"En algún momento puso su teléfono entre mis piernas, con la cámara apuntando hacia arriba"
Misceláneas
Gina Martin
FUENTE: BBC

2017-08-09 15:05:54

Adriana
Chávez
 

Esta es la historia de Gina Martin, la joven que busca que el "upskirting", la práctica de tomar fotografías por debajo de la falda sin consentimiento de la víctima, sea considerado una ofensa sexual.


Un hombre coloca su celular entre las piernas de una mujer en minifalda y toma una fotografía. Ella no se da cuenta y, en muchas oportunidades, nunca se entera de lo sucedido. ¿Debería esto ser considerado un delito? Gina Martin considera que sí, pues fue una de las tantas víctimas del “upskirting”

Martin se dio cuenta de que un hombre le tomó una foto por debajo de la falda sin su permiso cuando se encontraba en un festival de música en Hyde Park, en Londres. Percibió una actitud muy extraña por parte de dos sujetos que se encontraban cerca a ella y su hermana y, mientras uno de ellos miraba el escenario, logró a observar en el teléfono del otro sujeto una foto de su entrepierna y ropa interior. Entonces, decidió denunciarlo a la policía, sin saber que su caso no prosperaría. 

“Especialmente uno de ellos, de pelo oscuro, me miraba de arriba a abajo y se burlaba de mí con su amigo, que era rubio y más alto. De un momento a otro comenzó a frotar su cuerpo contra el mío y allí fue donde, creo yo, ocurrió todo. (...) En algún momento puso su teléfono entre mis piernas, con la cámara apuntando hacia arriba, y tomó una foto de mi entrepierna ”, contó a la BBC. 

Luego de denunciar lo ocurrido y de ser interrogada, el policía le explicó que, a pesar de que la fotografía mostraba más de lo que ella quería mostrar, no había mucho que se pudiera hacer porque no veían algo que se considerara “malo o perjudicial”. 

Por eso, Gina decidió no dejar las cosas ahí: fue entonces que empezó una movilización por internet, para que su caso fuera reabierto y se considere el “upskirting”, el acto de fotografiar a mujeres por debajo de la falda sin su consentimiento, como una ofensa sexual.

Días después y sin poder encontrar una solución, decidió escribir su experiencia en Facebook, en un post que se volvió viral. En los comentarios, decenas de mujeres contaban que les había pasado lo mismo. ¿Es este un problema más grande de lo que parece?

No solo eso: Gina también recibió mensajes de personas que le decían que quería llamar la atención y que estaba mintiendo. Otros le sugerían “usar faldas más largas”, porque al usar minifalda era su culpa lo que le había ocurrido. Entonces, Martin inició una petición en Care 2, que en el momento cuenta con 50 000 firmas. 

Luego de investigar con varios abogados, cayó en cuenta de que el famoso “upskirting” no es considerado un delito sexual; y ella quiere que eso cambie. Para leer la historia completa de Gina Martin puedes entrar aquí.

Sobre el upskirting

- Se trata de la práctica de tomar una fotografía por debajo de la falda de una mujer sin su permiso. 

- Algunos utilizan cámaras que llevan en los zapatos. 

- En muchos casos, las fotos son subidas a portales de internet destinados especialmente a este tipo de imágenes. 

 


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS