Un periodismo que se muere de miedo - por Renán Ortega
Opinión
FUENTE: Facebook Gerardo Caballero

2017-07-11 11:23:28

Renán
Ortega
@rortegaolivera
 

"Señores, la verdad es que el periodismo va a morir si dejamos que cadáveres sigan dando la hora, pero no desde la noticia, sino desde una nueva materia que bien podría llamarse “crítica del periodismo”. Atrás quedaron las épocas en las que se enseñaba a hacer periodismo, adivinen cómo, haciendo periodismo del bueno."


El periodismo en este país está muerto, dicen. Lo dicen las redes sociales, lo dicen otros periodistas desde sus computadoras. Se insulta el trabajo de los otros. Sin embargo, he visto intentos de hacer buen periodismo que valoro. Diarios que, gracias al internet, han podido crecer y hoy intentan trabajar de forma independiente, sin ceder ante la presión de los poderosos. Pero es difícil crecer y es difícil hacer un buen trabajo, porque hay quienes temen.

Y los que temen no son estos nuevos periodistas que se abren camino poco a poco en un mundo lleno de frases hechas y grabaciones cobardes. Los que temen son esos periodistas que se han enquistado en los medios y en la enseñanza desde una cómoda posición en la que es fácil criticar y hacer leña a los jóvenes mientras se juzga desde un pupitre lo que se hace en la cancha. 

Señores, la verdad es que el periodismo va a morir si dejamos que cadáveres sigan dando la hora, pero no desde la noticia, sino desde una nueva materia que bien podría llamarse “crítica del periodismo”. Atrás quedaron las épocas en las que se enseñaba a hacer periodismo, adivinen cómo, haciendo periodismo del bueno. Demostrando que se puede investigar mejor. Demostrando que el otro está equivocado ahondando más en la historia. Revisando las fuentes. Investigando el tema de fondo.

Hoy, es más importante atacar al periodista que a su trabajo. Porque la verdad es que cuando un trabajo es malo, la crítica se hace casi innecesaria. Pero cuando el trabajo es bueno, ahí es cuando hay que atacar al autor, a si una foto es buena o mala. Ahí es cuando se dice “solo quiere hacerse famoso con esto”. Sorprende la dificultad de aceptar cuando algo está bien hecho y abrir Facebook para hablar sobre la violencia contra la mujer y sobre lo importante que es decir la verdad.

Todo lo escrito se lo dedico (esta vez) al periodista Gerardo Caballero, ex trabajador de El Comercio. Se ha dado el tiempo de hablar sobre una investigación de Altavoz en su Facebook, claro, sin hablar de la investigación. Es curioso esto, porque nada tuvo para decir sobre la mentira de Circus Grey, que se inventó un feminicidio para ganar premios en Cannes. Nada tiene para decir sobre el silencio de varios medios grandes y la vergüenza que es para el país que una compañía publicitaria haga trampitas en Francia usando la violencia contra la mujer.

El señor Gerardo dijo que el director de Altavoz solo quiere ganar protagonismo porque dentro de la nota hay una fotografía en la que aparece Mijael Garrido Lecca “robándole protagonismo” a la mujer que supuestamente estaba muerta. Foto que ni siquiera es la portada de la investigación. No obstante, ha dedicado 357 palabras para comparar dicha foto con una portada en la que aparecen los periodistas que revelaron el hallazgo de los cadáveres de los estudiantes de la Cantuta en 1993.

Claro, el periodista no dice en qué parte de la nota aparece la fotografía. Tampoco incluye la investigación de Altavoz para que los lectores puedan ver de qué se trata el tema y determinar si hubo búsqueda de protagonismo. Tampoco aclara que no fue una portada. ¿Y una crítica por la mentira sobre la violencia contra la mujer? Ninguna. Parece que al periodismo del pasado, de un periodista no tan viejo, le importa más una fotografía que el tema de fondo. Lo único que ha hecho Caballero es dar la oportunidad de que se desvíe la atención de una grave mentira a especulaciones sobre el ego de alguien que aparece en una fotografía.

Todo lo escrito por el periodista representa lo que debe desaparecer en el periodismo. Un periodismo miedoso. Porque el miedo hace que los ataques de uno se vuelvan cobardes. Y es cobarde atacar el trabajo de otro periodista sin hacer una sola crítica sobre la investigación, sino sobre la persona. ¿Tanto miedo hay a los nuevos medios? Este es el viejo periodismo y con eso hay que terminar.

Aquí la investigación de la que habla Caballero.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS