¿Y si nos organizamos para ir a meter mano? - por Adriana Chávez
Acoso callejero
FUENTE: Por qué Tito?

2017-04-18 14:57:39

Adriana
Chávez
@mmiradaverde
 

“Morbo combi” es un portal especialmente creado para acosar sexualmente a mujeres. También tienen página de Facebook: “El punteo feliz en Lima”. Los usuarios de esta suerte de foro son siempre anónimos y se organizan desde el sitio para ir a “meter mano” y “frotar con su pene” a colegialas, universitarias y mujeres en general que hacen uso del transporte público. Los agresores comparten información sobre las mejores rutas para meter mano; los horarios en que las niñas de primaria y secundaria salen de estudiar, la hora en la que mujeres que ya han identificado suelen esperar en un paradero determinado y hasta fotos de algunas de ellas mientras luchan por mantenerse en pie dentro de un micro abarrotado de gente. No estamos seguras.


Hoy vengo a decirles que tenemos que cuidarnos más. Sí, todavía más. En los paraderos, en los micros y cuando caminamos a casa. Sé que alguna vez las han tocado en contra de su voluntad, al menos una. Sé que las han acosado sexualmente y que, cuando lo han hecho, no han sabido cómo reaccionar. Créanme, lo sé. Pero lamento decirles que a partir de hoy tenemos que cuidarnos más. No hay de otra.

“Morbo combi” es un portal especialmente creado para acosar sexualmente a mujeres. También tienen página de Facebook: “El punteo feliz en Lima”. Los usuarios de esta suerte de foro son siempre anónimos y se organizan desde el sitio para ir a “meter mano” y “frotar con su pene” a colegialas, universitarias y mujeres en general que hacen uso del transporte público. Los agresores comparten información sobre las mejores rutas para meter mano; los horarios en que las niñas de primaria y secundaria salen de estudiar, la hora en la que mujeres que ya han identificado suelen esperar en un paradero determinado y hasta fotos de algunas de ellas mientras luchan por mantenerse en pie dentro de un micro abarrotado de gente. No estamos seguras.

El acoso callejero siempre estuvo mal, pero me atrevo a decir que la modalidad con la que es llevado a cabo ha cambiado en los últimos años. Las nuevas tecnologías tienen mucho que ver. Hoy, los acosadores se organizan y planean la forma en que van a violentar a una mujer. Hoy se apoyan y se aconsejan. Porque, en el anonimato, se sienten libres para contar –con lujo de detalles– cómo acosaron el otro día a una escolar que, dicho sea de paso, respondió ante el acoso con mucho, mucho placer. “En el paradero X todas las mañanas a las 7:20 espera una flaca bien rica. La vas a reconocer porque tiene granitos. Le froté mi pene el otro día y le gustó, se pegaba a él”, se logra leer. Y no es el único testimonio; hay decenas.

Para estos muchachos, el acoso dista de ser algo que debería ser repudiado por todos; para ellos las mujeres son presas y, siempre que tengas todos los tips brindados por tus compinches, difícil será que te atrapen por llevar a cabo el plan que cocinaste la noche anterior desde tu computadora.

He venido preguntándome cuál es la solución. Veo lejana la posibilidad de que la Policía Nacional del Perú concentre sus esfuerzos en identificar a los usuarios más activos de este foro, y que así puedan rastrearlos y detenerlos. Y no creo que cerrar la web sea la solución, porque no erradicaríamos el problema de fondo. Seguramente estos jóvenes encontrarían otros espacios más privados para dar rienda suelta a sus planes. El Ministerio de la Mujer también tendría que concentrar sus esfuerzos en educar a la población y crear campañas en contra del acoso sexual callejero. 

Nos queda, mientras tanto, hacer lo que siempre hemos hecho pero mucho más atentas. Vamos a cuidarnos, no hay de otra. Atentas en los buses y paraderos. Sé que suena horrible pero ya no sé qué hacer, de verdad que no lo sé. Y para los demás, no se queden callados. Si ven que alguien toca a una mujer sin su consentimiento, reclamen. Alcen la voz. Ayúdenla. Si ven este tipo de comportamientos denúncienlos, no callen, porque si no lo hacen también serán parte del problema. Einstein dijo una vez: “El mundo es un lugar peligroso, no por aquellos que hacen mal, sino por aquellos que miran y no hacen nada”. Tenía razón.    


Comparte esta Noticia:





Diseño y desarrollo hecho por UNA SOLUTIONS