(EDITORIAL): Que no quede en diálogo

2017-07-12 08:00:00

Altavoz 

"Lo que se debe hacer, entonces, es seguir con los ejemplos de colaboración. Por supuesto, esto implica mucho más que palabras bonitas y exige actuaciones concretas. Exige también que se abstengan de criticar a los ministros del gobierno por cualquier sin razón".


Ayer se realizó por fin el esperado diálogo entre el presidente Pedro Pablo Kuczynski y la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori. La reunión, convocada por la hija mayor del expresidente preso, Alberto Fujimori, se extendió por más de dos horas y, al parecer, se llevó en buenos términos. Tanto Kuczynski como Fujimori aseguraron el resultado del diálogo los dejaba optimistas. "Me retiro con una actitud optimista de que el Ejecutivo pueda tomar acciones que todos los peruanos estamos esperando", dijo al finalizar la reunión la excandidata presidencial. 
Más allá de las animadversiones que podamos tener por una u otra fuerza política, lo cierto es que país necesita que el Ejecutivo y el Legislativo alcancen consensos en áreas importantes para enfrentar la desaceleración económica y la corrupción. Puede que a algunos no les guste, pero en una democracia moderna tanto el gobierno como el Congreso se complementan y ambos son importantes para el progreso del país. Sobre todo cuando urgen reformas importantes para que los peruanos puedan salir adelante y acceder a los servicios más elementales. 
Para ser justos, no es cierto que Fuerza Popular se haya dedicado en todo momento a obstruir al gobierno. Hubo momentos en los que el fujimorismo actuó más con prepotencia que con razón, como cuando se censuró al exministro de Educación, Jaime Saavedra. Sin embargo, Fuerza Popular también le otorgó facultades legislativas al gobierno y el mismo exministro Alfredo Thorne dijo en una de sus conversaciones con el excontralor Edgar Alarcón que el gobierno y el Congreso no mantenían malas relaciones. 
Lo que se debe hacer, entonces, es seguir con los ejemplos de colaboración. Por supuesto, esto implica mucho más que palabras bonitas y exige actuaciones concretas. Exige también que se abstengan de criticar a los ministros del gobierno por cualquier sin razón. La grabación de la conversación entre el premier Fernando Zavala y el excontralor, por ejemplo, no tiene ningún elemento que amerite consideraciones más serias. Se puede cuestionar a Zavala por haber conversado con Alarcón sobre Chinchero (su hermana estuvo en algún momento involucrada con Kuntur Wasi), pero nada más que ello. 


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS