(EDITORIAL): Los profesores que no necesitamos
Opinión
FUENTE: Sute

2017-08-07 07:00:00

Altavoz 

No necesitamos profesores que cometan actos violentos como forma de protesta en nuestras aulas.


Ya van más de 50 días desde que se inició la huelga de maestros afiliados al Sute-Cusco (una sección regional del Sutep). A pesar de que la semana pasada la ministra de Educación, Marilú Martens, se reunió con los gobernadores regionales y acordó adelantar el aumento de sueldos a los profesores (ganarán como base S/. 2 mil desde diciembre y ya no desde marzo), cientos de profesores de Cusco y Puno se niegan a volver a las aulas. Poco o nada les importa que miles de niños puedan perder el año escolar o que los alumnos de quinto de secundaria no se gradúen a tiempo para dar los exámenes de ingreso a las universidades. 
Lo que los huelguistas exigen es que el Ministerio de Educación les ofrezca un aumento aún más inmediato de sus sueldos, para que al 2021 ganen como mínimo S/. 4050. Además, desean traerse abajo la Ley de Reforma Magisterial que, entre otras cosas, establece un sistema de ascenso meritocrático para los profesores que rindan mejor en las evaluaciones. Reclaman, también, que el gobierno cumpla con darles capacitaciones para que puedan dar los exámenes preparados para los docentes. 
Salvo este último pedido, las exigencias de los huelguistas son completamente irrazonables. Es imposible para el Ministerio de Educación elevar los sueldos de los profesores a S/. 4 mil pues no cuenta con los recursos y porque muchos maestros no se lo merecen. Es también absurdo pedir la eliminación de la Reforma Magisterial pues la meritocracia es un elemento necesario para que los profesores se esfuercen por mejorar. Los pedidos hechos por los huelguistas son tan ridículos que incluso la dirigencia nacional del Sutep ya ha aceptado lo ofrecido por el Ministerio de Educación. Es en algunas regiones como Cusco y Puno donde los maestros de escuela se niegan a volver a las aulas. 
Lo peor, sin embargo, es que los profesores que continúan en huelga han utilizado métodos violentos. Han tomado carreteras, impedido celebraciones turísticas e incluso intentaron tomar el aeropuerto de Juliaca. Estos actos no forman de ninguna manera parte del derecho de protesta, sino que son actos criminales que deben ser sancionados por las autoridades correspondientes. Es realmente preocupante que un grupo de delincuentes esté a cargo de la educación de los niños peruanos. ¿Qué clase de comportamiento cívico pueden enseñarles? 
Después de las acciones violentas de los profesores y de su negativa reiniciar las clases a pesar de que los alumnos puedan perder el año escolar, el Ministerio de Educación debe tomar acciones firmes. En otras palabras, contratar a personas que sí estén dispuestas a educar a los niños peruanos y despedir a quienes se niegan a dictar clases. No es posible seguir negociando con personas que recurren a la violencia y se encaprichar en propuestas absurdas y que ponen en peligro la mejora de la educación peruana.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS