(INVESTIGACIÓN): El rugido de la verdad: el cierre de la historia de Circus Grey
Local
Juan Carlos Gómez de la Torre y Carlos Tolmos
FUENTE: Difusión/Facebook

2017-07-14 11:48:00

Altavoz 

Circus Grey fue quien escribió el comunicado emitido por Vida Mujer. La agencia, además, violó el reglamento de Cannes.


Circus Grey ha sido acusado de ganar 5 Leones de Oro en Cannes en base a un feminicidio ficticio que ellos hicieron pasar como real. Detrás de ello, existe una mujer víctima de agresiones que todavía es acosada, pero con la que Circus Grey nunca se contactó. Pero eso no es todo: Nelly Canción, directora de la ONG Vida Mujer (con la que Circus Grey realizó la campaña publicitaria), reveló información a Altavoz que pone a la agencia publicitaria en medio de un problema mayor. Aquí les contamos la historia completa.

Así empezó todo

La semana del 19 de junio, Circus se hizo de 5 Leones de Oro en el prestigioso Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions. La campaña publicitaria premiada por los jurados se denominaba “A Love Song Written by a Murderer” (“Una canción de amor escrita por un asesino”) y fue realizada para la ONG Vida Mujer.

PUEDE LEER: El circo de Circus Grey: porque el feminicidio no es un juego

Esta relataba cómo se había estrenado y viralizado el tema “Eres mi vida mujer” en las radioemisoras peruanas, llevando a su intérprete, Diego Dibós, a giras por todo el país. Según el video enviado al jurado de Cannes, dos semanas después del lanzamiento de la canción, y ya convertida en un éxito, se reveló la verdad: la letra de la canción era una transcripción literal (“palabra por palabra” –Circus Grey dixit‒) de una carta que un agresor le escribió a su pareja. 6 días después de recibirla, y de haberlo perdonado, la mujer fue asesinada. Pero la premiada campaña rápidamente levantó sospechas, a saber, el tema nunca había sido un hit en el Perú. ¿Era posible que la campaña mintiera también en la veracidad del caso de feminicidio?

Una investigación de este diario nos llevó a detectar severas incongruencias de parte de los involucrados. Carlos Tolmos, director creativo de la campaña, argumentó que no podía ofrecer la carta. La directora de Vida Mujer, Nelly Canción, argumentó que las cartas, ya en plural, eran públicas y formaban parte del libro “No te mueras por mí” publicado por la misma ONG en el 2014. Juan Carlos Gómez de la Torre, director de Circus Grey, reconoció a este diario que no sabía “si había un feminicidio”. Vida Mujer, después de publicada nuestra investigación, se desdijo y afirmó sobre la supuesta víctima que “la mujer fue asesinada por el autor de la misma [carta]”.

QUIZÁS LE INTERESE: El circo de Circus Grey: la mentira tiene patas cortas (una respuesta a Vida Mujer)

La investigación, sin embargo, demostró que la mujer de la carta, que en realidad había sido un mail, estaba viva y no había sido contactada por Circus Grey ni se le había pedido autorización para utilizar un documento privado. Pero Circus Grey no detuvo sus acciones. Mientras este diario investigaba, se acercó de manera extraña -por decir lo menos- a la ONG con la que había trabajado, buscando proteger sus intereses en relación a las denuncias.

PUEDE REVISAR: Decir mentiras y comer pescado: la verdad detrás de la campaña  de Circus Grey en Cannes

Este diario se contactó una vez más con Nelly Canción (el audio de la entrevista está al final de la nota y aquí pueden consultar la transcripción), directora de Vida Mujer, quien no solo reveló sentirse utilizada, sino también que fue Circus Grey quien redactó el comunicado que luego Vida Mujer firmaría en torno  al caso. El director creativo Carlos Tolmos empezó además a justificar el interés de la prensa en el caso aludiendo a rencillas personales y “ganas de hacer daño”.

La relación con Circus Grey

Ante el equipo de Altavoz.pe, Nelly Canción explicó que el primer contacto que Vida Mujer tuvo con Circus Grey se produjo en el 2014, a propósito del proyecto “No te mueras por mí”, que se publicaría en el 2015.

“Nosotros dijimos que teníamos bastante intención de visibilizar la violencia para que esto sensibilice a la población y ellos me dijeron que podían hacer algo. Es así que en el camino se fue viendo y se sacó el primer producto que se llama ‘No te mueras por mí’, un libro que se presentó aquí en el Perú, salió al extranjero, tuvo bastante acogida”, señala Canción. “No te mueras por mí” recogía una serie de cartas verídicas de abusadores a sus víctimas.

La relación con Circus Grey, narra Canción, no dejó de ser esporádica. Sufrieron un “break”, una “distancia” después de que la agencia presentara el proyecto “No te mueras por mí” en Cannes (2015). En realidad, Canción también admitió que desconocían que ese primer proyecto se presentaría a un festival de creatividad. “Ni siquiera sabíamos que la agencia participa de este tipo de cosas”, relata: se enteraron gracias a la prensa especializada que Circus Grey ganó en Cannes.

La segunda mitad del 2016 vuelve Circus Grey a contactarse con la ONG Vida Mujer, a través de Carlos Tolmos (a quien ya hemos mencionado líneas arriba). Tolmos le propone la idea de una campaña publicitaria que mezcle los testimonios de las mujeres abusadas con un tema musical. “Nos presentaron la nueva idea que tenían, que era a través de la música. Que la música llegaba más allá, más que un libro”, afirma la directora de Vida Mujer.

Una nueva denuncia

La recopilación de cartas y correos electrónicos enviados por agresores a sus parejas es parte de la labor de sanación de las víctimas en Vida Mujer. “Nosotros tenemos bastantes insumos porque hacemos trabajo terapeútico con las mujeres expuestas a violencia. Y ellas saben, y muchas veces de forma verbal se le dice que si nos podemos quedar [con las cartas], porque inclusive, estamos haciendo un proceso de investigación. ¿Cómo es el perfil del agresor? ¿Cuál es el ciclo de la violencia?”, explica la psicóloga.

Las cartas, entre las que se encontró el mail usado para la canción, se entregaron en febrero de este año. ¿Solicitó Circus Grey autorización para el uso de estas cartas en una nueva campaña? En realidad, Vida Mujer nunca se enteró de qué carta utilizó Circus Grey para la campaña premiada y se pensó incluso que esta había sido tomada del libro “No te mueras por mí”. 

Por ello es que, afirma la directora de Vida Mujer, sus primeras respuestas a este diario vincularon la campaña con la ya conocida publicación “No te mueras por mí”. Vida Mujer no formó parte del proceso creativo de la campaña de Cannes, agrega Nelly Canción, y este no es un dato menor. De hecho, solamente empeora las denuncias contra la agencia publicitaria, pues Circus Grey se habría inventado la historia del feminicidio narrada en “A love song written by a murderer” sin siquiera conocer quién era la mujer que escribió la carta o haber pedido a la ONG detalles sobre el contexto en el que se escribió.

“No es que revisamos cada carta: este es el caso de la paciente tal, que su situación legal está así, y que ella murió por tal. No, no”, continúa. “Y además, no tenía idea de lo que estaba hablando cuando dice que la mujer fue golpeada o no golpeada”, precisa. Vida Mujer, por su lado, se enteró que el proyecto fue enviado a Cannes recién cuando Circus Grey ganó el premio.

Aun peor: cuando explotó el escándalo tras la denuncia, Circus Grey se comunica con Canción para solicitarle datos que corroboren la versión del feminicidio.  Circus Grey llamó a preguntarle si la mujer “murió o no murió”, y a preguntarle “dónde estaba esa señora”.

”Sentía como que me grababan para que yo de argumentos de que sí estaba [muerta la mujer], [que] así había pasado. A nosotros no nos hicieron presente el proceso creativo”, afirma Canción.

La defensa de Circus Grey

Todo ello no fue todo: Vida Mujer reconoció a Altavoz que el comunicado publicado tras la denuncia en el que aseguraban que existía una mujer víctima de feminicidio no fue escrito por la ONG, sino por personal de Circus Grey. Este fue publicado contra el consejo de la asesora legal de Vida Mujer, y sin saber que días después el presidente de Circus Grey daría otra versión de los hechos y que aseguraría que ellos actuaron en base a la buena fe de la ONG.

“A mí me llamó el señor Tolmos, que teníamos que dar una respuesta que las cosas no podían ser así y que quieren [la prensa] tirar abajo el trabajo que se ha hecho, si nosotros estamos haciendo concientizar, yo siempre veo las cosas de concientizar, de tratar de ayudar a las mujeres y entonces él dijo ‘no, esto no puede ser, nos quieren hacer daño’”, continúa Canción.

La estrategia de Tolmos fue simple: arguir que la prensa se quería tirar abajo el trabajo de Nelly Canción y Vida Mujer porque los periodistas eran “de lo peor”, además de aducir a supuestas rencillas y problemas en las relaciones personales de los investigadores para con la agencia Circus Grey. Al contrario, Circus Grey buscaría protegerla, ofrecerle asesoría e incluso una cuenta gratuita a la ONG en la empresa.

PUEDE REVISAR: Los mensajes de Carlos Tolmos a Nelly Canción

 

Carlos Tolmos, junto al español Fernando García, redactaron un comunicado para Vida Mujer. Todo ello queda registrado en la seguidilla de mensajes cursados entre Canción y García, a los que este diario tuvo acceso. La versión final del texto es enviado por García el 3 de julio, poco después de las 7 de la noche.

El comunicado, ya desde la página pública de Vida Mujer, se publica a las 8 de la noche. Una comparación rápida entre la versión escrita por Circus Grey, -que presentamos a continuación-

 

y la versión publicada por Vida Mujer muestra que no existe diferencias entre ambas. El comunicado, ya desde la página pública de Vida Mujer, se publica a las 8 de la noche.

Cuatro después, sin embargo, el presidente de la agencia de publicidad, Juan Carlos Gómez de la Torre, aseguró que él no sabía si hubo feminicidio y que la agencia de publicidad actuó “en base a la buena fe en el cliente”. Entonces, si Circus Grey no estaba seguro de la existencia de un feminicidio real, ¿por qué miembros de su equipo redactaron un comunicado para la ONG con información de la que no disponían (y que hoy sabemos es falsa)?

Rompiendo Cannes

La cereza del pastel a esta historia se degusta tras leer los requerimientos de participación del festival de Cannes, que puede encontrar y leer en inglés haciendo clic aquí. En el summary of the rules (el resumen de las reglas) se señala con claridad en el punto cuatro que “el trabajo es presentado exactamente como fue publicado, sacado al aire, liberado y no debe ser modificado para su entrada al concurso”.

Ello, en cualquier caso, no se sigue del trabajo de Circus Grey, ya que, como se ha señalado antes, existe una versión original -en español- que difiere notoriamente de la versión presentada en Cannes, o lo que es lo mismo, fue “modificada para su entrada al concurso”, violación directa del punto mencionado.

Más dudas que certezas quedan sobre el punto dos, en el que se señala que el cliente “debe haber aprobado toda la implementación / producción / media” que se presente a Cannes. La pregunta es: ¿si Vida Mujer, el anunciante, no participó del proceso creativo y no vió la versión final sino hasta después de la premiación, cómo fue que aprobó su envío?

Las declaraciones de Nelly Canción, quien acepta haberse sentido usada por la agencia de publicidad y por sobre todo haber actuado de buena fe, cierran un círculo en una historia sobre la cual Circus Grey no se ha pronunciado de manera oficial. ¿Cuánto más tiempo durará la cura de silencio? Si la agencia publicitaria no se pronuncia, es labor de los periodistas difundir la denuncia respectiva y exigir la verdad. Desde aquí invocamos a la prensa a no quedarse callada ante las graves acusaciones que pesan sobre Circus Grey. Nuestra labor es contar siempre la verdad.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS