El policía encargado empezó a detectar el olor de un cigarrillo de marihuana, lo que lo obligó a revisar la maletera, donde finalmente encontró al monstruo come galletas.

Un insólito caso de tráfico de drogas ocurrió en Key West, Florida, donde un hombre utilizaba a un “monstruo come galletas” para transportar cocaina. La extraña revelación sobre el muñeco perteneciente a la serie de personajes de Plaza Sésamo se dió durante una requisa policial de rutina.

Allí fue que la policía local atrapó a Camus McNair, pero por un motivo bastante diferente: sus lunas estaban demasiado oscurecidas (lo que hubiera requerido un permiso especial) y la placa de su automóvil estaba apenas legible.

No obstante, al acercarse a revisar el vehículo del nombre, el policía encargado empezó a detectar el olor de un cigarrillo de marihuana, lo que lo obligó a revisar la maletera, donde finalmente encontró al monstruo come galletas.