos”, confiesa. 

Los miedos

Casquet decidió preguntarle a su pareja qué pasaría si se acostaba con un hombre llamado Carlos. A pesar de que al principio no sabían si podrían gestionar sus emociones, él le respondió: “no pasaría nada” y sonrió. A partir de ese momento, la pareja se abrió al poliamor. 

Al principio, nombraron su relación como una de no exclusividad sexual y la mayoría de sus amigos y familiares no lo aprobaron. La primera vez que Noemí se acostó con alguien, la relación casi se rompe, pues empezó a desarrollar sentimientos hacia la otra persona. 

Sin embargo, seis meses más tarde Alberto conoció a una mujer con la que estableció una relación especial. Desde entonces, se dieron cuenta de que lo que querían no era “sexo sin sentido” con otras personas: lo que buscaban era conexión. 

“Alberto se acostó con otra chica a la que conoció por Tinder y con la que estableció una relación muy especial. Así nos dimos cuenta de que no queríamos únicamente sexo sin sentido con terceras personas. Buscábamos conexión. De ese modo, abrimos la puerta, con muchísimo miedo, al poliamor”, cuenta. 

Puedes ver: 12 chic@s nos cuentan sus experiencias sexuales más vergonzosas

Explicar los sentimientos

Noemí cuenta a Verne que, una vez a la semana, se sentaba con su pareja con una copa de vino y hablaban sobre las otras relaciones que mantenían. En el “contrato”, se debieron recoger los puntos más importantes de su nueva relación poliamorosa.

“El contrato debe recogerse los puntos más importantes de la relación y debe dar respuestas a: quién (con qué personas podemos mantener relaciones y con quiénes no), cómo (qué medidas de prevención de Enfermedades de Transmisión Sexual debemos utilizar), dónde (lugares que están permitidos y prohibidos), qué (tipo de relación que podemos tener con terceras personas y/o tipo de prácticas sexuales) o cuándo (días u horarios permitidos o prohibidos). Y, por supuesto, incluyendo nuestro derecho a veto, es decir, el poder pedirle a tu pareja principal que no se acueste con esa persona, exponiendo siempre los motivos”, asegura. 

Para Noemí, “el amor es infinito, pero el tiempo no”. Por ello, todos deberíamos saber quién es nuestra prioridad y a quién nos apetece dedicarle más tiempo. No fue fácil. Lo emocional fue lo más difícil. Al principio, ambos sentían celos pero, poco a poco -jalando la pita-, las inseguridades llegaron a encontrar un origen en su familia y en una relación antigua de maltrato. 

“Trabajé con esas inseguridades propias –o como la sociedad insiste en llamarlo, los celos- y eso me convirtió en lo que soy ahora: una persona que tiene una gestión emocional por encima de la media”, contó. 

Para leer la historia completa puedes entrar aquí.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS