(EDITORIAL): Otra farsa chavista
Opinión
FUENTE: Difusión

2017-07-04 07:00:00

Oscar
Rosales
@orosalesk
 

En cierto sentido, Nicolás Maduro tiene razón. Solo a causa de una "revolución" como la que él y Hugo Chávez impusieron en Venezuela es que el salario mínimo de un país puede ser equivalente a 37 miserables dólares.


Nicolás Maduro ha hecho un anuncio que sería impensable en el Perú: a partir de este mes, el salario mínimo de Venezuela se incrementará en un 50%. Este, además, es el tercer aumento de la remuneración mínima vital que ha realizado el gobierno de Venezuela en lo que va del año. Ahora, los venezolanos ganarán 97,531 bolívares, algo que Maduro considera un logro del chavismo. "Esto solo es posible en revolución", dijo con su efusividad característica.

Si somos honestos, en cierto sentido Nicolás Maduro tiene razón. Solo a causa de una "revolución" como la que él y Hugo Chávez impusieron en Venezuela es que el salario mínimo de un país puede ser equivalente a 37 miserables dólares (según la tasa de cambio oficial más alta, en el mercado negro son US$ 12). Porque esa es la realidad que viven los venezolanos: su sueldo básico a duras penas alcanza para vivir. Si tenemos en cuenta que la línea de pobreza establecida por el Banco Mundial es de US$1.9 al día (US$57 al mes), el salario mínimo de Venezuela corresponde al de una persona pobre. Y revela una situación comparable a la que se vive en la "revolución" cubana, donde de acuerdo al propio gobierno castrista, el sueldo medio es de US$20.

Por supuesto, Nicolás Maduro no ha hecho ningún mea culpa por la creciente pobreza de los venezolanos, sino que sigue acusando a los empresarios y a la "derecha" de llevar a cabo una gran conspiración contra su dictadura. Lo que es peor, el dictador chavista pretende justificar la convocatoria de una Asamblea Constituyente para que cambie la constitución de Hugo Chávez con el fin de conseguir poderes que le permitan "gobernar la economía". En otras palabras, Maduro quiere establecer mayores controles y regulaciones en un país que se está ahogando por el estatismo.

Sin embargo, el problema de Venezuela no es ninguna supuesta "guerra económica" ni ninguna falta de planificación. El problema es un Estado grotescamente intervencionista y que financia sus gastos a través de la emisión de dinero o, como diríamos en el Perú, de la "maquinita". Según cifras del Banco Central de Venezuela –que han dejado de ser publicadas-, la liquidez (el dinero en circulación) cerró la semana del 21 de abril en 14 billones de bolívares, cuando en el mismo periodo del año anterior fue de tan solo 4 billones. Aunque Venezuela no tiene dinero, Maduro sigue despilfarrando y para ello destruye la capacidad adquisitiva de los ciudadanos, pues la emisión monetaria genera inflación.

Si algo necesita Venezuela es un cambio en la dirección autoritaria que ha impuesto Nicolás Maduro. Los aumentos del salario mínimo en un país en el que con el correr de los días el bolívar sigue devaluándose no sirven para nada. Son una farsa. La única manera de que los venezolanos puedan volver a ganar un salario decente es quitando los subsidios, cortando la corrupción y haciendo que el Estado deje de gastar más de lo que tiene. El único responsable de la miseria que viven los venezolanos es la revolución que inició Hugo Chávez.


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS