De acuerdo a Kenji, fue su propio padre el que sugirió llevarle una frazada y un saco, además de panes con queso preparados por él mismo, al expresidente Humala.

Kenji Fujimori publicó hoy por la mañana una columna en el diario El Comercio en el que el congresista narra la conversación que sostuvo con el encarcelado expresidente Ollanta Humala Tasso, por quien se solicitó y aprobó un pedido de prisión preventiva en medio de un caso de lavado de activos.

Como se recuerda, Humala Tasso fue trasladado de la carceleta de la Sala Penal Nacional del centro de Lima a uno de los espacios acondicionados en el penal de Barbadillo, donde también reside el padre de Kenji Fujimori Alberto Fujimori, que purga condena por casos de corrupción, homicidio y secuestro agravado.

“Vengo como hijo, señor presidente, no como congresista”, señala Kenji sobre sus palabras con el expresidente Humala. “Luego de un rato, noté que le faltaba todo. Me di cuenta de que la medida judicial lo había sorprendido desprevenido. Parece que al INPE también, porque tuvo que habilitar rápidamente las instalaciones”, continúa la narración del hijo de Alberto Fujimori.

De acuerdo a Kenji, fue su propio padre el que sugirió llevarle una frazada y un saco, además de panes con queso preparados por él mismo, al expresidente Humala.

“La política es una cosa, la vida es otra. Esta es la hora de curar heridas, pienso, sin odios, sin venganza, con manos abiertas. Debemos reconocer nuestros errores y construir nuestro futuro”, remató Fujimori.

“No hay que hacer leña del árbol caído. Quizá ha llegado el momento de construir los puentes. Hablaré con quien sea necesario”, finaliza la columna.