Tristram Stuart: “La tercera parte de la comida del mundo se desperdicia”
Vida & Salud
Tristram Stuart
FUENTE: Tristram Stuart

2017-08-23 16:46:00

Ecomanía 

"Activista, Ambientalista y escritor. Tristram Stuart es una figura muy reconocida del movimiento sostenible. Es el autor del libro "Despilfarro: el escándalo global de la comida. Su objetivo: despertar conciencia por el desperdicio de alimentos. Ecomania conversó con el en mayo durante su visita a Argentina a la 9na Disco Sopa. Bon appétit."


Por: Dolores Senmartin – Voluntaria de Ecomanía en Argentina

Para más información como esta visita la página de Ecomanía.


¿Cómo empezaste a darle importancia al reciclaje y al cuidado del ambiente?

Esto comenzó cuando yo tenía 15 años, tenía cerdos en mi casa y los alimentaba con todos los desperdicios que dejaban en la cocina de mi colegio y de los hipermercados del área donde vivía. Ahí me di cuenta de la cantidad de comida que se desperdiciaba. Yo era un nuevo ambientalista y noté que era ridículo lo que estaba sucediendo. Empecé a comer lo que se desperdiciaba y a llevar periodistas a los supermercados para que vieran cuánta comida se tiraba. Hablé con mucha prensa e hice campañas. En el 2009 escribí un libro cuando pude calcular que la tercera parte de la comida del mundo se desperdicia. Lo que quiero es llevar el mensaje a grandes cantidades de gente.

Fuente: Tristram Stuart

¿Sigues criando cerdos?

Sí. Encontré algunas organizaciones que me respaldaron. Realizamos una campaña internacional para alimentar a los cerdos con esos desperdicios. Logramos alimentar a 5000 personas con la carne de cerdo que criamos de esa manera. Actualmente, seguimos con este proyecto en Londres.

Fuente: Karolina Webb

¿Cuál es la lógica del mercado que promueve el desperdicio de alimentos?

Desde ya, cada país es una historia diferente. Podemos decir que en los países ricos, en todos losniveles, cultivan más comida de lo que realmente se necesita, tanto en América como en Europa. Los supermercados ofrecen más comida en las góndolas de lo que realmente creen que van a vender, solo por una cuestión de mantener una imagen. Y, por otro lado, la gente compra más comida de lo que realmente consume. Lo mismo ocurre con los restaurantes y bufés. Pero en un país como Argentina, uno de los mayores problemas no tiene que ver con la elección de la gente sino con el funcionamiento del mercado en sí. Por ejemplo, los productores argentinos que siembran papas o manzanas para exportar, tanto a Europa como a América del Norte, gastan dinero, tierra, agua, entre otras cosas, para poder cultivar el producto y, finalmente, no lo pueden exportar porque tanto los países de Europa como Estados Unidos encuentran mejores precios en Guatemala o Kenia. Otro motivo es que la apariencia de estas frutas o verduras no son óptimas para comercializarlas en esos países. Acá en Argentina veo inmensas cantidades de comida desperdiciada por este motivo. Lo cierto es que no he realizado muchas investigaciones sobre Argentina en particular, pero en Perú, recibí muchísimos llamados diciendo que estaban desperdiciando toneladas de alimentos, simplemente porque los supermercados en Europa no quieren importarlos. Estos dos comportamientos del mercado son, principalmente, los que promueven el desperdicio de alimentos y afectan así al ambiente.

Fuente: Yo Cambio

¿Exactamente cómo el desperdicio de alimentos afecta al ambiente?

Básicamente, la producción de alimentos llevada a cabo por el ser humano es la principal causa que afecta a la Naturaleza. No solo se desperdician alimentos sino que también es el desperdicio de agua y de muchos otros recursos naturales durante todo el proceso de producción. Por otro lado, la utilización de fertilizantes causa la extinción de las especies. Es un ciclo de desperdicio, un ciclo que hay que frenar.

Fuente: National Geographic

¿Cuáles son las posibles soluciones?

Dos cosas. Primero, hay que terminar con los desperdicios. Esta es una manera de reducir la tala de árboles para producir más cultivos. Pero por otro lado, lo más importante en este momento es que todas las grandes compañías como Monsanto, Cargill, el departamento de agricultura de las Naciones Unidas, entiendan mi punto. Ellos dicen que hay que duplicar la producción de alimentos del 20 al 50% para poder alimentar a todos los seres humanos. Pero nosotros les tenemos que demostrar que ya hay suficiente comida y que lo único que hay que hacer es parar el desperdicio en cada país. Les tenemos que hacer entender que no hace falta seguir destruyendo el mundo para producir más alimento.

Fuente: Culture Unplugged

¿De qué manera promueves esta ideología?

Hablo con la prensa, con la gente, participo de estos eventos como la Disco Sopa y otros. También viajo mucho y a donde voy promuevo la sostenibilidad. En diciembre de 2009 organicé un acto en la plaza Trafalgar Square de Londres, conocido como el "Feeding the 5000" (Alimentando a 5000), con el que quería despertar la conciencia para reducir el derroche de comida. Para ello, se repartieron gratuitamente a 5.000 personas curry, batidos y comida fresca que de otra forma hubieran terminado en la basura. Este acto se repitió por toda Gran Bretaña y otros países de Europa. El objetivo era demostrar que se podían alimentar a 5000 personas con “desperdicios”.

Fuente: National Geographic

¿Cuál es tu plato o bebida sostenible favorito?

Mi último proyecto fue mi compañía de cerveza llamada Toast Ale. Consiste en una cerveza hecha de pan destinado a ser desperdicio por haberse secado o puesto viejo. Lo que hacemos es juntar todo el pan de las grandes panificadoras. Empezamos a hacerlo hace un año y ya hemos abierto franquicias en varios países. Es posible que el próximo año la marca ya esté en Chile. Lo cierto es que la gente toma cerveza y come pan en todas partes del mundo. Por lo tanto, promover el movimiento sustentable desde ese lado me parece muy interesante.

Fuente: Mirror

¿Qué otros hábitos sostenibles tienes incorporados?

No sé por dónde empezar (risas). Todo en realidad, está en mi persona. Por ejemplo, calefacciono con leña la casa y el agua. Antes vivía en el campo y no cocinábamos ni nos calefaccionábamos si no fuera de esa forma. Ahora vivo en Londres y utilizo el mismo sistema. Pensé que no iba a poder conseguir leña en la ciudad, pero en realidad es mucho más fácil de lo que pensaba. La gente corta los árboles y no sabe qué hacer con la leña. Entonces yo manejo por horas recolectándola para utilizarla en mi hogar. También tengo panales de abejas en mi jardín para producir miel. Lo que más me gusta es aparecerme en algún país, ponerme en contacto con la gente local y decir les hagamos esto o lo otro. Cuando empecé con todo esto tenía 15 años y estaba solo en mi campo. Ahora tengo un montón de amigos por todos lados que me apoyan con el movimiento.

Fuente: Shambala Festival

Por último, ¿tienes algo para decirle a todas las personas que no reciclan ni cuidan el ambiente?

De la manera que yo lo veo, cuidar la Naturaleza debería ser una preocupación de todos, porque vivimos de y gracias a ella. Tienen que entender que su destrucción nos perjudica a largo plazo a nosotros mismos. Los invito a que se unan a este movimiento, que vengan a estos eventos a divertirse y a cuidar el planeta. Hay que divertirnos más que la gente que destruye la Naturaleza.


¿Sabías que en el Perú existen iniciativas como estas?

Conoce más del proyecto Sinba.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS