(EDITORIAL): Más inversión, menos xenofobia
Opinión
FUENTE: Andina

2017-08-10 11:42:00

Altavoz 

Es importante preocuparnos por la seguridad nacional, pero debemos hacerlo con inteligencia y no cerrando las puertas al desarrollo.


El mes pasado, el Ministerio de Producción publicó una resolución correspondiente a dos proyectos de inversión cercanos a la frontera con Chile. Como ambas inversiones implican capital chileno, requieren de la aprobación del gobierno para poder ejecutarse. Y es que, de acuerdo a nuestra Constitución, los extranjeros no pueden tener propiedad "dentro de cincuenta metros de las fronteras" bajo pena de perderla en favor del Estado.

Frente a la resolución de Produce, muchos han criticado al gobierno con argumentos chauvinistas e incluso xenófobos. En Arequipa incluso se llegó a quemar una bandera chilena en protesta contra la resolución del Ministerio de Producción. Entre los políticos tampoco han faltado los críticos de esta iniciativa del gobierno. Tras el discurso presidencial de 28 de julio, Marco Arana llegó a decir que Produce pretende "vender con nombre propio terrenos dentro de los 50 km de frontera en Tacna para supermercados chilenos". 

Por supuesto, no todos los críticos de la resolución recurren a argumentos tan superficiales. La razón por la que se prohíbe la propiedad de extranjeros dentro de los 50 kilómetros es la seguridad nacional. Con este artículo, los redactores de la Constitución trataron de evitar que ciudadanos de otros países puedan tener propiedades que en caso de guerra resulten útiles para las tropas enemigas. Por conocidas razones históricas, el caso de la frontera con Chile es especialmente delicado. 

Sin embargo, la Constitución también prevé excepciones para que los extranjeros puedan adquirir propiedad dentro de los 50 kilómetros de la frontera: la necesidad pública. Y, siendo honestos, la inversión privada puede perfectamente calzar en este supuesto. Si bien la seguridad nacional es importante, se debe evaluar cada pedido de excepción y la resolución de Produce ha optado por la decisión correcta. 

Los dos centros comerciales que se pretenden construir con capital chileno no son de ningún modo una amenaza para el Perú. Si estuviésemos hablando de un gasoducto o de una refinería podría haber peligro por la naturaleza misma del negocio, pero los centros comerciales no harán más que generar empleo y riqueza. Tacna no puede estar condenada a perder millones de dólares en inversión por su ubicación geográfica.

Después de la “Guerra del Pacífico” y de la ocupación chilena del Perú, es entendible que muchos aún le guarden rencor a nuestro vecino del sur. Sin embargo, la situación política ha cambiado. Hoy no somos países enemigos, sino socios comerciales a los cuales no les conviene un conflicto bélico. Rechazar una inversión solo por ser chilena, entonces, es impedir que miles de peruanos tengan mejores oportunidades por un odio que debería quedar en el pasado. Es importante preocuparnos por la seguridad nacional, pero debemos hacerlo con inteligencia y no cerrando las puertas al desarrollo.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS