¿Qué cantamos cuando cantamos el himno nacional?

2017-07-28 10:10:00

Matheus
Calderón
 

¿Qué significa "antes niegue sus luces el sol"? ¿Por qué se cambió la primera estrofa por la sexta?


En los últimos años, el himno de la República ha pasado por diversas modificaciones. Posiblemente, cuando usted estaba en el colegio, la forma de cantarlo era bastante diferente a la establecida hoy en día y que, por Fiestas Patrias, se puede escuchar en la mayoría de canales de televisión en la voz del tenor Juan Diego Flores.

Y la razón es esta: en el 2009, el gobierno del entonces presidente Alan García decidió cambiar la estrofa primera, que es considerada apócrifa (o lo que es lo mismo, no lo escribió quien pensamos que lo escribió) por la sexta, de autoría de José de la Torre Ugarte.

Largo tiempo el peruano oprimido
la ominosa cadena arrastró;
condenado a una cruel servidumbre
largo tiempo en silencio gimió.
Mas apenas el grito sagrado
¡Libertad! En sus costas se oyó,
la indolencia de esclavo sacude,
la humillada cerviz levantó.

¿Qué argumentó el ministro del Interior de aquel momento, Rafael Rey Rey? Pues Rey Rey señaló dos motivos, el primero legal y el segundo de consideración personal.

“La primera razón es que el Tribunal Constitucional (TC) sancionó que esa primera estrofa no era de autoría de José de la Torre Ugarte. Es decir, es apócrifa. Y, en segundo lugar, para millones de peruanos nos resulta ingrata y hasta relativamente ofensiva esa estrofa”, apuntó.

¿Y a qué se refería con “relativamente ofensiva”? Pues a los versos donde se señala que el “peruano oprimido” arrastró la “ominosa cadena”, es decir, a los tiempos de la esclavitud y el yugo del virreinato del Perú.

El peruano es, en cierto modo, visto como indiferente hacia la servidumbre pues es recién a partir del “grito sagrado” de “Libertad”, en referencia a los libertadores (San Martín, más que Bolívar) que puede “sacudirse” de la “indolencia de esclavo”.

El embrollo con todo esto es que Rafael Rey Rey estipuló que se cantara ya no la primera estrofa, sino la (que era originalmente la) sexta.

Pero el motivo no solamente se refiere a un problema con la consideración del “esclavo peruano” como indiferente, sino también a una reflexión historiográfica más profunda -al menos, en palabras de Rey Rey.

El ministro citó en una columna del 2009 al historiador José Agustín de la Puente Candamo para explicar que la visión de la esclavitud por parte del Virreinato del Perú estaba llena de complejos antihispánicos. 

“En esa realidad histórica no caben complejos. Ni antihispánicos ni antiincaicos. Tampoco anticristianos. Porque, aunque les incomode a unos pocos, es un hecho histórico objetivo que el cristianismo tuvo una influencia en la formación de la identidad peruana”, afirmó Rey Rey en base a su propia experiencia.


(¿Bastante diferente a como te lo imaginabas?)

Así es como el ministro de Defensa decidió que se cantara la sexta estrofa, que empieza señalando “En su cima los andes sostengan...”.

“El día en que los peruanos dejemos de lado absurdos complejos y seamos orgullosamente conscientes de nuestra identidad mestiza seremos capaces de superar muchos problemas”, indicó Rey Rey en la columna antes citada.

Y ahora veremos por qué lo dice:

En su cima los Andes sostengan
-una referencia a los Andes peruanos, espacio en el que se lucharon las batallas de la Independencia más importantes. 

la bandera o pendón bicolor,
-bandera o pendón, ambas formas de insignia con los colores blanco y rojo. Hay una presentación triunfante del símbolo patrio, que se sostiene en la cima del Ande, completamente diferente a los versos sobre la opresión del Virreinato.

que a los siglos anuncie el esfuerzo
que ser libres, por siempre nos dio.

-una promesa a futuro (“a los siglos anuncie”) que da cuenta de un esfuerzo por parte de las masas para ser libres. No obstante, no se hace mención a referencias sobre la esclavitud -una diferencia notoria con la primera versión. Pero no acaba allí: a diferencia de la estrofa anterior, aquí los peruanos del Virreinato aparecen luchando por ser libres, a diferencia de la “humillada cerviz” (bajar el cuello, humillarse) y la “indolencia de esclavo” de la que se sacude.

A su sombra vivamos tranquilos,
y al nacer por sus cumbres el sol,

-no solo se trata de una referencia al paisaje idílico que debería traer la libertad hacia los suelos peruanos, sino también es una imagen tomada de la misma bandera propuesta por José de San Martín para el Perú: una en la que se observa cómo un sol aparece… por las cumbres de los Andes.

(Primera bandera republicana, 1820)

renovemos el gran juramento
que rendimos al Dios de Jacob.
-una de las partes más polémicas de la estrofa de De la Torre Ugarte. ¿La razón? Muchos se cuestionan si, como símbolo de un país laico, el himno debería hacer referencia explícita a una confesión religiosa particular. El Dios de Jacob, es decir, el Dios de las principales religiones monoteístas y por supuesto, el Dios del catolicismo, fuertemente arraigado en la sociedad peruana.
Quizás aquí esté el centro del asunto con la transición de Rey Rey, quien había afirmado también que “aunque les incomode a unos pocos, es un hecho histórico objetivo que el cristianismo tuvo una influencia en la formación de la identidad peruana”.

¿Y el coro? Pues el coro es más fácil de explicar:

Somos libres, seámoslo siempre
y antes niegue sus luces el Sol,
que faltemos al voto solemne
que la Patria al Eterno elevó.


Si te suena raro es porque el orden de las frases está alterado para poder calzar en la métrica de la canción. Reordenado sería algo así como:

“Somos libres, seámoslo siempre / y antes que faltemos al voto solemne / que la Patria al Eterno elevó/ el sol niegue sus luces”

¿Aun no está tan claro? Vamos paso por paso:

El estribillo empieza con un elogio a la libertad del pueblo peruano recién independizado, además de una promesa a futuro: “Somos libres, seámoslo siempre”.

¿Qué significa eso de “faltar al voto solemne”? Pues a romper el compromiso -el “voto solemne”- que hemos contraído como nación con el “Eterno”, esto es, con Dios mismo como ideal de libertad.

¿Y qué pasaría si se rompe este voto solemne? Pues que el sol ha de dejar de brillar: por eso lo de “niegue sus luces el sol”. En conclusión, que es tan difícil que dejemos el compromiso con la libertad que antes que ello ocurra, el sol dejará de brillar.

El debate sobre el himno nacional aun no está cerrado. De hecho, su interpretación debería ser regulada por una ley desde el Congreso, cosa que todavía no se ha hecho. Existe, sin embargo, una resolución del Ministerio de Educación que obliga a los centros educativos a cantar la sexta estrofa ¿Y tú cómo aprendiste el himno nacional?


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS