El departamento de Bertone, en el centro de Roma, ocupa más de 5 veces la residencia del Papa Francisco.

Un nuevo escándalo recae sobre el Vaticano, después de que una investigación levantara serias dudas sobre la construcción de un departamento en un ático de propiedad del cardenal Tarcisio Bertone, que fuera secretario de Estado de la Santa Sede -un rango similar al de un ministro.

Posteriores investigaciones detectaron que el ático en el que vivía Bertone en Italia, cuya construcción costó más de 500 mil euros, fue pagado con fondos desviados de un hospital infantil (de nombre “Bambino Gesù”). Bertone, al centro de la polémica, no será juzgado, sin embargo.

Quienes sí han acudido a los tribunales de la Santa Sede son el ex director de la fundación Bambino GesùGiuseppe Profiti y el ex tesorero Massimo Spina este último martes. La fundación, que recaudaba fondos para el hospital pediátrico del mismo nombre, habría desviado al menos 422.000 euros.

A pesar de ser el beneficiado con la reconstrucción del departamento de más de 400 metros cuadrados -terraza incluida-, Bertone no ha sido acusado. Quien fuera el hombre más poderoso tras Benedicto XVI se mantendrá, al menos por ahora, libre de cargos.

El departamento de Bertone, en el centro de Roma, ocupa más de 5 veces la residencia del Papa Francisco.