(EDITORIAL): La gran estafa de Cannes
Opinión
FUENTE: Difusión

2017-07-17 07:00:00

Altavoz 

Suficiente tenemos con el alto número de feminicidios que se da en nuestro país como para dejar que una agencia publicitaria se aproveche de una víctima de violencia de género.


Hace unos días, Maricela Pizarro Tuanama murió asesinada por su expareja. Habían terminado su relación hace año y medio, pero Fernando Ruiz del Águila se negaba a aceptar que tenía otro compromiso. Ella lo había denunciado e incluso pidió garantías para su vida. Sin embargo, murió con el 90% de su cuerpo quemado, después de haber sido rociada con gasolina, dejando sin padres a cuatro hijos adolescentes. Así como ella, en el Perú mueren cada mes en promedio 10 mujeres en un contexto de feminicidio. Mujeres que ven truncadas sus vidas, que dejan familias desconsoladas y que viven acosadas sistemáticamente.

Como si no tuviéramos suficiente con todos los casos de violencia contra la mujer, ahora tenemos que ver cómo una agencia publicitaria se aprovecha de una mujer acosada para obtener un premio. Y sí, se aprovecha, porque eso es lo que ha hecho Circus Grey. Rocío Chávez, una madre que sufrió los golpes y humillaciones de una expareja, compartió con la ONG Vida Mujer un mail que le escribió su acosador pidiéndole perdón. Vida Mujer le entregó ese mail a Circus Grey junto a otros documentos, pero lo que hizo en adelante la agencia publicitaria fue mentir para su propio beneficio. 

En el Festival de Cannes, Circus Grey presentó el video de una supuestamente exitosa campaña llamada "A love song written by a murderer" (Una canción de amor escrita por un asesino"). Según lo que dijo la agencia al jurado de Cannes, "el escritor de canciones románticas más importante del Perú", Diego Dibós, interpretó esta canción que al poco tiempo se convirtió en un éxito en todas las radios y llevó a al exvocalista de TK a dar conciertos por todo el Perú. Solo después de este tremendo éxito nos habrían revelado la cruda verdad: la letra de la canción era una transcripción “palabra por palabra” de una carta que le habría escrito un feminicida a su víctima 6 días antes de matarla. La víctima lo había disculpado pese a los golpes y él la había asesinado. 

PARA VER MÁS: El circo de Circus Grey: porque el feminicidio no es un juegoEl circo de Circus Grey II: la mentira tiene patas cortas (una respuesta a Vida Mujer)

La mentira de Circus es evidente: el éxito de su campaña no existe más allá de las mentes de sus creadores. Peor aún, como reveló una investigación de Altavoz, Rocío Chávez está viva y jamás autorizó el uso del mail de su acosador para la campaña de Circus. Ella sigue siendo acosada por el mismo hombre que le escribió el mail y a la agencia publicitaria poco o nada le importa porque ya obtuvo cinco leones de oro en Cannes. Y como si esto no fuera suficiente, la canción que supuestamente era una transcripción literal responde a solo el 6.3% del mail original. Circus Grey ni siquiera sabía quién era Rocío (nunca le preguntó a Vida Mujer por el contexto del mail), solo les pareció que un feminicidio era más dramático que una golpiza, por lo que decidieron inventárselo.

PARA VER MÁS: Decir mentiras y comer pescado: La verdad detrás de la campaña de Circus Grey en Cannes

Pero hay más -sí, aún más. Circus Grey manipuló a la ONG Vida Mujer con el fin de limpiar su imagen. Como revelamos en otra investigación, la agencia publicitaria le redactó a Vida Mujer un comunicado en el que se confirmaba el supuesto feminicidio. Sin embargo, días después, el presidente de Circus Grey Juan Carlos Gómez de la Torre aseguró que él no sabía si hubo un feminicidio y que actuaron en base a la “buena fe del cliente”. Más aún, la agencia publicitaria intentó impedir que Altavoz se comunicara con Vida Mujer asegurando que la prensa quería hacerles daño e incluso ofreciéndole asesoría gratuita y una cuenta.

PARA VER MÁS: (INVESTIGACIÓN): El rugido de la verdad: el cierre de la historia de Circus Grey Presidente de Circus Grey: "No sé si hubo feminicidio"

No existe manera de evaluar lo que hizo Circus Grey sin concluir que nos mintió descaradamente. A nosotros y a Cannes. Sin embargo, lo que más indigna es que se utilice el acoso que sufre una mujer para obtener un premio que no merecían, que se lo ganaron con un fraude. Porque no nos engañemos: en nada ayudó la campaña de Circus Grey a las mujeres del Perú y mucho menos a la víctima. La agencia ni siquiera ha tenido la decencia de pronunciarse y disculparse.

¿Así es como se hace publicidad en el Perú? ¿Circus Grey de verdad cree que nos puede mentir y que los peruanos vamos a tolerarlo? En Altavoz creemos que no nos podemos dejar engañar, ni por los políticos ni por una agencia publicitaria. Que la corrupción debe ser denunciada en el espacio que sea necesario. Hemos decidido tomar periodísticamente el caso de Rocío Chávez y contar la verdad porque a eso es a lo que nos dedicamos. Suficiente tenemos con el alto número de feminicidios que se da en nuestro país como para dejar que una agencia publicitaria se aproveche de una víctima de acoso.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS