Ayer, se desató un nuevo escándalo que involucra al presidente brasileño con un presunto pago a un excongresista para que mantenga silencio. Te contamos todo lo que tienes que saber aquí.

Ayer en la noche, una noticia generó una crisis política en Brasil. El diario O Globo señaló que Michel Temer, actual presidente de Brasil, había sido grabado avalando que se le pague al exdiputado Eduardo Cunha -hoy en la cárcel- para que guarde silencio. Varios políticos salieron a pedir una investigación y el impeachment de Temer, mientras que algunos manifestantes salieron a las calles a protestar y el presidente señalaba que nunca había pagado sobornos. Aquí te contamos todo lo que pasó.

¿Qué pasó? ¿Qué dice la grabación?

Según lo reportado por O Globo, la grabación es de una conversación entre Michel Temer y Joesley Batista, presidente de JBS S.A., la empresa brasileña de procesamiento de carne más grande en término de ventas del mundo. Cabe señalar, además, que seǵun datos del Tribunal Superior Electoral, JBS S.A. fue una de las empresas que más dinero donó a campañas en las elecciones del 2014. Donó 5 millones de reales a la campaña de Rousseff, 5 millones de reales a la campaña de Aécio Neves y un millón de reales a la campaña de Eduardo Campos.


Batista habría grabado la conversación en la que le dice a Temer que le va a pagar a Eduardo Cunha para que mantenga su silencio, a lo que el presidente -según O Globo- respondió lo siguiente: “Necesitas mantener eso, ¿okay?”. Esta grabación, además, habría sido presentada como parte de una operación de la Policía brasileña con ejecutivos de JBS S.A., que esperan poder lograr un acuerdo con los procuradores a cambio de la colaboración de los involucrados en la investigación.

¿Quién es Eduardo Cunha? ¿Por qué Temer estaba de acuerdo con comprar su silencio?

Eduardo Cunha era diputado y presidente de la Cámara de Diputados del Congreso. Fue una de las voces que lideró el proceso de impeachment de Dilma Rousseff, en el 2015, por manipular cifras económicas del gobierno y maquillar la crisis que vivía el país. Cabe resaltar que Michel Temer -entonces vicepresidente- asumió el cargo dejado por Rousseff y que tanto Temer como Cunha pertenecen al mismo partido. Aún no se ha reportado por qué el presidente brasileño quería comprar el silencio de Cunha, pero los vínculos entre ambos son claros.


Cunha fue suspendido de su cargo en mayo del 2016 por la Corte Suprema de Brasil. Se le acusaba de tratar de intimidar a miembros del Congreso y obstruir una investigación que lo vinculaba con sobornos.

En setiembre del 2016, la Cámara de Diputados votó a favor de quitarle su curul e inhabilitarlo por ocho años.

En marzo de este año, Cunha fue condenado a pasar 15 años en la cárcel por cargos de corrupción, lavado de dinero y evasión de impuestos. Cunha se convirtió así en la autoridad de más alto rango en ser condenado por la investigación de Lava Jato.

¿Qué es la investigación de Lava Jato?

En setiembre del 2014, un operativo de la Policía Federal brasileña detuvo a 21 personas acusadas de pertenecer a una red de lavado de activos y desvío de fondos. Directivos de Petrobras -la gigante estatal del petróleo- eran acusados de aceptar sobornos y comisiones, a cambio de entregar contratos a ciertas empresas de construcción. Este dinero era lavado y luego donado a políticos y partidos para financiar campañas y poder mantener el esquema de corrupción.

Si bien inicialmente se pensó que estos sobornos se daban exclusivamente con el Partido de los Trabajadores -el partido de gobierno-, las investigaciones han señalado que políticos de todos las tiendas políticas estaban involucrados en el escándalo de corrupción más grande de la historia de Brasil.


¿Qué ha dicho Michel Temer?

El presidente señaló que las acusaciones son falsas y que quiere que sean investigadas. Un pronunciamiento de su oficina señaló que no ha participado, ni autorizado ningún movimiento para tratar de que el excongresista logre un acuerdo de cooperación con la justicia brasileña.


¿Qué pasa si lo destituyen?

Dos diputados ya han presentado pedidos de impeachment contra Michel Temer y uno nuevo se presentará hoy. Como durante este periodo presidencial ya se ha destituido a una presidenta -a Dilma Rousseff-, la Constitución señala que de ocurrir una nueva destitución -si es que prosperan los pedidos de impeachment contra Temer- no se convocarían necesariamente a nuevas elecciones, sino que se daría una elección indirecta, 30 días después de quedar el cargo vacante. Esto porque ya pasó más de la mitad del gobierno.


El que seguiría para asumir la presidencia interina sería el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia. El nuevo presidente sería elegido -de manera indirecta- por los diputados (que son 513) y los senadores (que son 81), en una sesión conjunta.

La Constitución no precisa si los criterios para postular son los mismos que en una elección directa. Esto tendría que ser debatido en las respectivas cámaras del Congreso.

Esto también pasa en caso el cargo quede vacante. Lo que pasaría si Temer renuncia.

¿Qué tan posible es que eso pase?

Según reporta Igor Salles Barboza, corresponsal de Altavoz en Brasil, personas cercanas a Temer han sido informados de que muchos diputados aliados quieren la renuncia del presidente. Temer, por su parte, habría señalado -en una reunión con sus consejeros políticos- que no planea renunciar y que piensa pedir que las autoridades correspondientes accedan a las grabaciones.

La presidencia ha sido avisada, según reporta Igor Salles, que de no lograr una solución rápida a la crisis, los mismos aliados del gobierno lo pondrán en una situación complicada.